Sin duda, uno de los pequeños tesoros de la Costa Brava, Begur, en el Baix Empordà, es uno de los máximos exponentes del encanto mediterráneo de la costa catalana. Su localización no puede ser más conveniente, a unos 50 minutos en coche de la impresionante ciudad de Girona (50 km) o 90 minutos (131 km) de la bulliciosa Barcelona.

Begur es elegante, colorido, relajado y lleno de delicias gastronómicas. En sus playas y pequeñas calas se puede disfrutar de una belleza incomparable y aguas cristalinas. Realmente no necesitas hacer mucho en Begur, simplemente relajarte en hermosas calas y decidir qué restaurante elegir para la cena.

Panorámica de Begur

Las playas y calas de Begur figuran en 3 de los primeros puestos de las mejores playas de España. Mirando hacia el Mediterráneo desde estos arenales, puedes ver las impresionantes Islas Medas, que han estado protegidas desde 1983. En estos días, estas 7 pequeñas islas están creciendo en importancia como reserva marina, con una variada biodiversidad, incluidas cuevas submarinas.


De vuelta en tierra firme, el encanto y el pasado histórico de Begur es abrumador, con su sorprendente castillo medieval, que domina el casco antiguo. El casco antiguo se caracteriza por calles sinuosas. En la ciudad encontrarás encantadoras boutiques, cultura, gastronomía y festivales.

Los vínculos culturales de Begur con Cuba

Begur tiene un fuerte vínculo cultural con Cuba que se aprecia inmediatamente por la influencia colonial. Durante el siglo XIX, muchos vecinos de Begur emigraron a Cuba, lo que, por supuesto, significaba que aquellos que “hicieron las américas” regresaron y construyeron ostentosas casas de estilo colonial. En realidad, esta relación y la cultura que la rodea se celebra cada septiembre en el festival de tres días llamado Fira d’Indians.

Begur es perfecto para amantes del agua y del arte

Begur

Para los acuáticos, Begur es un gran lugar para bucear, y hay buenos centros de buceo en la zona. Para los amantes del arte, la Casa del Castillo Salvador Gala Dalí está a unos 30 km en Púbol, y en Figueres (58 km) se puede visitar el Museo Dalí, aquí se puede descubrir más sobre el Triángulo de Dali. Un poco más lejos, en Céret, se encuentra el Museo de Arte Moderno (Musée d’Art Moderne), donde se pueden ver las obras de Matisse y Picasso.

Playas de Begur

La costa de Begur está rodeada por pinos y acantilados, y es de una belleza excepcional. Incluso en la Costa Brava, donde no hay escasez de hermosas calas y playas, las de esta zona son especialmente recomendables. Yendo de norte a sur, aquí encontrarás las más bonitas calas de arena y playas:

Platja Del Raco

Platja Del Raco – Foto de Turismo de Begur

Esta playa está justo en la frontera con Pals, y desde aquí tendrás excelentes vistas de las islas Medes. También se encuentra a poca distancia de la playa de Sam Riera, que recorre un agradable y bonito sendero costero.

Illa Roja

Continuando hacia el sudeste, encontrará la ensenada de Ila Roja, que no solo es una playa nudista, sino también internacionalmente famosa. El nombre de esta playa se origina porque está dominada por una isla roja rocosa. Allí podrás disfrutar de aguas transparentes y arena fina en una cala que normalmente no se llena demasiado.

Platja de sa Riera

Esta es una de las playas más grandes de Begur, que está magníficamente ubicada y protegida por la ensenada que se encuentra a su derecha. Puedes llegar a la playa siguiendo el sendero costero, y una vez allí verás que se divide en dos a través de un pequeño río llamado Sa Riera, que lleva el nombre de la playa. Aunque hay muchas actividades para los visitantes, la playa y sus alrededores aún conservan su carácter tradicional.

Cala Sa Tuna

Cala Sa Tuna

Esta cala está especialmente aislada y es realmente difícil de acceder, lo que significa que para aquellos que logran llegar allí, el premio es una inesperada sensación de paraje privado y secreto, donde bañarse en aguas puras y transparentes.

Cala Aiguafreda

Se trata de una pequeña cala con un muelle para botes, con una agradable atmósfera de pura tranquilidad. Al estar protegida de forma natural, ha conservado su belleza y su esencia y posee las aguas cristalinas más notables.

Calas de Fornells

Cala de Fornells

Yendo más al sur, llegarás a la zona que se cuenta fue el lugar original que se llamaría la Costa Brava. Se trata de tres calas perfectas para bucear y tomar el sol.

Platja Fonda

Encontrarás esta playa justo al pie de la cueva de Begur, y el nombre de la playa se traduce del catalán a playa profunda. Esto se debe a que, de hecho, es de una profundidad considerable. Llegar a ella lleva paciencia, pero definitivamente vale la pena el viaje.

El agua posee los tonos verdes turquesa más sorprendentes, y una enorme pureza, como si nadie hubiese estado en ella antes. Este es uno de los lugares más tranquilos de esta zona de la costa. Por supuesto, la otra cara de esto es que no hay servicios turísticos aquí, aunque a veces en pleno verano hay un pequeño puesto.

Platja d’Aiguablava

Cala Aiguablava
Cala Aiguablava

De nuevo seguimos yendo al sur, al último punto de los límites de Begur. Otro lugar privilegiado, con hermosas aguas cristalinas y arena fina, con una apariencia casi virgen, y poco a su alrededor en términos de civilización. De hecho, este año ha sido seleccionada por nuestra web como una de las playas a descubrir en 2020.


El indispensable, el Castillo de Begur

Castillo de Begur

El castillo de Begur se menciona en documentos de principios del siglo XI, y Arnust de Begur fue el primer señor feudal que conocemos. Sin embargo, también se han descubierto restos de la civilización ibérica en esta montaña.

Desde su existencia, el Castillo ha pasado por tres períodos distintivos de destrucción:

1. La guerra civil en 1468

2. Las redadas en 1694 dirigidas por el duque francés de Noailles

3. Y finalmente en 1810 durante la Guerra de la Independencia: el castillo sufrió su último ataque de destrucción en las Guerras Napoleónicas.

En 1607, los propietarios del castillo vendieron los derechos de la ciudad. Durante el siglo XX se llevaron a cabo trabajos de restauración y esto significa que lo que ves hoy ha pasado por un trabajo delicado. Este trabajo también ha permitido que personas con movilidad reducida y en sillas de ruedas puedan visitar el castillo.

Artículo anteriorLa Ruta del Tapeo de Cádiz 2020 será ‘La Fiesta del Reencuentro’
Artículo siguienteIbiza: sus mejores calas secretas
Maria Kast
Soy María, una ciudadana del mundo nacida en España y mi vida hasta ahora se ha desarrollado en diversas ciudades como Londres, Hong Kong, París, Barcelona y Madrid. Me entusiasma la diversidad de culturas, de gentes y de maneras de vivir. Soy una persona comunicativa, empática, creativa y perseverante. Me encanta escuchar y conocer a los demás, y todavía más ayudarlos. Soy una viajera incansable, empecé a viajar con 16 años y desde entonces no me he detenido. Recientemente dejé mi trabajo como Businesswoman para dar la vuelta al mundo sola y ha sido la mejor decisión de mi vida. Quiero contarte todo lo que he visto para quizás inspirarte a ti también a cambiar tu vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here