Vamos a confesarnos. Dime, honestamente, ¿en qué destino piensas para huir cuando el stress te sobrepasa y te ves atrapado en mil y una responsabilidades? Si me dices que piensas en un lugar paradisíaco de grandes palmeras bañadas por la brisa de un mar de aguas cristalinas, donde la temperatura es perfecta, el sol calienta tu piel, la arena es blanca, la comida es fresca y sus gentes siempre te reciben con una sonrisa. En ese caso sigue leyendo porque me estás describiendo Filipinas.

Filipinas

En mi caso, Filipinas fue una decisión que tomé en el último momento en mi vuelta al mundo.  Tras haber hecho más de 6 meses de viaje continuo me apetecía un poco de descanso. Mi plan era saltar de Australia a Japón pero en ese intervalo y teniendo tiempo pensé ¿y si me paro en Filipinas? Era un destino que me rondaba la mente hacía un tiempo. Te aseguro que no pude tomar una mejor decisión. Filipinas es el puro paraíso con el que soñamos cuando estamos en la dura realidad. Un país con 7000 islas para descubrir, soñar, relajarte, bucear, conocer y sobretodo dejarte llevar por su atmósfera y su energía relajada.

Te voy a contar con detalle el por qué, el cómo, el cuándo y el dónde para visitar uno de los países más auténticos y poco conocidos de Asia. Incluso muchos de los viajeros más incansables que conozco todavía lo tienen en su lista de “siguientes destinos a explorar”, y me escuchan hablar de sus maravillas con ojos brillantes que dicen “Ya quiero irme”. Si sigues leyendo tus ojos también brillarán. Prometido.


¿Por qué  Filipinas? 10 razones que te convencerán

Si hablamos de Asia, en general hay muy buenas opciones donde ir de viaje. Todas con una buena relación calidad-precio, una interesante oferta cultural, una tradición diferente a la nuestra (lo que las hace más exóticas), naturaleza grandiosa y la posibilidad de disfrutar de diferentes actividades al aire libre. Entonces… ¿por qué Filipinas? Déjame que te cuente las 8 razones que son primordiales para mí:

  1. Filipinas es, por suerte, todavía un destino poco masificado. En comparación de sus vecinas Tailandia, Vietnam o Indonesia, Filipinas tiene el encanto de mucho por conocer sin encontrarte con otros miles de turistas en tu misma situación. Filipinas es un destino no tan conocido ni explotado y eso le da una clara ventaja, además de la posibilidad de hacer un viaje muy auténtico.
  2. La naturaleza en Filipinas es pura y limpia. Encontrarás auténticos paraísos perdidos, aguas verdaderamente cristalinas, sin el alto nivel de contaminación que hay en otros países asiáticos. El gobierno filipino ha tomado medidas drásticas para la prevención contra la contaminación masiva, llegando incluso a cerrar una de sus islas más turísticas durante 6 meses por la creciente contaminación.  En este punto Filipinas es realmente un ejemplo. Tras mi paso por sus bellas islas entendí la diferencia con el resto de destinos cercanos.
  1. Los filipinos son personas de gran corazón, amables, alegres y siempre felices de ayudarte. La comunicación con ellos es fluida y fácilmente podrás conocer a sus familias, descubrir la historia que hay detrás,… en definitiva, tener un contacto verdadero y duradero con ellos. En mi experiencia, esto es algo muy difícil de conseguir en la actualidad. Recuerdo haberme sentido como un billete de euro caminando en varios países, no es el caso en Filipinas.
  1. Filipinas es un país tropical, y como tal, su temperatura está muy regulada. También es cierto que nunca sabes cuándo te puede caer una buena lluvia, ese es el encanto de los climas tropicales. La madre naturaleza no se hace exuberante sin que haya lluvia y humedad. Los días que podrás disfrutar de la playa serán muchos, muchos más que los que no. Asegurado. Más adelante te explico cual es la mejor época para venir al paraíso.
  1. El coste de vida es bajo en Filipinas. Podrás alojarte a precios más que asequibles en lugares realmente maravillosos y deleitarte con comida fresca y sabrosa por muy poco dinero. Filipinas es un país barato, muy barato si vienes desde cualquier país occidental. El transporte en minibuses o el alquiler de una moto no supondrá un límite incluso viajando con un presupuesto de mochilero.
  2. Filipinas es un país muy seguro. Yo viajé sola la mayor parte del tiempo y siempre me sentí en completa seguridad. Hubo momentos en los que, encontrándome en un hotel, me puse enferma. Las personas que trabajaban allí me cuidaron como si fueran mi familia. Filipinas y su gente te envuelven con un manto de calma. Fuera de situaciones excepcionales, tu seguridad no será algo que suponga una preocupación.
  3. Los atardeceres en Filipinas me cautivaron. Creo que es uno de mis lugares favoritos en el mundo para recostarme con una bebida en la mano y no hacer nada más que dejarme llevar por el sonido de la naturaleza y la visión de los miles de tonos cálidos con los que el sol se despide. Un momento en el que el tiempo se para.
  1. Filipinas es una de las mecas mundiales del buceo. Si te gustan las actividades acuáticas como el buceo (en sus diferentes variedades) o el snorkel, Filipinas es definitivamente tu destino.  Bucear a través de barcos japoneses hundidos en la II Guerra mundial, fondos de coral resguardados e intactos, magníficos peces y tortugas marinas… ¿sigo o ya te he convencido?
Submarinismo en Filipinas

