5/5 - (3 votos)

Algunas personas disfrutan de la Navidad, otras no. En mi caso, varía. Un año siento toda su magia y al siguiente me convierto en un Grinch. Sin importar en qué bando te encuentres, vale la pena aprovechar este tiempo para descansar. ¿Quizás tengas ganas de probar tradiciones navideñas de otro país?

Por ejemplo, yo, que soy de Polonia, todavía no logro acostumbrarme a comer carne y mariscos en la Nochebuena. También me sorprende la tradición del “tió Nadal” en Cataluña, un trozo de madera al que hay que golpear en la parte posterior para que “excremente” regalos y golosinas. Pero en realidad…, ¿por qué no? Lo importante es divertirse. Descubre tradiciones extrañas, sorprendentes y divertidas de 15 países, comenzando, claro, en mi Polonia.

Polonia: lavarse con monedas y más supersticiones

Navidad tradicional en Polonia

En mi país, además de las tradiciones que me parecen “normales”, también tenemos algunas excentricidades, como, por ejemplo, la ducha matutina en compañía de… monedas. Si quieres tener suerte en el próximo año, no puedes soltar la moneda de la mano, la técnica de lavado es opcional. En algunas regiones, lavarse con monedas se limita a las manos y la cara. Este ritual de belleza no solo busca garantizar la limpieza, sino también ser tan fuerte y sano el año que viene. ¿Superstición? Puede ser, pero por si acaso…

Por supuesto, hay muchas tradiciones navideñas que probablemente conocemos todos y no nos parezcan extraordinarias. Cantar villancicos, decorar el árbol de Navidad, esperar la primera estrella en el cielo, después de la cual se puede sentarse a la cena de Nochebuena. Son costumbres navideñas mantenidas en el ámbito familiar durante generaciones en muchos países.

En Polonia tenemos la costumbre de dejar un lugar libre en la mesa para un viajero perdido. La mayoría de nosotros interpreta esta tradición como un gesto de hospitalidad y disposición para recibir a un invitado inesperado para que nadie este solo. Sin embargo, es importante saber que en la región de Podkarpacie, este lugar vacío se prepara para las almas de los antepasados fallecidos, quienes honran nuestra mesa con su presencia en Nochebuena.

También me parece interesante que colocamos paja debajo del mantel como símbolo de que Cristo nació en la pobreza. Y antes de la cena, que debe constar de 12 platos (por los 12 apóstoles; si quieres tener éxito el próximo año, debes probar cada uno de ellos) sin carne (en lugar de carne, se consumen pescados en diversas formas), compartimos una oblea y nos deseamos lo mejor.

Finlandia: no puede faltar una sauna

La Navidad finlandesa es básicamente similar a la polaca, con cena de Nochebuena, reunión familiar, árbol de Navidad y regalos. Sin embargo, lo que puede sorprender es la visita de los finlandeses a saunas en el día de Nochebuena. Creen que el baño de vapor les purificará, no solo el cuerpo, sino también el espíritu.

Noruega: buscando escobas

En Noruega existe una tradición única: esconder escobas en la víspera de Navidad. Hace cientos de años se creía que en este día los malos espíritus y brujas despertaban y robaban escobas para volar en ellas. Hasta el día de hoy, se buscan escondites en la casa, desconocidos para aquellos fuera del hogar, para ocultar escobas, cepillos y cualquier otra herramienta de limpieza, protegiéndolas así contra el robo. Personalmente, estaría encantada si desaparecieran de verdad, no soy fanática de la limpieza…

Japón: pollo, pollo …

KFC en Japón

En Japón, la Navidad se celebra no por motivos religiosos, sino por tradición y, sobre todo, como una festividad comercial, algo similar a San Valentín. A los japoneses les gustan las luces brillantes, los árboles decorados y la escarcha artificial en las ventanas. Por lo tanto, celebran las fiestas, pero de manera completamente diferente a los europeos.

La cena navideña consiste principalmente en… ¡un cubo de KFC! “Kurisumasu ni wa kentakkii!” que significa “¡Kentucky for Christmas!”. La tradición de comer pollo frito en Navidad tiene sus raíces en una campaña publicitaria de 1974, cuando KFC registró las mayores ventas en la víspera de Navidad.

Alemania: pepinillos de la suerte

En Alemania, en el árbol de Navidad no solo cuelgan cadenas y diferentes adornos, ¡sino también pepinillos! Afortunadamente, no comestibles, sino de vidrio. Curiosamente, en cada hogar, se cuelga esta decoración especial en un lugar fácilmente visible, para que los niños la encuentren sin dificultad.

El primero en detectar dónde cuelga el pepinillo recibe un regalo navideño adicional. Una vez que se encuentra la bola, se cuelga en la cima del árbol, como la más importante.

Austria: ¡qué viene el Krampus!

Krampus

Cuando los niños polacos no pueden esperar a San Nicolás y los regalos que trae, los pequeños austriacos tiemblan de miedo ante el Krampus. Su apariencia es de medio hombre y medio cabra, con una máscara aterradora y cuernos diabólicos. Según la tradición, Krampus aparece a principios de diciembre para llevarse en un saco a los niños que han sido traviesos.

República Checa: esperando al cerdito dorado

En la República Checa en Nochebuena, se debe ayunar todo el día. Aquellos que lo consigan, verán por la noche al “zlate prasatko” (cerdito dorado), que correrá por el techo o la pared anunciando felicidad y éxito en el nuevo año. Las costumbres navideñas checas también incluyen la adivinación del futuro.

A principios de diciembre, cortan ramas de manzano, cerezo y forsitia. Si florecen para la Navidad, la chica se casará. Si los brotes aparecen antes de las festividades, primero vendrá el bebé y luego la boda. Una rama sin flores significa otro año de soledad.

