Si nos detenemos a pensarlo, en muchos países el aceite de oliva es un lujo que no está al alcance de cualquiera. En España, casi podríamos decir que fluye como el agua. Muchos aquí dirían que es el ingrediente más valioso de la cocina mediterránea, admirado por su sabor y sus cualidades saludables.

Josep Pla, una de las voces más antiguas e influyentes en el tema de la cocina catalana, dijo en su mítico libro “El Que Hem Menjat”: “Soy un gran admirador del olivo. Es el árbol más hermoso del mundo, el más simple y el más elegante”. Es una expresión que solo insinúa el profundo respeto por la aceituna y su jugo hecho aceite que está incrustado en la cultura española y catalana.

¿Por qué es el aceite de oliva un ingrediente tan especial?

Olivares catalanes

Como un buen vino, el aceite de oliva expresa las notas de su tierra, que quizás es lo que lo hace tan atractivo al paladar y podría explicar por qué ha sido un alimento básico de la dieta mediterránea durante tanto tiempo.


El cultivo del olivo tiene una larga trayectoria en España. Se acepta ampliamente que fue traído al país por los fenicios o los griegos, aunque el cultivo no comenzó hasta el 211 a. C. Sin embargo, una vez que llegó, llegó para quedarse. Hoy, España es el primer productor y exportador de aceite de oliva en el mundo, liderando a Italia en más de dos veces su producción en toneladas. España cuenta con 27 Denominaciones de Origen (DO), 12 de las cuales se encuentran en Andalucía. Catalunya alberga cinco DO y el cultivo del olivo se divide de forma bastante equitativa entre la Costa Brava, la Costa Dorada y Lleida.

Cataluña y su extensa tradición

Pa amb tomàquet

Catalunya está bendecida con un clima excelente para el cultivo del olivo. Sus valles protegen a los árboles del fuerte sol y los vientos, mientras que la poca lluvia asegura que no se mojen demasiado. Cada DO tiene un clima y un terruño particular, lo que le da a cada aceite un sabor único. La pizarra de los suelos del Empordà, por ejemplo, hace que los aceites de la comarca norte se impregnen de carácter mineral.

El paisaje catalán juega un papel importante en la producción de aceites de alta calidad. La combinación de pequeñas plantaciones, colinas empinadas, terreno seco y árboles de más de 300 años son algunos de los factores que permiten la producción de “aceites muy especiales”.

Un primer prensado conserva el aceite rico en nutrientes en un aceite de oliva virgen extra, mientras que el aceite que proviene de un segundo o tercer prensado pasa a los aceites de menor calidad. Una visita a estas almazaras es una excelente manera de tener una idea completa de cómo se elabora el aceite, desde la cosecha hasta el embotellado y etiquetado de los aceites.

Pero si eso no satisface tu apetito, puede hacer una parada en el Ecomuseu de l’Oli de la Pobla de Cèrvoles, el Museo del Aceite de Oliva de Castelldans o el parque temático del aceite de oliva en Les Borges Blanques, Lleida. Entre noviembre y enero, también hay muchos festivales relacionados con el aceite de oliva en toda la región.

¿Cómo saber qué aceite de oliva comprar?

Diferentes tipos de aceite

Comprar aceite de oliva puede ser un proceso abrumador, pero es importante recordar que elegir un aceite es en gran medida una cuestión de gusto personal. Los aceites de oliva pueden variar de simples a complejos, según la variedad, la región o si un aceite es de origen único o mezclado.

Al igual que el vino, las bebidas espirituosas y el café, los aceites de oliva también se clasifican por su calidad y se definen por sus notas de cata. Un aceite de oliva virgen extra monovarietal muy fino puede mostrar una nariz de almendras verdes tiernas, el rubor redondo de melocotones y albaricoques, la dulzura ligera de los frutos de lichi y la floración herbácea fresca de algo verde.

Si prefiere algo más ligero y suave, un aceite catalán local elaborado con arbequinas probablemente se adaptará a sus necesidades. Si su plato requiere un aceite de cuerpo más fuerte y más picante, es mejor elegir uno de los climas del sur de Andalucía, donde el clima produce sabores característicamente fuertes. Independientemente del tipo que elija, lo mejor es comprar aceite de oliva que venga en una botella de vidrio oscuro; esto ayuda a protegerlo de la oxidación, que puede causar la pérdida de valiosos nutrientes.

La ruta para conocer los aceites catalanes

Aquí encontrarás algunos lugares que permiten visitas y ofrecen degustaciones donde conocer más en profundidad el apasionante mundo de los aceites catalanes:

Mas La Boella

La Boella
La Boella

Uno de los hoteles gastronómicos de Cataluña, el Hotel Mas La Boella se encuentra entre 110 hectáreas de olivares. Hay un molino de aceite de oliva en funcionamiento en el lugar, y el hotel ofrece recorridos por el molino y degustaciones de su aceite de alta calidad. El restaurante, elegido como uno de los mejores del año en nuestro especial, también cuenta con un fabuloso menú degustación, donde cada plato se combina con un aceite diferente.

Identitat

Un pequeño productor de aceite de oliva dirigido por una pareja: Toni y Ariadna. Identitat tiene una de las vistas más increíbles quizás de toda Catalunya. También tiene una pequeña colección de aceites de oliva de muy alta calidad y ofrece recorridos por el pequeño molino, así como degustaciones.

Oli Migjorn

Foto web oficial de Oli Migjorn

Oli Migjorn, una finca de olivos relativamente nueva y de gestión familiar, se encuentra emplazada sobre un valle lleno de pinos en la región del Bages. La producción de aceite de oliva está experimentando un gran resurgimiento en esta región, y Oli Migjorn está a la vanguardia.

Oli de Ventalló

Este molino de aceitunas en el pequeño pueblo de Ventalló, cerca de Girona, está dirigido por otra pareja: Miquel y Josafina. Ellos están mezclando métodos tradicionales con prácticas modernas en busca del aceite perfecto. ¡Y los resultados son increíbles!


La Farga de l’Arion

El olivo más antiguo del mundo

Plantado por los antiguos romanos, La Farga de l’Arion es uno de los 35 árboles de más de 1300 años que se encuentran en el Museu Natural Oliveres Mil·lenàries de l’Arión. Este museo «viviente» es esencialmente un olivar muy antiguo, y se puede hacer un recorrido para descubrir la historia de los árboles, que es bastante especial.

También puede disfrutar de una degustación de algunos de los aceites que se producen en este huerto. La mezcla extra especial de Mil·lenàries de edición limitada está hecha con aceitunas de los árboles más viejos, por lo que vale la pena comprar una botella mientras estás allí.

Cooperativa de Pinell de Brai

¿Una “catedral del vino”? ¡Um, sí por favor! Cataluña cuenta con 24 bodegas modernistas conocidas como Catedrales del Vino por su tamaño y grandes diseños. Y uno de los mejores ejemplos se encuentra en la Catedral del Vi en Pinell de Brai.

A principios del siglo XX, las cooperativas agrícolas se formaron en toda Catalunya y realmente ayudaron a salvar la industria cuando las pequeñas granjas familiares podrían haberse extinguido. La enorme Catedral del Vi se erige como un monumento a la historia agrícola de España y a la arquitectura modernista de Catalunya. Fue diseñado por César Martinell, un discípulo del famoso arquitecto catalán Gaudí, y es una asombrosa combinación de diseño y funcionalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here