Datos prácticos, ¿cómo preparar tu viaje? 6 puntos importantes a tener en cuenta

Ya está, te he convencido con mi introducción y en tu mente ya se dibuja como una posibilidad la visita a este paraíso. Ahora estás pensando en el cómo y el cuándo. Dame unos segundos y te daré los puntos principales a tener en cuenta. El dónde vendrá después, te describiré las zonas y mis propias recomendaciones para hacer recorridos perfectos y montarte el viaje de tu vida. Empecemos con el cuándo y el cómo:

¿Cuándo ir a Filipinas?

Si eres de los que puedes elegir, lo más recomendable son los meses de Enero a Mayo, que son los menos lluviosos. Que esto no te limite si sólo tienes los meses de verano para viajar. A pesar de ser meses de monzón no quiere decir que llueva todo el tiempo, ni mucho menos. Tendrás muchos días de sol y calor para aprovechar las playas. Y, en mi opinión, vivir una lluvia de monzón de vez en cuando tiene un encanto muy particular.

¿Cuántos días ir a Filipinas?

Desde una semana hasta el infinito y más allá. No te vas a cansar de Filipinas, y no creo que tengas ese problema. Más bien, al contrario, que sean muy pocos días de los que dispones. Yo creo que lo ideal son 15-20 días para conocer varias zonas. Pero si tienes menos, puedes centrarte en una de las zonas y hacerte un recorrido espectacular.

Documentación

  • Pasaporte con una validez mínima de 6 meses. Los españoles no necesitamos visado para viajar a Filipinas. Aquí te dejo la lista de los países exentos de visado para el resto de nacionalidades. ATENCIÓN, es portante que sepas que, como en muchos otros casos, te pedirán la prueba del billete de salida de Filipinas.
  • Carné de conducir. Si quieres conducir en Filipinas, y te recomiendo mucho alquilar moto y recorrer las islas, necesitas tu carnet de conducir. Si eres español con el carnet de conducir de España valdrá, sino necesitarás el carnet de conducir internacional (es un trámite sencillo).
  • Cartilla de vacunación, en el caso en el que viajes desde un país endémico y necesitas probar tus vacunas.
  • Seguro médico. No es obligatorio, pero sí altamente recomendable. Cualquier problema que puedas tener y suponga una hospitalización puede ascender a una suma muy jugosa si no llevas un seguro de viaje. Mi humilde recomendación.

Conseguir vuelos baratos

¿Ya sabes tus fechas? Compra el vuelo lo antes posible, y si lo haces por el buscador Skyscanner (algo que te recomiendo) no lo reserves el fin de semana, mejor por semana. Los precios varían. Más o menos cuenta con unos 500-600 euros por un billete de ida y vuelta si no es temporada alta.

Otra opción si no encuentras vuelos baratos es que vueles a Hong Kong, Singapur o ciudades asiáticas grandes y, de ahí, encuentres vuelos low cost a Manila o Cebú.