Venezuela: a misa a toda velocidad

Esta es quizás una de las tradiciones navideñas más alegres y atípicas del mundo. Los habitantes de Caracas asisten masivamente a las misas navideñas, lo cual no sería extraordinario si no fuera porque no van a pie, sino en patines.

 En los últimos años, esta costumbre se ha vuelto aún más popular, por lo que, por razones de seguridad, las autoridades de la ciudad han decidido suspender el tráfico de vehículos durante las horas de la mañana. ¿Por qué patines? Oficialmente, no se sabe. Algunos sugieren que puede ser un sustituto de los trineos.

Filipinas: iluminada con luces de colores

Faroles en un mercadillo navideño de Filipinas

Muchas personas no pueden concebir la Navidad sin luces de colores. El sábado antes de Nochebuena, en la ciudad de San Fernando (llamada la capital navideña de Filipinas), se organiza el Ligligan Parul Sampernandu, también conocido como el festival de faroles.

La competencia es intensa, ya que se trata de construir la estructura más espectacular. Los primeros faroles eran creaciones simples con un diámetro de aproximadamente medio metro, hechas de papel japonés para origami, iluminadas por velas. Hoy en día, se fabrican con diversos materiales y los más grandes miden alrededor de 6 metros.

Ucrania: el paraíso de las arañas

Mientras que en Alemania decoran el árbol con pepinillos, en los hogares ucranianos encontramos árboles adornados con telarañas. Esta es una tradición interesante que surgió de una historia sobre una mujer tan pobre que no podía permitirse decorar un árbol de Navidad.

En la Nochebuena, las arañas adornaron su árbol con telarañas, que pronto se convirtieron en oro. Gracias a esto la protagonista nunca volvió a ser pobre. La historia es definitivamente más encantadora que las telarañas mencionadas.

Eslovaquia: el techo también cena

Esta es quizás la tradición navideña más extraña del mundo. Imagina la escena durante la cena de Nochebuena, cuando la cabeza de familia toma una cuchara, coge uno de los platos tradicionales colocados en la mesa (parecido al pudding) y lo arroja con satisfacción contra el techo.

Esta tradición aún se encuentra en algunos hogares eslovacos y rusos. Cuanta más comida se quede pegada al techo, más felices serán los miembros de la familia…

México: posadas, piñatas y gallos

Un grupo de amigos golpea una piñata en navidades

Los preparativos navideños en México comienzan bastante temprano. El tradicional Las Posadas es muy popular (representa el viaje de María y José a Belén y se celebra del 16 al 24 de diciembre). Los nueve días simbolizan los nueve meses de embarazo. Comienza con una procesión en la que participan personas disfrazadas de María, José, etc.

Todos los participantes cantan canciones tradicionales y piden hospitalidad. Luego viene el momento de la merienda y la ruptura de la piñata. En México, la cena de Nochebuena comienza justo antes de la medianoche. En la mesa aparecen diversas comidas, y después de la fiesta, llega el momento de la “Misa del Gallo”. El nombre proviene de la leyenda que dice que el nacimiento de Jesús fue el único momento en que el gallo cantó por la noche.

Islandia: trolls y monstruos para alegrar las fiestas a los niños

Los niños en Islandia reciben muchos regalos porque durante las 13 noches previas a la Navidad, reciben las visitas de los Jólasveinarnir, unos trolls traviesos con agradables sorpresas para los niños buenos y patatas podridas para los malos. Los regalos se encuentran en los zapatos que los niños colocan en el alféizar de la ventana.

Cada día está asociado con un troll diferente. Las festividades también son un momento para los monstruos, quienes les recuerdan a los niños que deben comportarse bien al menos un mes al año. Uno de los más interesantes es Jólakötturinn, el gato navideño islandés que devora a los niños, específicamente aquellos que no han cumplido con sus tareas domésticas.

Australia: Papá Noel surfero

Papá Noel surfista

En Australia, desde principios de diciembre, se llevan a cabo numerosos eventos previos a la Navidad, y en las calles de Sídney, puedes encontrarte con personas disfrazadas de manera extravagante: Papá Noel, elfos y renos. Sorprendentemente, el Papá Noel local no llega a los niños en un trineo tirado por renos. Llega surfeando.

A menudo, lo acompañan delfines, y a veces incluso se le puede ver con canguros. Además, ha renunciado a las pesadas botas negras para no sudar demasiado con el calor que hace. En cambio, cada año desfila con chanclas. A veces, dicen que cambia su traje rojo y blanco por una camiseta y pantalones cortos.

Rusia: una versión de Frozen con varios días de retraso

Las celebraciones navideñas en Rusia son algo diferentes. Según el calendario juliano utilizado por la Iglesia ortodoxa, la Nochebuena (Sóchelnik) es el 6 de enero, y al día siguiente es la Navidad. Las fiestas son precedidas por un ayuno de 40 días, difícil de conciliar con la celebración ruidosa del Año Nuevo. El 1 de enero, los niños esperan a Ded Moroz (Abuelo de la Helada) y su nieta Snegurochka (Doncella de Nieve), quienes les entregan los regalos soñados.

Durante la cena festiva, los rusos comparten el prosphora (pan bendito) y comen kutiá, una mezcla tradicional de diferentes tipos de cereales, guisantes o lentejas, miel, amapola y nueces. Curiosamente, se coloca un objeto de hierro debajo de la mesa. Después de la cena, cada miembro de la familia coloca sus pies sobre él, lo que se supone que les proporcionará fuerza y salud en el próximo año.

¿Conocéis otras tradiciones inusuales? ¡Contadnos! ¡Felices Fiestas!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí