Cuando un destino tan amplio y diverso como Cataluña plantea su estrategia de promoción turística se encuentra siempre con el mismo problema: ¿Qué puntos y destinos debemos promocionar y cómo se los mostramos al público de una forma ordenada y sencilla? Para dar respuesta a esta pregunta se ha lanzado el Grand Tour de Cataluña, un nuevo producto turístico que trata de mostrar los infinitos atractivos de esta región de una forma sencilla a través de un recorrido circular.

Cuatro provincias repletas de historia, más de 800 kilómetros de costa mediterránea, valiosas áreas de viñedos, una gastronomía que es referente mundial o los imponentes Pirineos. El recorrido atraviesa estos y otros muchos puntos de interés a través de más de 2.000 kilómetros que se pueden completar de dos maneras diferentes. La primera es realizando una ruta icónica, con algunos de los puntos más destacados, y un tiempo estimado de unos 13 días. La otra forma nos invita a tomarnos más tiempo y dividir el Grand Tour en cinco tramos, que podremos realizar del tirón o en diferentes ocasiones para disfrutar al máximo de la experiencia.  

La ruta icónica del Grand Tour

Parc Guell
Parc Guell

Si tenemos un par de semanas y queremos tener un completo aproximamiento a la cultura, historia y gastronomía de Cataluña, la ruta icónica será nuestra mejor opción. El recorrido nos transportará por carreteras paisajísticas para ir visitando los puntos más destacados de un territorio que vive entre los Pirineos y el Mediterráneo. Esta ruta está dividida en 13 etapas para un total de 1.496 kilómetros de recorrido.


Comenzaremos desde Barcelona, capital y ciudad principal de esta región, descubriendo la increíble arquitectura modernista de la ciudad condal con Gaudí y Domènech i Montaner como principales representantes. Desde aquí partiremos a conocer la impresionante Basílica de Montserrat, ubicada en un entorno natural único, y bajaremos de nuevo hacia la costa deteniéndonos para conocer alguna bodega de la D.O. del Penedés hasta llegar a la placida y encantadora Sitges.

Las dos siguientes etapas nos permitirán disfrutar de la Costa Dorada, con paradas en Reus, Cambrils o Tarragona antes de descubrir los fantásticos paisajes, entre arrozales y humedales, que nos ofrece el Delta del Ebro. Será momento entonces de adentrarnos en la provincia tarraconense para disfrutar de los increíbles vinos del Priorat, conocer la encantadora Siurana o contagiarnos por la paz del Monasterio de Poblet y la ruta del Císter.

En la sexta etapa abandonaremos Tarragona para adentrarnos en la provincia leridana y comenzar a sentir los aires del Pirineo. La asombrosa Catedral de Lleida, el espectacular desfiladero de Congost de Mont-rebei o una visita a la Pobla de Segur serán el anticipo perfecto antes de sumergirnos en el impresionante románico del Valle del Boí con visitas obligadas a Sant Climent de Taüll, la Iglesia de Santa Eulalia o la Ermita de Sant Quirc de Durro.

Cadaqués
Cadaqués

Los Pirineos nos esperan en estas etapas intermedias de nuestro viaje. El Valle de Arán, con sus encantadores villas de piedra y los espectaculares paisajes, será el escenario perfecto para realizar alguna ruta de senderismo o actividades de turismo activo como barranquismo, rafting o escalada antes de descansar en los famosos balnearios de Vielha.

La etapa 10 nos lleva de nuevo de vuelta a la costa para descubrir la fantástica Costa Brava, una de las regiones más emblemáticas y más de moda en Cataluña. Comenzaremos visitando los lugares que marcaron la vida de Salvador Dalí, con paradas en Figueres y su museo, el Cabo de Creus, Portlligat o la mágica Cadaqués. Y continuaremos conociendo algunos de los pueblos más bonitos de España como Roses, Peratallada, Pals o Calella de Palafrugell.