Internet en Filipinas

Algo esencial, Filipinas no tiene muy desarrolladas sus redes como para poder ofrecer Internet de calidad y el wifi de los hoteles no va a ser muy útil. La mejor opción es que, una vez que llegues al aeropuerto, compres una SIM card del país. La red 4G ya está bastante extendida y encontrarás muchas zonas en las que estar conectado sin problemas.

Alojamiento y Transporte

Existen infinidad de alojamientos muy buenos, es cuestión de que investigues a través de diferentes motores de búsqueda y webs especializadas. Si no vas en temporada alta, te recomiendo ir alquilando lugares a medida que vayas avanzando. A veces demasiada planificación previa te limita si quieres cambiar el itinerario en un momento dado o si cambias de opinión y encuentras un mejor lugar.

Deja cabida a la espontaneidad. Siempre encontrarás oferta en alojamientos y quizás, alguna que otra sorpresa y aventura. Un pequeño consejo viajero: explora los alojamientos “in situ” y pide los precios, casi siempre te saldrá más barato que online y podrás negociar.

En cuanto a transporte es importante que sepas que en Filipinas se viaje despacio, no te fíes de lo que pone Google maps. Ten en cuenta que siempre anochece sobre las 18h y que normalmente necesitarás varios transportes para moverte entre las islas. Investiga y sé realista con los tiempos.

¿Cuáles son los mejores lugares para ir en Filipinas?

Tras las razones para elegir Filipinas y algunos de los preparativos a tener en cuenta antes de empezar el viaje creo que ya estás en el momento perfecto para descubrir cuáles son los mejores lugares para que puedas diseñar con conocimiento tu propio recorrido por el país de las 7000 islas. Llegamos al dónde.


Filipinas tiene miles de islas y lugares donde perderte, que podríamos dividir en 4 grandes zonas y por orden de popularidad (no digas que no te lo pongo fácil):

  • La isla de Palawan, literalmente El Paraíso. Aquella imagen de la que hablábamos al principio cuando soñamos despiertos desde el trabajo con el lugar perfecto donde evadirte. Ese es Palawan, sin ningún lugar a dudas.

Dentro de Palawan encuentras cuatro lugares principales: El Nido, Port Barton, Corón y Puerto Princesa

  • El archipiélago de las islas Bisayas engloba islas espectaculares y enclaves de ensueño que no te puedes perder. Los lugares más sorprendentes y recomendados de Bisayas son Boracay, Malapascua, Bohol y Cebú.
  • Mindanao, la segunda isla más grande de Filipinas es la que se localiza más al Sureste del archipiélago. Mindanao esconde una perla llamada Siargao, la isla perfecta para los amantes del surf y, cualquiera con ganas de palmeras, lagunas, piscinas naturales y mucho ambiente.
  • Por último, la isla de Luzón está al Norte y es la más grande y con más población. En Luzón se encuentra Manila, la capital de Filipinas. Luzón, será por lo tanto la zona de mayor movimiento financiero, económico y político.

Puede que te preguntes, ¿cómo escojo?, ¿a dónde voy?, ¿cuánto tiempo necesito por zona? Esto de viajar es algo muy particular, hay gente que se toma su tiempo para viajar y lo hace con calma, saboreándolo, aunque vea menos lugares. Otros llegan con un cohete a modo de trasero y van a velocidad rápida porque así lo disfrutan. Sea cual sea tu caso, te doy unas indicaciones que puedes tomar como ritmo medio.

Si tienes una semana o 10 días quédate en una sola zona, si dispones de dos semanas o 20 días súmale otra zona y así sucesivamente. Sólo un poco de sentido común. Dicho esto, añado que nada te impide quedarte en una zona durante 15 días, a veces los lugares pueden atraparte y no querer marcharte de ellos. Por algo será… si es así, tómate tu tiempo y sigue tu intuición que es tu mejor compañera. Veamos cada zona en detalle.

Palawan o El Paraíso

Palawan

Llegué a Palawan una noche cualquiera. Mi avión desde Manila aterrizó en la ciudad más grande de la isla, Puerto Princesa. En el vuelo conocí a los que serían mis compañeros de viaje por los siguientes 4 días, un español y dos turcos llenos de anécdotas y alegría. Todos estábamos deseando conocer Palawan, esa joya del oeste filipino de la que tanto habíamos oído hablar y considerada una de las islas más hermosas del mundo.

