Una vez que hayamos superado el coronavirus o, al menos cuando se relajen las restricciones del Estado de Alarma, muchos querremos volver a tener una escapada para descansar y relajarnos fuera de casa. Pues bien, de acuerdo a las estimaciones de los especialistas, los primeros meses tras la pandemia estarán marcados por un fuerte incremento del turismo nacional y, dentro de él, del turismo rural.

Y no es de extrañar, ya que el turismo rural cuenta con todas las ventajas para albergar viajeros sin que estén expuestos excesivamente a los riesgos por el Covid-19. Generalmente hablamos de espacios amplios, en los que no hace faltar hacinarnos con otras personas, y donde podemos disfrutar de la naturaleza tranquilos. Pues bien, si ya estás planeando tu primera escapada rural para cuando podamos salir de casa, a continuación vamos a enseñarte seis de las mejores propuestas que existen en Castilla y León, una comunidad autónoma considerada, desde hace tiempo, como destino ideal para este tipo de turismo.

1 Casa del Serrador (Pedraza – Segovia)

Pedraza
Casa del Serrador en Pedraza

Comenzamos desde Pedraza, en la provincia de Segovia, sitio ideal para pasar unos días en la Villa de Pedraza, un pueblo pequeño, muy bonito, que se ubica a los pies de una de las vertientes de la Sierra de Guadarrama. Pero no sólo es bello, sino que guarda mucha historia detrás. Así lo atestiguan algunos de los atractivos más reconocidos de la zona, como el Castillo, su renombrada Plaza Mayor, o las interminables callecillas empedradas que invitan a pasear en cualquier estación.

En lo que respecta a la Casa del Serrador, se trata de un edificio con más de cuatro siglos en su haber, que ha sufrido todo tipo de reconstrucciones y reformas, hasta lucir como lo hace ahora. Estilo castellano, dos plantas y rincones para poner la mente en blanco. Una oferta irresistible.

Artículo anteriorDescubriendo el Eje Cafetero en Colombia
Artículo siguienteDestinia lanza su campaña veraniega animando al turismo en España y Portugal
Miguel Rodero
Escribir lo puede hacer prácticamente cualquiera, pero ponerle pasión y amor a las palabras es lo que diferencia a quienes solo juntan letras de "los otros" que transmitimos experiencias.  Viajar es sumergirse en otras culturas. Aprender que lo que siempre era negro ahora puede ser blanco. Que las diferencias siempre son más pequeñas que los puntos en común, y que es necesario viajar para crecer. Por suerte yo he crecido bastante, aunque nunca se es lo suficientemente grande si miras al horizonte. Espero que los escritos que publicaré en este espacio sirvan no solo como lectura, sino que aviven las ganas de conocer nuevos sitios y enriquecer con tus propias vivencias lo que puedas leer aquí. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here