4.7/5 - (8 votos)

Hay localidades en nuestro país que todavía conservan toda la belleza y el encanto de la época medieval. Pasear por sus callejuelas es retroceder en el tiempo y descubrir qué esconden sus piedras y sus sitios de interés resulta siempre un placer.

Prueba de ello son los destinos que te traemos hoy. Perfectos para una excursión de un día si te queda alguno cerca o para una escapada de fin de semana, estos son 20 de los pueblos medievales más bonitos de España. ¿Te animas a conocerlos todos?

Los pueblos medievales más bonitos de España

Aínsa (Huesca)

Aínsa
Fuente: Flickr/ Jorge Franganillo CC BY 2.0

En Aragón se localiza Aínsa, uno de los pueblos medievales más hermosos que puedes visitar, a hora y media en coche de Lleida y a 100 kilómetros de la ciudad de Huesca. Te sorprenderá su castillo, la muralla y la iglesia de Santa María del siglo XII, además de la pintoresca Plaza Mayor y las casas del siglo XVI. Cuando camines por sus calles comprenderás por qué Aínsa fue catalogado como Conjunto Histórico-Artístico en 1965.

Albarracín (Teruel)

Panorámica de Albarracín
Panorámica de Albarracín

Con un pasado musulmán, puesto que en el siglo XI en este lugar se asentó el linaje de los Inb-Racin, el pueblo de Albarracín es otra de las pequeñas localidades españolas que no puedes perderte si buscas el encanto de lo medieval. Lo hallarás en su castillo, en la torre del Andador y en el diseño de sus calles. El casco antiguo fue catalogado como Conjunto Histórico en 1961.

Albarracín se localiza a media hora en coche de la ciudad de Teruel y en las inmediaciones del Parque Cultural de Albarracín y el Paisaje Protegido de los Pinares de Rodeno, un espacio natural excepcional donde realizar numerosas rutas de senderismo y descubrir sus pinturas rupestres.

Alquézar (Huesca)

Alquézar - Pueblos más bonitos de Huesca
Alquézar – Pueblos más bonitos de Huesca

De nuevo en la provincia aragonesa de Huesca, la localidad de Alquézar se encuentra en un paraje espectacular, formado por los barrancos del río Vero y la sierra de Guara. Precisamente esa ubicación fue lo que provocó que se eligiera para levantar su castillo-colegiata. Y es que lo que comenzó siendo una fortaleza defensiva, terminó convirtiéndose en un lugar de culto en otro de los pueblos medievales más bellos del país.

Contempla el Portal Gótico, recorre la calle de los Dragones, la plaza Rafael Ayerbe y los callizos. Visita el Museo Etnográfico Casa Fabián y, si te apetece una ruta de senderismo, no te pierdas la ruta de las pasarelas del río Vero.

Bárcena Mayor (Cantabria)

Bárcena Mayor
Fuente: Flickr/Jose Javier Martin Espartosa CC BY-NC-SA 2.0

El espacio natural de la Reserva del Saja esconde un lugar maravilloso: Bárcena Mayor. Y es que este pueblo se ha convertido en un atractivo turístico indiscutible de Cantabria. Encontrarás hermosas muestras de arquitectura civil de la zona, con sus casas típicas, las balconadas de madera y las calles empedradas que te remontarán a la Edad Media. Un lugar donde el tiempo se detiene.

Besalú (Girona)

Besalú
Besalú/Foto: Pixabay

En la comarca de la Garrotxa, en la provincia de Girona, no puedes perderte Besalú, uno de los pueblos medievales más hermosos de Cataluña. Te recibe su impresionante puente románico y, tras cruzar la muralla, encontrarás en su interior sitios de interés como el barrio judío, la iglesia de Sant Vicenç y la Sala Gótica de la Curia Real. Cada año, durante el último fin de semana de agosto, se celebra en el pueblo la feria medieval, un momento perfecto para conocer el pueblo y transportarse al pasado.