Conseguimos un hostal a un muy buen precio ya que éramos 4 (una de las cosas buenas de viajar con gente), y tras una buena cena acompañada de una animada charla nos dispusimos a descansar antes de empezar a recorrer la isla, haciendo ya mil planes sobre dónde sería mejor ir y cómo. El primer recorrido fue en Puerto Princesa.

Puerto Princesa

Puerto Princesa

Puerto Princesa es la puerta de entrada a Palawan ya que es la capital de la isla y donde está situado el aeropuerto. Es un buen lugar donde empezar ya que allí es donde encontrarás supermercados, tiendas donde comprar cualquier cosa que necesites, informarte de los transportes, etc. y donde mejor cobertura móvil encontrarás en toda la isla.

Aunque te lo digo desde ahora, ir a Palawan es sinónimo de desconectar del mundo. Consejo viajero: saca suficiente dinero en Puerta Princesa, en el resto de la isla no será tan fácil conseguir un cajero que funcione y en muchos sitios no podrás pagar con tarjeta.

Hay cosas por hacer en Puerto Princesa, a mí me gustó especialmente el río subterráneo, que es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Me impactó bastante cómo el río serpentea, su recorrido, su edad y los animales en su interior. No podía saber cuando lo admiraba que esto era sólo el principio de todo lo extraordinario que Palawan tenía que ofrecerme. Desde mi humilde y honesta experiencia, Puerto Princesa es sólo el principio.

Si tienes bastantes días y te centras sólo en Palawan merece la pena descubrirla. Si vas con tiempo justo dejaría a un lado esta visita o le dedicaría uno o dos días solamente. Lo más sorprendente está por llegar.

El Nido

El Nido

Desde Puerto Princesa salen muchas Van (minibuses) hacia los otros lugares más turísticos de la isla. El primero al que llegué fue El Nido. El Nido es una pequeña ciudad que da la bienvenida a los muchos turistas que llegan. El Nido es famoso e imprescindible y es el punto estratégico donde quedarte unos días y realizar tours que abrirán tus ojos a Islas de anuncio y lugares que pensabas sólo existían en tus sueños. No exagero.

Lo mejor para hacer en El Nido:

  • Coger un barco e irte a explorar las islas de la bahía de Bacuit con un Island Hopping (excursiones en barco con varias paradas). Pasarán ante tus ojos islas paradisíacas y grandes muros de piedra de islotes de formas imposibles. Todo sobre un mar azul turquesa. De los 4 Island Hopping que te encuentras (A,B,C,D) te recomiendo el A y el C. Los recorridos son sencillamente alucinantes, pura belleza grabada en tu retina. Además con la posibilidad de hacer snorkel, kayak y relajarte en la playa.
El Nido
  • Descubrir el pueblo de El Nido. No te voy a mentir, El Nido es un pueblo caótico, perfecto para hacer de base y explorar los alrededores pero sin un encanto particular en sí mismo. Al mismo tiempo sí recomendaría explorar alguno de sus restaurantes y pubs para comer o tomar algo si sales de noche. Buen ambiente y buena música. En El Nido encontré por casualidad, además, una de las tiendas de ropa y accesorios más originales que vi en el país. Si estás por El Nido visita A Little corner of Paradise. Te aseguro que no los promociono con ningún interés, sencillamente me encantaron sus diseños y patrones.
  • Alquila una moto y lánzate a visitar las magníficas playas que hay en los alrededores. No sólo disfrutarás el paseo en moto sino que alucinarás con las playas que verás. Nacpan es quizás la más famosa. Imagínate esta postal: estar tumbado en una hamaca en una playa de arena blanca y mar azul turquesa intenso bebiendo una cerveza y degustando unas gambas a la parrilla mientras observas el mar ¿Crees que es demasiado bonito para ser verdad? Yo he estado en esa hamaca, y te prometo que es real. Otras opciones de playas cercanas son Las Cabañas, Corong Corong o Lio Beach. Desde Las Cabañas o Corong Corong puedes apreciar uno de los atardeceres más épicos que verás en tu vida, digno de la fotografía de una película. Para prueba, las fotos que verás en este artículo.
  • Anímate a hacer un recorrido un poco más largo en moto desde El Nido y visita Sibaltán, al este, uno de mis puntos favoritos en Palawan. Te recomiendo el hotel Erlittop Garden y sus idílicas cabañas. Si tienes la posibilidad prueba los masajes, el mejor que me dieron en Filipinas. El amanecer desde Sibaltán es delicado, como a cámara lenta para después ofrecerte la potencia y claridad de un sol que me recuerda a África, una gran bola naranja asomándose por el horizonte. Un regalo para mis ojos.