Estamos terminando ya nuestro viaje, pero aún nos quedan sorpresas por descubrir. Empezando por la maravillosa ciudad de Girona, que cuenta con uno de los centros históricos mejor conservados de Europa. Convertido en escenario de la famosa Juego de Tronos, es en los últimos años un lugar de peregrinación imprescindible para los fans de la serie. Y siguiendo por el sorprendente Parque Natural de la Garrotxa, una antigua zona de volcanes que definieron paisajes únicos.

El Grand Tour de Cataluña por tramos

Para las personas que disponen de más tiempo o quieren realizar el Grand Tour en mayor profundidad, también se ha diseñado una ruta dividida en cinco tramos que nos llevan por los principales puntos de interés de la Ruta Icónica y añade algunos otros lugares adicionales. Los tramos quedan así distribuidos:

Tramo 1: Viñedos con Sabor a Mar

Montserrat
Montserrat

Junto con otros medios internacionales, Descubrir.com tuvo la oportunidad hace unas semanas de acercarnos a este tramo del Grand Tour para conocer un pequeño aperitivo de lo que pueden descubrir los turistas que se acerquen hasta aquí. En su versión completa se divide en seis etapas y unos 460 kilómetros de recorrido.

El tramo comienza en la ciudad de Barcelona y se adentra hacia el interior para visitar lugares como la Colonia Güell, Montserrat, Terrasa, la bonita villa de Solsona o paisajes naturales como los campos de viñedos del Penedés o la comarca del Bages. Desde ahí se regresa a la costa mediterránea para seguir nuestro camino por la encantadora Sitges, los barrios marítimos de El Vendrell o, de nuevo en el interior, por Vilafranca del Penedés.

Este primer tramo termina en la provincia de Tarragona con una visita a la interesante Ruta del Císter, para seguir después nuestro viaje por algunas de las calas más bonitas de este tramo de la costa y terminar en la siempre interesante Tarragona.

Tramo 2: Al Encuentro de la Historia

Cartuja de Escaladei
Cartuja de Escaladei

El segundo tramo comprende un total de 418 kilómetros, divididos en siete etapas. Se centra en la provincia de Tarragona con una etapa final en Lérida. La Costa Dorada marca el inicio de nuestro viaje con visitas imprescindibles a Reus, Cambrils y Salou a la sombra de las atracciones de PortAventura. Seguiremos en la costa para conocer el Delta del Ebro, uno de los ecosistemas más ricos de Europa, y algunas bonitas villas marineras como L’Ampolla o L’Ametlla de Mar.

La Vía Verde de la Val de Zafrán nos ofrece una preciosa ruta cicloturista para toda la familia y descubrir rincones como Sant Carles de la Ràpita o Tortosa. Cataluña es tierra de vinos y en la región de las Tierras del Ebro encontraremos las bodegas modernistas de Gandesa y Pinell de Brai, que se sitúan sin duda entre las más bonitas de España. Sin olvidar los campos de viñedos del Priorat, ya en el interior de la provincia. La ruta continúa hasta Montblanc y la interesante Ruta del Císter para terminar este tramo en la ciudad de Lérida con las magníficas vistas de su Seu Vella y su castillo.

Tramo 3: Muy cerca del cielo

Congost de Mont-Rebei
Congost de Mont-Rebei

El tercer tramo nos llevará por el interior de Cataluña y, como su nombre indica, por las alturas. Porque aquí los Pirineos serán los protagonistas absolutos. El recorrido de este tramo se divide en 5 etapas y comprende unos 357 kilómetros. La alta torre de la Catedral de Lérida supondrá el punto de inicio de un viaje que nos llevará por esta provincia pirenaica descubriendo impresionantes paisajes naturales. Como, por ejemplo, el increíble desfiladero de Congost de Mont-rebei o las montañas del Montsec, el lugar perfecto para disfrutar de las estrellas con su interesante Centro de Observación.

