Gracias a las condiciones que se mantienen bajo el mar, como la temperatura, la presión, la salinidad y la ausencia de luz, el océano resulta perfecto para ser utilizado como bodega. La idea de estos almacenamientos submarinos se inspiró en los hallazgos de botellas en el interior de barcos hundidos. Fueron varios los emprendedores que comenzaron a desarrollarla y, desde entonces, la enología ha vivido una auténtica revolución.

Así que hoy os proponemos adentraros en el fondo del mar y probar los vinos que en él envejecen. Estas son algunas de las mejores bodegas submarinas en Europa, en las que vivir experiencias únicas de enoturismo. Además, tenemos la suerte de contar con algunas de ellas en España.

1Edivo Vina (Croacia)

Bodegas submarinas Edivo
Fuente: https://www.edivovina.hr/

Una de las bodegas submarinas europeas más destacadas es Edivo Vina (Drače 18 A Drače, Pelješac, 20246, Croacia), en la localidad croata de Drače, a una hora en coche de Dubrovnik. Estas cavas en la península de Pelješac se inauguraron en el año 2011. Los vinos se depositan en ellas a una profundidad de entre 18 y 25 metros bajo el mar Adriático.

El vino pasa un trimestre en una bodega terrestre antes de ser sumergido en botellas o ánforas bajo las aguas, donde se almacenan alrededor de 700 días. Cuando los recipientes salen a la luz se han convertido ya en piezas únicas, cubiertas de algas, conchas y corales. Esta línea de vinos en hermosas ánforas o en botellas se denomina Navis Mysterium y se comercializa en ediciones limitadas.

Además de probar sus vinos, en Edivo Vina se ofrece la posibilidad de realizar una inmersión para conocer de primera mano las bodegas submarinas y disfrutar después del menú The secret of the ship, que incluye la cata, en el Edivo Wine Bar. Los precios de estos vinos tintos tan especial van desde los 34 euros de la botella convencional hasta los 328 euros de la Navis Mysterium Amphora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here