Port Barton

Port Barton es un pequeño pueblito de pescadores donde desconectar de todo lo externo. En Port Barton el tiempo se ha detenido y la vida local sigue su ritmo inalterada. No hay masas de turistas ni excursiones organizadas. Port Barton es la esencia de la isla de Palawan, sin calles asfaltadas ni vida moderna.

Un lugar donde conocer gente local, tumbarse en playas prácticamente desiertas y entregarse a la vida en slow motion. Leer, escribir, reflexionar mientras escuchas las olas del mar. En tu camino se cruzarán muchos niños jugando alegremente, chicos y chicas de sonrisa perpetua, y patos, perros, gallinas, y otros animales cruzando la calle como si se tratase de un humano más.

Port Barton

Los mejores planes de Port Barton:

  • Tumbarte en la playa sin plan, ese es el mejor plan de Port Barton, no tener plan. Si quieres hacerlo en una de las playas más impresionantes de Filipinas, date un paseo o coge un barco hasta White Beach. Yo fui caminando y volví en barco. En mi camino de ida mi boca no pudo abrirse más al ver la magnificencia de Coconut Beach, la playa que encontrarás antes de White Beach. Ambas son como un fondo de pantalla mental, cuando las veas entenderás por qué lo digo.
Coconut Beach
  • Hacer snorkel es una de las mejores actividades en Palawan en general y en concreto en Port Barton. Hay muchos pescadores que ofrecen servicios de traslado en sus barcos y que te llevan a descubrir los mejores puntos de inmersión.
  • Los atardeceres desde los chiringuitos de la playa de Port Barton son ya un clásico. Mi plan seguía así: Me siento en un chiringo siguiendo mi intuición, donde me guste la energía. La cadencia de movimiento de las olas, la atmósfera relajada, la naturaleza desbordante que nos rodea, la música bien escogida… Todo ayuda a sentirse cómodo. Y ahí llega la fiesta de los colores a medida que el sol desciende hasta ocultarse. Un espectáculo del que eres espectador en primera fila. Mientras tanto los pescadores recogen sus barcos amarrados completando una postal perfecta. 

Coron

Alejándote del movimiento del Nido encuentras un destino muy interesante y menos conocido. Hay grandes apasionados de Coron como su destino estrella y en los últimos años se perfiló como otro imprescindible dentro de Palawan. Los tours por las pequeñas islas son uno de los muchos atractivos del lugar además de su principal actividad: El buceo.

La ciudad de Coron situada en la isla de Busuanga se utiliza normalmente como la base desde la que acceder a las maravillas naturales que nos esperan en la isla de Coron en forma de lagos, lagunas y playas en enclaves inigualables. Bucear en Coron es pasear entre 12 barcos hundidos durante la II Guerra Mundial. Un paseo por un museo en el fondo del mar.

Bisayas

El archipiélago de las islas Bisayas se encuentra en el centro-este de Filipinas y engloba islas muy famosas y no tan famosas, muchas de ellas destinos perfectos para diferentes expectativas de viaje. Te cuento cuáles son las mejores opciones y qué puedes esperar de cada una de ellas. Así podrás barajar tus opciones y tomar mejores decisiones en tu itinerario.

Boracay

Isla de Boracay

La isla de Boracay es la más famosa de Filipinas para los turistas. Tiene dos atractivos muy marcados, la playa de White Beach, considerada la mejor playa de Filipinas y la activa vida nocturna. Boracay es el destino con más fiesta y diversión de Filipinas. Esto quiere decir que si, efectivamente está lleno de resorts y grandes cadenas hoteleras que ofrecen alojamientos y experiencias. Esto no es bueno ni malo, depende del tipo de viaje que quieras.

