Hay localidades en México que resultan tan especiales cuando se habla del pasado del país, que constituyen las protagonistas del denominado programa Pueblos Mágicos, destinado a difundir y conservar su identidad, sus tradiciones y su patrimonio de la máxima forma posible.

Si no habías oído hablar de estos destinos, descubre con nosotros los Pueblos Mágicos de México y anímate a conocer cuando sea posible algunos de los que te proponemos hoy de entre los 132 que cuentan con tal categoría.

Huasca de Ocampo (Hidalgo)

Huasca de Ocampo
Fuente: Wikimedia/Noé Martínez CC BY 2.0

El primero de los pueblos mexicanos que fue catalogado como Pueblo Mágico de México en el año 2001 fue Huesca de Ocampo, cuyo nombre en la antigüedad era Huascazaloyam. Se trata de una localidad pintoresca de calles empedradas, formada por haciendas coloniales, iglesias e interesantes centros ecoturísticos.


El lugar donde se encuentra Huesca de Ocampo es rico en leyendas y cuenta incluso con el denominado Museo de los Duendes. Además, en el entorno disfrutarás de hermosos lugares naturales como el Bosque de las Truchas y la Peña del Aire.

Comala (Colima)

Comala
Fuente: Wikimedia/Yaomautzin Ohtokani Olvera Lara CC BY-SA 2.0

Conocido como el Pueblo Blanco de América, Comala es Pueblo Mágico desde el año 2002. Resulta popularmente conocido por tratarse del escenario de una de las novelas más importantes de la literatura: Pedro Páramo, de Juan Rulfo, de manera que si lo visitas podrás rememorar sus localizaciones.

En Comala destacan sus hermosas plazas y jardines, museos, la iglesia de San Miguel Arcángel y la ex hacienda de Nogueras. Te recomendamos aprovechar para probar alguna de las bebidas prehispánicas que todavía se consumen, como el tejuino o la tuba, y comer en Los Portales para degustar la gastronomía típica de la región.

Chiapa de Corzo (Chiapas)

Chiapa de Corzo Pueblos Mágicos de México
Fuente: Wikimedia/Miguelcastanedo CC BY-SA 3.0

En el estado de Chiapas se localiza Chiapa de Corzo, un pueblo fundado por los españoles en 1528, catalogado como Pueblo Mágico en el año 2012. Sorprenden sus edificios barrocos y mudéjares, entre los que destacan elementos como la Fuente de la Pila en la Plaza Principal, las capillas de San Jacinto y El Calvario, y museos como el de la Marimba. No dejes de visitar en las cercanías el Cañón del Sumidero.

Atlixco (Puebla)

Atlixco
Fuente: Pixabay/maximaxi65

En Puebla, a 1830 metros de altitud, se localiza Atlixco, junto al volcán Popocatépetl. Este pueblo fue fundado en 1579 por los conquistadores. Todavía se conservan las tradiciones de la zona, como las danzas quetzales y los hombres pájaro, así como sus artesanías. De hecho, aquí se celebra el festival de música y danza Huey Atlixcayotl.

Entre su patrimonio encontrarás edificios como la iglesia de la Merced, del siglo XVII, la Casa de la Audiencia, la Botica Poblana, el antiguo Convento Franciscano y el Palacio Municipal; además de varios museos y viveros. Atlixco fue declarado Pueblo Mágico en el año 2015.

Cholula (Puebla)

Cholula
Fuente: Wikimedia/Pedro Lastra CC0 1.0

El encanto de Cholula se conserva en su ambiente prehispánico, ya que fue fundado en el año 500 a.C. Catalogado como Pueblo Mágico en 2012, es uno de los imprescindibles. En su pequeño tamaño se congregan hasta 37 iglesias, entre las que destaca la iglesia de los Remedios y el Templo de San Francisco Acatapec, además de sus edificios coloniales.

Hay que destacar el Museo Regional de Cholula, que alberga el Lienzo Quauhquechollan, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, e incluido en el Registro Regional del Programa Memoria del Mundo.

Jalpan de Serra (Querétaro)

Jalpan de Serra
Fuente: Wikimedia/Tobiascontreras CC BY-SA 3.0

En la Sierra Gorda, en Querétaro, se localiza Jalpan de Serra, donde se alza la majestuosa Iglesia de Santiago Apóstol, una de las primeras misiones fundadas en el territorio durante el siglo XVIII. Recorre sus plazas y el Paseo del Río, visita el Museo Histórico de la Sierra Gorda y adéntrate en la cueva Puente de Dios. Además, a poco más de 10 kilómetros se encuentra la zona arqueológica de Tancama y el poblado de Landa de Matamoros.

Sombrerete (Zacatecas)

Sombrerete
Fuente: Wikimedia/Tmasjeg CC BY-SA 4.0

En 1555 el minero español Juan de Tolosa, quien era devoto de la Virgen de la Candelaria, fundó el pueblo de Sombrerete. Se trataba de un asentamiento minero donde se extraía oro, plata, mercurio y estaño. Forma parte de los Pueblos Mágicos desde 2012.

El centro histórico de Sombrerete atesora 10 templos virreinales y podrás descubrir la Noria de San Pantaleón, catalogada como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Típico del lugar son las famosas brujitas, unas empanadas de maíz rellenas de carne y otros platos como el pozole y el asado de boda.

Tequisquiapan (Querétaro)

Tequisquiapan
Fuente: Wikimedia/A01337320Rosa CC BY-SA 4.0

Desde el 2012, Tequisquiapan, conocida como Tequis, también es uno de los Pueblos Mágicos. Situado en la turística zona de Querétaro, está rodeado de aguas termales y balnearios, por lo que es uno de los destinos de fin de semana favoritos para mucha gente del país.

Con calles coloridas, hermosas plazas y sus artesanías, que puedes descubrir en el Mercado Telesforo Trejo, Tequis también alberga el Museo México y el Museo del Queso y el Vino. Y no dejes de visitar las minas de Ópalo.

Yuriria (Guanajato)

Yuriria
Fuente: Wikimedia/Tomás Castelazo CC BY-SA 2.5

Fundada en 1540 por el Fray Pedro de Olmos, Yuriria es uno de los pueblos más antiguos de Guanajato, y otro de los Pueblos Mágicos. En él se construyó el Canal de Taramatacheo, más conocido como la Laguna de Yuriria, y todavía conserva estructuras arquitectónicas de entre los siglos XVI y XVIII. Podrás probar el caldo michi, visitar la capilla de Santa María, el Santo Sepulcro y el Templo del Señor de la Preciosa Sangre de Cristo, entre otros.

Bernal (Querétaro)

Bernal
Fuente: Pixabay/juanluis

El bello pueblo de Bernal, en Querétaro, es uno de los Pueblos Mágicos desde 2005. En él encontrarás el tercer monolito más grande del mundo: la Peña de Bernal. Bernal se fundó a mediados del siglo XVII, a 2050 metros de altitud sobre el nivel del mar.

Son típicas sus artesanías, como los artículos de lana, elaborados en telares centenarios, y su gastronomía, como frutas cristalizadas, nieve de guamichi, quesos y vinos. No olvides visitar la Finca Freixenet, el Museo de la Máscara, el Parque Ecoturístico La Canoa y sus templos religiosos.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here