Valoración post

Encajada como una cuña entre Navarra y Huesca, la comarca de las Cinco Villas es un territorio aragonés por descubrir. A sus históricas localidades como Sos del Rey Católico o Ejea de los Caballeros hay que sumar un notable patrimonio cultural fundamentado en su tradición fronteriza y la sorprendente belleza paisajística de enclaves como la Sierra de Santo Domingo o los Aguarales de Valpalmas. Vente con nosotros a recorrer de sur a norte la comarca de las Cinco Villas en la provincia de Zaragoza. 

Ruta de las Cinco Villas: de Tauste a Sádaba 

La Ruta de las Cinco Villas en Zaragoza
Torre de la iglesia de Santa María en Tauste. Fuente: Wikipedia

Nuestro itinerario arranca en Tauste, a unos 45 kilómetros al oeste de la capital provincial y a una distancia similar al este de Tarazona. La localidad aragonesa es una de las cinco villas que dan nombre a esta comarca que, no obstante, agrupa hasta 31 municipios diferentes asentados en un territorio de más de 3000 kilómetros cuadrados

Hace poco más de una década se descubrió en el ensanche del casco urbano de Tauste una necrópolis musulmana que sugiere la importancia de esta plaza desde el siglo VIII. Varios siglos más tarde se edificó la construcción que hoy define el perfil de esta localidad: la torre mudéjar de la iglesia de Santa María, conocida como la ‘bien plantada’ por su deslumbrante aspecto. 

Antes de continuar hacia el norte, nos desviamos hacia el este cruzando los montes de Castejón para degustar los escabechados de Castejón de Valdejasa, el plato típico de esta localidad cincovillesa que combina el conejo con un escabeche de vinagre, romero, tomillo, aceite, ajo y laurel. 



La Ruta de las Cinco Villas en Zaragoza
Castillo de Sádaba. Fuente: Wikipedia

Con el estómago feliz, ponemos rumbo a Ejea de los Caballeros no sin antes disfrutar una vez más de las Bardenas Reales, uno de los parajes más espectaculares de España ya al otro lado de la frontera en Navarra. 

En Ejea de los Caballeros, capital de las Cinco Villas y su localidad más poblada, disfrutamos de varias de las iglesias más bonitas de la comarca como Santa María de la Corona, San Salvador con su sugerente torre almenada o Nuestra Señora de la Oliva, que cobija la patrona de la localidad aragonesa.  

Tras visitar el Museo de La Espiral que celebra la tradición de la cultura judía y musulmana en este territorio, ponemos rumbo hacia el este donde encontramos uno de los hitos naturales más importantes de las Cinco Villas.

La Ruta de las Cinco Villas en Zaragoza
Los Aguarales de Valpalmas. Fuente: Wikipedia

A un paso de Valpalmas quedamos fascinados ante el relieve caprichoso de los Aguarales, una zona arcillosa moldeada por la erosión del agua que ha originado una de las formaciones geológicas más insólitas de Aragón

De regreso al oeste finalizamos esta primera parte de nuestra ruta por las Cinco Villas en Sádaba que fue en tiempos remotos una próspera localidad romana como demuestra el Mausoleo de los Atilios, una construcción del siglo II d.C. Pero su edificio más icónico es su sobrio e imponente castillo con sus detalles cistercienses y sus siete torres. 

El norte de las Cinco Villas 

La Ruta de las Cinco Villas en Zaragoza
Panorámica de Uncastillo. Fuente: Depositphotos

En esta segunda parte de nuestro itinerario conoceremos la zona septentrional de la comarca zaragozana comenzando en el yacimiento romano de los Bañales, uno de los más importantes de toda Aragón. En más de 20 hectáreas de superficie, y mientras continúa el trabajo de los arqueólogos, se conservan vestigios como el espectacular acueducto, las termas, el foro, además de diversas viviendas.  

En lo alto de la Peña de Ayllón divisamos el castillo y palacio de Pedro IV, el edificio más singular de Uncastillo, una de las cinco localidades que da nombre a la comarca. Su exquisito entramado urbano nos ofrece un panorama de la arquitectura tradicional del norte de Zaragoza a lo que hay que añadir sus seis iglesias románicas: sin duda, uno de los pueblos de tradición medieval más entrañables de la comarca

Antes de continuar ruta hacia el norte, nos desviamos hacia el oeste para conocer Castiliscar, ya cerca de la frontera con Navarra donde también se percibe la herencia romana en los restos de la calzada que unía Caesaraugusta y Pompaelo.

Ejemplo paradigmático de localidad fronteriza, su iglesia de San Juan Bautista levantada a finales del XII por los frailes de San Juan de Jerusalén cobija uno de los grandes tesoros patrimoniales de las Cinco Villas: un sarcófago paleocristiano esculpido en alabastro a mediados del siglo IV

La Ruta de las Cinco Villas en Zaragoza
Calles de Sos del Rey Católico. Fuente: Pixabay

A 20 minutos al norte alcanzamos ya Sos del Rey Católico, una de las localidades señeras de las Cinco Villas al haber visto nacer a Fernando el Católico. Pero lo que enamora al visitante es la fisionomía medieval de su entramado urbano, destacando su judería, conocida como barrio alto, que custodia algunos de los rincones más entrañables de la comarca.  

A diez kilómetros al nordeste de Sos nos detenemos un rato en Navardún para disfrutar más de cerca de su Torreón, un espléndido ejemplo de arquitectura gótica del XIV con sus 26 metros de altura transformado en centro de interpretación de la vida cotidiana en los Reinos de Aragón y Navarra durante el medievo. 

Y a un paso de Navardún visitamos la pequeña localidad de Urriés para seguir profundizando en la siempre enigmática Edad Media en su Centro de Interpretación del Arte Románico. Pero Urriés es también popular por tener una de las calles más estrechas del mundo con sus apenas 41 centímetros solo superada en el Guinness de los Récords por los 31 centímetros de una calle en la ciudad alemana de Reutlingen, además de sus famosas rutas senderistas entre las que destaca la subida a la ermita de la Magdalena

La Ruta de las Cinco Villas en Zaragoza
Caminos en las Sierra de Santo Domingo en el entorno de Longás. Fuente: Depositphotos

A media hora al este de Urriés visitamos la diminuta y entrañable Bagüés, el municipio cincovillés menos poblado con sus 16 habitantes censados en 2021, ya muy cerca de la frontera con La Jacetania. Ahora custodiados en el Museo Diocesano de Jaca, de las naves de la iglesia de San Julián y Santa Basilia proceden uno de los conjuntos pictóricos medievales más importantes de Aragón y uno de los más antiguos de Europa. 

Nuestra ruta por el norte de las Cinco Villas llega a su fin en el entorno de los municipios de Longás, Biel y Luesia, al sur de Bagüés, donde se ubica la Sierra de Santo Domingo, declarada Espacio Natural Protegido. Su paisaje quebrado nos ofrece algunos de los senderos y miradores más espectaculares de esta comarca en la que late el espíritu de la Zaragoza más tradicional y auténtica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here