Seguimos nuestro viaje descubriendo las iglesias románicas del Vall de Boí y el Parque Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, que alberga más de 200 lagos de origen glaciar y picos de casi 3.000 metros de altura. Toda clase de rutas de senderismo y opciones de turismo activo nos permitirán conectar con la naturaleza antes de descansar en los baños termales de Caldes de Boí. De aquí, pasaremos al Valle de Arán, que nos dará la bienvenida a los Pirineos con su particular arquitectura, gastronomía e idioma propio: el aranés.

Es hora de conocer los encantadores pueblos perdidos del valle, con visitas a localidades como Arties, Salardú, Escunhau, Bagergue o Tredós. Y volver a la naturaleza para descubrir el Circo de Colomèrs, una espectacular ruta alrededor de varios lagos que conseguirá acabar con la batería de tu cámara de fotos. La última etapa nos invita a disfrutar de deportes de aventura como rafting en el río Noguera Pallaresa, barranquismo, puenting o hidrospeed. Terminaremos nuestro viaje en la preciosa villa de La Seu d’Urgell, que es considerada además la capital catalana del queso.

Tramo 4: Oda a la naturaleza

La Garrotxa
La Garrotxa

Precisamente en la Seu d’Urgell comienza este cuarto tramo que también se extiende por cinco etapas y unos 357 kilómetros. Desde ahí partiremos bajo la imponente sombra de los Pirineos por las tierras del Berguedá, donde se refugió Picasso para comenzar a dar forma a su estilo cubista. Ascenderemos la ruta del Pedraforca, una de las montañas más emblemáticas de Cataluña que esconde curiosas leyendas e historias medievales.

Partiremos después hacia la comarca de La Cerdanya, para descubrir pequeños y preciosos pueblos medievales como Bellver de Cerdanya o la colorida Puigcerdà antes de llegar a Ripoll. Allí visitaremos el monasterio de Santa María de Ripoll, que data del siglo IX, antes de salir hacia el Valle de Núria, un precioso paisaje de prados verdes y lagos de aguas cristalinas con los Pirineos como telón de fondo.

Al día siguiente nos espera un espectacular vuelo en globo aerostático sobre el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, un lugar realmente único en nuestro país. Olot, Santa Pau o los hayedos de Fageda d’en Jordà serán nuestras siguientes paradas antes de descender hacia la costa para disfrutar del Lago de Banyoles, descubrir la noble villa de Besalú y terminar nuestro viaje en Figueres, la ciudad que vio nacer al artista Salvador Dalí.

Tramo 5: Del surrealismo al modernismo

Panorámica de Begur
Panorámica de Begur

El quinto tramo tiene como protagonista la espectacular Costa Brava, un tramo del litoral mediterráneo que apenas necesita presentación. Comenzaremos también en Figueras para introducirnos en el universo de Dalí y visitar algunos monumentos imprescindibles como el Castillo de Púbol o la Iglesia de Sant Pere. Atravesaremos los viñedos de la D.O. Empordà y descubriremos la belleza del Parque Natural del Cap de Creus antes de visitar la casa de Dalí en Portlligat, enclavada en un entorno pesquero inconfundible. No podemos irnos sin acercarnos a Cadaqués, uno de los pueblos más bonitos de nuestro país.

Seguiremos por el litoral, recorriendo la Bahia de Roses y en la siguiente etapa nos introduciremos de nuevo en el interior de la provincia para conocer los bonitos pueblos medievales del Empordà. Peratallada, Ullastret, Canapost, La Bisbal d’Empordà, capital catalana de la cerámica; o Pals son visitas obligadas antes de volver a la Costa y admirar la belleza de pueblecitos como Begur, Calella de Palafrugell o Tossa de Mar.

El viaje continúa por los paisajes montañosos de Collsacabra, Rupit y los bosques de Montseny con una parada para probar los riquísimos embutidos de Vic. El Maresme, el precioso Faro de Calella y las villas modernistas de Canet de Mar y Arenys de Mar serán nuestras últimas etapas antes de terminar nuestro viaje en Barcelona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here