Si lo que quieres es comodidad y bastante actividad, Boracay es seguramente el destino que más se adaptará a ti. Uno de los grandes atractivos de Filipinas es la gran variedad de sus destinos y de su oferta. Si viajas en grupos grandes o en familia y quieres alojarte cómodamente con todo bien organizado Boracay también puede ser un destino ideal. Hay lugares para elegir y para todos los gustos. Esa es la belleza de la diversidad. Eso sí, sé respetuoso con el medio ambiente y con la magnífica playa de Boracay.

Malapascua

Isla Kalanggaman

Malapascua es una isla mínima que ocupa 2 kilómetros de largo por 1 de ancho. Pocas son las calles o carreteras asfaltadas en la isla, todo son pequeñas calles de arena.  Malapascua es a las Bisayas un poco lo que Port Barton es a Palawan, el lugar en el que la vida local no se ha visto inundada de influencias externas. Esto da maravillosos intercambios con los locales y una energía que te envuelve y te ata a esta isla.

La actividad estrella de Malapascua es el buceo. Malapascua es otro de los grandes focos de buceo en Filipinas. Pero también hay muchas otras actividades para disfrutar Malapascua para los que no bucean el ancho mar de Filipinas. Entre ellas, los paseos por playas idílicas, las visitas al faro, a un resort abandonado desde el que observar una vista espectacular o la excursión a la isla Kalanggaman y a su lengua de arena de más de 200 metros.

Bohol

En Bohol todo el mundo encuentra su sitio y su actividad. Hay de todo para todos, desde buceo para los fans de las inmersiones en la maravillosa isla de Balicasag, naturaleza exuberante de un verde brillante entre ríos y colinas como pasteles (Chocolate Hills), cascadas y arrozales para los aficionados a los trekking, incluso ambiente nocturno en Alona Beach.

Si quieres descubrir una isla con muchas facetas, un entorno natural con mil posibilidades, grandes fondos marinos y el punto justo de vida nocturna visita Bohol. Te sorprenderá muy agradablemente. Dicen que cada isla tiene su propio carácter y que desprende una energía particular. Quizás Bohol te atrape con el suyo.

Cebú

Si he puesto Cebú en último lugar en esta sección es porque generalmente Cebú es de paso obligado para los viajeros pero por cuestiones más bien prácticas. Cebú es una conexión perfecta hacia los diferentes destinos del país. Se trata de la segunda ciudad de Filipinas después de Manila y desde su aeropuerto se puede volar fácilmente tanto a destinos internacionales como nacionales.

Si decides quedarte un par de días en Cebú hay muchos planes que puedes explorar visitando templos y lugares históricos, importantes para la cultura filipina y para su historia o aprovechando para hacer algo de shopping en sus centros comerciales.

Hay muchas otras islas en el archipiélago de las Bisayas de las que no te he hablado. He decidido seleccionar las más importantes para que puedas combinarlas con tu viaje y conocer un poco de este maravilloso archipiélago. Si vienes con tiempo a Filipinas te gustará explorar otras opciones como Siquijor, Moalboal, Romblón, Bantayan y Sibuyan.

Mindanao

Mindanao es la segunda isla más grande de Filipinas e históricamente era donde se producían las especias con las que se comerciaba con Europa. Mindanao es la zona de Filipinas con más variedad en cuanto a paisajes. Allí podrás observar volcanes, altas montañas, amplias llanuras y largas playas de arena blanca. Paisajes complejos y evocadores donde perderte, o encontrarte.

Siargao

El paraíso del surf en Filipinas, la joya de ambiente relajado, seguro y fluido se llama Siargao. Hay mucho que decir de Siargao. Por supuesto hacer surf es la primera opción de posibles actividades. Si eres principiante o si es tu primera vez en Siargao encontrarás un monitor para ayudarte a precios muy asequibles. Los más pros del surf disfrutan como niños en Cloud 9, el lugar más mítico donde ir a surfear.

Cloud 9 viene de una expresión que en español se traduciría como el séptimo cielo. Y es que las olas en este punto de la isla tienen la forma tubular  perfecta para una increíble práctica de surf. Siargao tiene su propia competición de surf que tiene lugar en septiembre cuando la isla se llena de seguidores del mundo del surfing. Así que quizás no es el mejor mes para ir, a no ser que compitas, estás avisado.

Además del surf, Siargao te espera con otras propuestas como rutas por su carretera circular de impresionantes vistas, tour por islas vecinas, vida playera y ambiente nocturno. La mezcla de perfiles que encontrarás en Siargao es en sí un atractivo de la isla. La diversidad propicia una atmósfera ideal para conocer a nuevos contactos y compartir buenos momentos.

Luzón

Luzón es la isla más grande e importante de Filipinas y pertenece a los tres grandes grupos de islas del país. Además Luzón se sitúa también en el ranking de las 15 islas más grandes del mundo. Es la base política y económica de Filipinas y el lugar donde se concentra más población en el país, unos 48 millones de personas. También es donde se encuentra su capital, Manila. La ciudad más importante y desarrollada en el país.

Manila

Manila es una ciudad por la que pasan casi todos los turistas que vienen a visitar Filipinas. Sea Manila o Cebú, esas dos ciudades son lugares de paso para los que llegamos a Filipinas con la mente puesta en las muchas islas por explorar.

Manila es una ciudad en la que puedes pasar un buen par de días en tu camino hacia los paraísos perdidos. Yo descubrí en Intramuros, la zona amurallada de la ciudad, un legado histórico muy interesante. Pasear por Intramuros te da una visión de cómo era la ciudad de Manila como colonia española (Filipinas fue colonia española durante 3 siglos y luego americana durante más de 50 años para finalmente proclamarse independiente).

Es verdaderamente fascinante ver la huella que el español como lengua ha dejado en Filipinas. Las calles, nombres de lugares, personas, comidas,…. Eso sí, no esperes que nadie hable español, solamente algunas palabras.

Manila

Filipinas es un paraíso, ahora ya tienes información suficiente como para entender un poco por qué lo afirmo tan convencida. Y, créeme, los verdaderos paraísos son difíciles de encontrar hoy en día. En mi vuelta al mundo he ido observando cómo el alma de tantos sitios se ha ido perdiendo. Los paraísos han sido vendidos y comprados, explotados por muchos años. Y eso los ha hecho cambiar, alejarse de lo que eran para convertirse en destinos fáciles de donde sacar el mayor beneficio posible.

Necesitamos cambiar de mentalidad cuando viajamos, adaptarnos a los lugares y a sus tradiciones sin imponer las nuestras. Respetar los lugares tal como son, su ecosistema, su sociedad, aprender de esa diversidad que nos demuestra que hay tantas formas de vivir como personas. La forma en la que se ha viajado hasta ahora no es sostenible y ha provocado muchas pérdidas culturales, sociales, naturales,…

Ojalá esta guía de Filipinas te ayude a tomar una decisión si ya lo tenías en tu mente o a descubrir un nuevo destino que no conocías lleno de ricas experiencias esperándote. Te animo a seguir investigando si Filipinas te atrae, encontrarás buenas páginas donde inspirarte y completar toda la información que te he dejado aquí, sobretodo información práctica sobre los días que dedicarle a cada destino, consejos sobre tarjetas y dinero, información en detalle sobre los modos de transporte y experiencias de otros viajeros que te pueden enriquecer para preparar tu viaje.

No podría decir exactamente qué es lo que tiene esta tierra, puede ser el azul turquesa profundo del mar, la arena tan blanca o el verde brillante de la naturaleza alrededor. Quizás son los colores y su combinación. O quizás la hermosa sonrisa de su gente y su trato fácil y amable lo que lo convierten en un verdadero paraíso en todos los sentidos. Y no es por ser perfecto y comercial, más bien al contrario.

La forma en la que Filipinas me ha tratado me ha hecho sentir en ese paraíso con el que una vez soñaba despierta desde la ventana de mi oficina, el de las vacaciones perfectas de desconexión lejos del stress donde todo fluye sin obstáculos y la gente te trata con el mayor respeto, bondad y calidez. Los filipinos son excepcionales, gente muy acogedora y abierta. Pero claro, ellos viven en el paraíso, o quizás son sus guardianes.

Viaja mucho, viaja bien, y atrévete a explorar la belleza filipina. Y si lo haces, a tu vuelta, cuéntame cómo lo has vivido, qué experiencias o lugares te han marcado más, si te ha enriquecido y si no te has quedado con cientos de imágenes grabadas a fuego en tu retina para rememorar cuando vuelvas. Apuesto a que sí. Te espero para que me lo cuentes.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here