Cambados (Pontevedra)

Cambados
Fuente: Flickr/Peonalización da Praza de Fefiñáns CC BY 2.0

Cambados es una maravillosa villa medieval, en la provincia gallega de Pontevedra, perfecta para pasar las vacaciones o un fin de semana. En plenas Rías Baixas, con estupendas playas y un bonito paseo marítimo, te sorprenderá su patrimonio histórico. Además, es la capital del vino albariño, por lo que también podrás visitar sus bodegas y degustar la gastronomía de Galicia.

No te pierdas la Torre de San Sadurniño, el pazo y la plaza de Fefiñáns, la iglesia de San Benito, el mirador del monte de la Pastora y las ruinas de Santa Mariña de Dozo, incluidas en la Asociación de Cementerios Significativos de Europa (ASCE). Asimismo podrás visitar la Casa Museo de Ramón Cabanillas y el Museo Etnográfico del Vino.

Castellfollit de la Roca (Girona)

Castellfollit
Depositphotos

Regresamos a Cataluña con otro de los pueblos medievales más bonitos de España: Castellfollit de la Roca (Girona), a 10 minutos en coche de Besalú, por lo que una ruta en coche por la región te permitirá conocer a estos y a otras localidades de interés. Con alrededor de 1000 habitantes, Castellofollit de la Roca creció en en el siglo XIII. Ubicada sobre un espectacular acantilado, el casco antiguo se concentra alrededor de la iglesia de Sant Salvador. El sitio también es perfecto para aprovechar a acercarse a recorrer el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa.

Frías (Burgos)

Frías
Frías

La localidad de Frías, en la Comarca de Las Merindades, en Burgos (Castilla y León), es en realidad la ciudad más pequeña de España. Este privilegio le fue otorgado por el rey Juan II de Castilla allá por el siglo XV. Su buen estado de conservación ha hecho que no pierda nada de su encanto. Su puente medieval, sus murallas, su castillo, la iglesia de San Vicente Mártir y sus casas colgadas te encantarán.

A media hora en coche de Frías, se localizan las Ruinas Monasterio San Juan de La Hoz, que puedes aprovechar para visitar si andas por el pueblo.

Mondoñedo (Lugo)

Mondoñedo
Fuente: Wikimedia/Vgdiaz CC BY-SA 4.0

Mondoñedo es uno de esos pueblos de montaña en el interior de la provincia de Lugo (Galicia) que conserva todo el encanto y la magia de su pasado medieval. Las calles y casas de piedra con los tejados de pizarra, las plazuelas y la impresionante catedral basílica de la Asunción en esta localidad tan hermosa como tranquilidad te encantarán. Un sitio perfecto para escapar del mundanal ruido y realizar rutas de senderismo en torno al área recreativa de A Fervenza y el Alto do Padornelo.

Morella (Castellón)

Morella
Morella

El castillo de Morella, en Castellón (Comunidad Valenciana), se alza sobre el pueblo constituyendo una de las más bellas estampas de la zona. Y es que el pueblo de Morella es otro lugar con el encanto del pasado medieval. La gótica iglesia de Santa María La Mayor, el convento de San Francesc, que alberga el cuadro La Danza de la Muerte, la muralla y el ayuntamiento son algunos de los rincones que te sorprenderán cuando recorras sus calles. Y no olvides visitar el Temps de Dinosaures, museo sobre la paleontología de Morella.

Olite (Navarra)

Olite
Olite

En Navarra, hay un lugar que no podemos dejar de mencionar si se trata de recorrer los pueblos medievales más bonitos de España: Olite, a media hora en coche de Pamplona y a 85 kilómetros de Logroño. Lo más famoso de la localidad es su espectacular castillo, pero es solo uno de los muchos sitios de interés histórico que te espera en esta villa, como su muralla, el trazado de sus callejuelas que todavía conserva las denominaciones medievales, iglesias como la de Santa María La Real y la de San Pedro-Eliza.

Pals (Girona)

Pals
Fuente: Wikimedia/MARIA ROSA FERRE CC BY-SA 2.0

Hay un pequeño pueblo medieval en la Costa Brava que te enamorará. Nos referimos a Pals, en la comarca del Baix Empordà (Girona), con sus callejuelas, sus antiguas murallas, la Plaza Mayor y sus casas de piedra. Todo ello, junto con la belleza del entorno, consiguen que sea una de las más bonitas estampas de la región. Otro de los pueblos medievales más bonitos de España, Peratallada, se encuentra a solo 10 minutos en coche.

Pedraza (Segovia)

Pedraza
Pedraza

Pedraza, en la provincia de Segovia (Castilla y León), vivió su época de esplendor entre los siglos XIV y XVII, cuando se convirtió en uno de los centros más importantes de elaboración de lana de oveja merina. De aquí salía el material que abastecía a lugares como Brujas y Florencia. La Puerta de la Villa, la Plaza Mayor y la calle Real son rincones que no puedes perderte, además de edificios históricos como la iglesia de San Juan Bautista y el castillo de Pedraza.

El pueblo de Pedraza se localiza a tan solo 40 minutos de la ciudad de Segovia y a media hora en coche del Real Sitio de San Ildefonso.

Peñafiel (Valladolid)

Museo del Vino en Peñafiel
Vista del Castillo de Peñafiel. Foto: Diputación Valladolid

En la comarca de Ribera del Duero, imprescindible si disfrutas con el enoturismo, también encontrarás un hermoso pueblo medieval con un imponente castillo: Peñafiel, en la provincia de Valladolid (Castilla y León). En la actualidad, el castillo de Peñafiel alberga el Museo del Vino de Peñafiel, visita imprescindible en la zona, así como el Museo Casa de la Ribera, el convento de San Pablo, la Torre del Reloj y la Plaza del Coso. Todo el conjunto te encantará y resulta perfecto para pasar un fin de semana.

Peratallada (Girona)

Peratallada
Peratallada

En el catalán término de Forallac, se localiza Peratallada. Calles estrechas, casas de piedra, puertas de madera, murallas y edificios destacados como la iglesia de Sant Esteve, del siglo XIII, y el castillo de entre los siglos XI y XIV conforman un conjunto que no puedes perderte en la Costa Brava.

A 10 minutos en coche, también puedes acercarte a visitar la Ciudad Íbera de Ullastret, yacimiento arqueológico que forma parte del Museu d’Arqueologia de Catalunya.

Santillana de Mar (Cantabria)

Santillana del Mar
Santillana del Mar/Depositphotos

El origen de Santillana del Mar se remonta al siglo VIII, cuando se levantó la pequeña iglesia en la que se guardaron las reliquias de santa Juliana. Solo un siglo después, estas se albergaron en la impresionante colegiata de Santillana. Pero este es solo uno de los maravillosos edificios históricos que encontrarás en este encantador pueblo medieval de Cantabria. Recorre la calle del Rey y la plaza del Mercado, y no dejes de visitar el Museo de la Tortura-Inquisición y el Museo Diocesano Regina Coeli.

Tossa de Mar (Girona)

Tossa de Mar
Tossa de Mar

Tossa de Mar es un bello pueblo medieval fortificado en la provincia de Girona, en plena Costa Brava. No se conserva su castillo, en su lugar se levanta un faro, pero sí que puedes ver sus murallas, las tres torres y el casco antiguo, con sus casas y callejuelas. Además, podrás disfrutar de las tres playas de la localidad.

Trujillo (Extremadura)

Trujillo
Fuente: Pixabay/AMDUMA

En la provincia extremeña de Cáceres, el pueblo de Trujillo es un lugar tan bonito como especial. La Plaza Mayor es el centro neurálgico de la localidad, con la iglesia de Santa María, el palacio de la Conquista y la estatua en honor de Francisco Pizarro. Alrededor de la plaza se suceden las calles con aire medieval y suelo empedrado, así como sitios de interés como la Torre Julia y su precioso castillo.

Urueña (Valladolid)

Urueña
Fuente: Flickr/José Luis Cernadas Iglesias CC BY 2.0

En la provincia de Valladolid (Castilla y León), Urueña es un lugar único. Por un lado se trata de un hermoso pueblo medieval amurallado, catalogado como Conjunto Histórico-Artístico desde 1975, y por otro es la primera Villa del Libro española.

Así que entre sus murallas, su castillo, sus estrechas calles y sus templos, encontrarás numerosas librerías y diversos puntos de interés dedicados al libro y a la música, como el Museo de Campanas, el Museo de la Música y el Museo del Cuento. De tal modo, la historia, la literatura y la música se aúnan en un rincón muy especial de la tierra vallisoletana.

Valldemossa (Mallorca)

Valldemossa

Uno de los pueblos medievales más bonitos de las islas españolas es Valldemossa, en la Sierra de Tramontana (Islas Baleares). A poco menos de 20 kilómetros de la ciudad de Palma, te sorprenderá recorrer la Vía Blanquerna, acercarte al puerto, visitar la Cartuja de Valldemossa y la ermita de la Santísima Trinidad y asomarte al mirador de Sas Puntes. Y no dejes de degustar la coca de patata mallorquina.

Sanabria (Zamora)

Puebla de Sanabria
Puebla de Sanabria

Durante la Edad Media, Sanabria era un pequeño pueblo situado en una zona montañosa y rodeado de una muralla de piedra para protegerse de los ataques externos. Si quieres transportarte al medievo, no dejes de acudir al Mercado Medieval de Puebla de Sanabria que tiene lugar en Agosto. Este mercado ya se celebraba en el siglo XIII, llegando a tener la protección regia de Alfonso IX, rey de León, y Alfonso X “El Sabio”, de Castilla y León.

Castro Caldenas

Castro Caldelas
Fuente: Wikimedia/farrangallo CC BY-SA 3.0

Castro Caldenas es un conjunto arquitectónico situado en la Riviera Sacra. El Castillo de los Condes de Lemos, con la Torre del Reloj, la Torre del Homenaje y el patio de armas, la iglesia renacentista de la Virgen de los Remedios y sus edificios llenos de escudos y blasones hacen que caminar por sus calles empedradas sea un espectáculo en si mismo.

Calatañazor (Soria)

Fuente: Wikimedia/Diego Delso CC BY-SA 3.0

Calatañazor cuenta con una calle principal que conecta la Plaza Mayor con la base del Castillo. Algunos lugares que se pueden visitar son la iglesia románica de Nuestra Señora del Castillo, la ermita de la Soledad y, en las afueras, la Reserva Natural del Sabinar de Calatañazor, que invita a disminuir el ritmo al que estamos acostumbrados.

Potes (Cantabria)

Potes Capital del Turismo Rural
Potes Capital del Turismo Rural

Caminando por el pueblo de Potes, se pueden ver algunas de las casas de piedra señoriales y distinguir sus escudos en las fachadas. Las tiendas de artesanía y lugares donde se venden productos típicos como el orujo y los sobaos, guardan un recuerdo al pasado. Un lugar donde se detiene el tiempo es a los pies de la Torre del Infantado, que ahora alberga el ayuntamiento, y la Torre de Orejón de la Lama, que pasa un poco más desapercibida. Vale la pena recordar que estamos en la capital de la comarca de Liébana, una zona que en el pasado fue muy importante y donde vivieron marqueses y señores.

Carrión de los Condes (Palencia)

Carrión de los Condes
Carrión de los Condes

Carrión de los Condes, un pueblo de leyenda al que se hace referencia en numerosas ocasiones en el Cantar del Mio Cid aunque nadie está interesado en ello. Hay dos razones por las que algunas personas dudan de que la famosa Afrenta de Corpes protagonizada por los infantes de Carrión haya ocurrido realmente. Primero, no hay documentación histórica que lo demuestre y, segundo, nadie quiere pensar que personajes cobardes y salvajes hayan nacido en su pueblo, incluso si solo se trata de un mito literario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí