Eritrea es uno de los países más misteriosos del mundo. La mayoría de la gente ni siquiera sabe que existe este hermético país en África y los medios de comunicación se hacen poco eco de lo que ocurre en él. Eritrea es un misterio y una aventura que sólo aquellos buenos conocedores del alma africana y sus impactantes atractivos estarán más que dispuestos a asumir. Para los viajeros que quieren ver un destino diferente y lleno de maravillas todavía por descubrir Eritrea es un destino perfecto

A pesar de las duras condiciones políticas y económicas el país brinda un abanico de riquezas culturales, históricas y naturales que pocos han visto, y por lo tanto se mantienen intactas. Este pequeño país en el cuerno de África es un gran desconocido para la mayoría de viajeros. Su amplia costa está bañada por el singular mar Rojo y limita con Sudán, Etiopía y Yibuti. Hasta 1993 Eritrea formaba parte de Etiopía por lo que es uno de los países de más reciente creación del mundo. Su oferta a los visitantes se compone de un pasado histórico enorme, una gastronomía curiosamente italiana, grandes tribus y mercados donde se vende de todo.

Mujer en Asmara

Lamentablemente Eritrea se ubica en un puesto muy bajo en índices de desarrollo y su falta de libertad de expresión es abrumadora. Su líder, el general Afwerki, está en el poder desde 1991, considerado entonces como un héroe de la guerra de la independencia de Etiopía. En este respecto, no existen elecciones ni derechos de los ciudadanos. La sociedad está militarizada por lo que cada ciudadano se entrena militarmente a veces hasta los 20 años.


Los medios de comunicación rara vez informan sobre la situación en el país. Durante 2 décadas, poco más que soldados, refugiados y rebeldes se trasladaban a través de Etiopía y la frontera herméticamente cerrada de Eritrea. Hoy en día esta tierra de nadie está llena de actividad. Eritrea tiene la mayor cantidad de refugiados en el mundo, con más de 1000 personas que abandonan el país cada mes y el 80% de la población descontenta. No sin razón, se llama a Eritrea la Corea del Norte de África.

Esta difícil situación hace que por otra parte, al ser un lugar del mundo tan poco transitado (y por otra parte no inseguro) los descubrimientos que se hacen una vez allí son realmente asombrosos. El entorno y sus paisajes, las magníficas playas de una costa mimada por el mar Rojo. Los yacimientos arqueológicos y la diversidad étnica superan con creces su pequeño tamaño.

Las 5 visitas más impresionantes de Eritrea

Asmara

Asmara

La capital de Eritrea es una ciudad tan fascinante como elegante. Fue fundada por los italianos que la colonizaron en 1900 y la decoraron como la Sicilia de los años 20. Un escenario francamente difícil de encontrar en cualquier otro lugar de África o del mundo.

Asmara se encuentra a una altura de 2200 metros sobre el nivel del mar y cuenta con verdaderas perlas de la arquitectura vanguardista. En su época dorada bajo el influjo italiano Asmara era como una pequeña copia de la capital italiana. La guerra la hizo bloquear cualquier influencia exterior durante 30 años y mantener sus edificios intactos.

Keren y su mercado de camellos

Mercado de animales en Keren

Esta ciudad de provincia es famosa por su ambiente multiétnico y su animado mercado de ganado. Cada lunes temprano por la mañana se celebra el mercado de Keren donde no sólo se venden camellos sino también ovejas y vacas.  Keren está rodeado de una cordillera de gran belleza y en la ciudad se aprecian diversos estilos arquitectónicos. De ahí que el conjunto sea muy atractivo para los ojos del visitante.

EL yacimiento de Qohaito

Como hemos comentado los yacimientos arqueológicos son una de las visitas más impresionantes en Eritrea, en parte por su gran valor y gran conservación. Qohaito es quizás uno de los más impresionantes (abarcando 15 kilómetros de largo). Es también el testigo de un pasado que todavía permanece oculto, por descifrar. Qohaito fue una ruta comercial importante en su momento y está rodeada de muestras de edificios paleocristianos. Todo un misterio para los arqueólogos de todo el mundo.

Massawa o sus ruinas

Massawa

Massawa fue una importante ciudad costera donde tienes que pasear. La ciudad fue prácticamente destrozada durante la guerra pero todavía quedan las ruinas de su pasado glorioso que merece la pena explorar.

Las Playas

Eritrea posee algunas de las playas menos conocidas del mundo, descúbrelas. Estarás prácticamente solo con la belleza del mar Rojo frente a ti. Una vez en Massawa será fácil llegar a las zonas de playas cercanas y explorar la costa de este hermoso y desconocido país.

Algunos datos a tener en cuenta para tu viaje a Eritrea

Eritrea
  • La mejor época para viajar a Eritrea es de Octubre a marzo por sus temperaturas y clima en general. La época media serían los meses de abril, mayo y septiembre.
  • No puedes perderte el café en Eritrea, una deliciosa tradición. El café en Eritrea es uno de los mejores del mundo. Incluso las cafeterías más pequeñas tienen máquinas de café espresso de alto nivel. Una taza de delicioso café negro cuesta alrededor de 10 Nakfa.
  • La gente en Eritrea es pacífica y muy amigable, reciben con asombro y curiosidad al visitante y lo tratan con mucha amabilidad.
  • En Eritrea todavía habitan tribus en su “estado natural”, sin influencias, lo que lo hace uno de los países más especiales en el mundo.
  • La visa para Eritrea es una de las más difíciles de conseguir, tómate el tiempo de gestionarla.
  • Eritrea no es un país peligroso para el visitante pero sí complejo políticamente.
  • No hay cajeros en Eritrea así que necesitas llevar dinero y cambiarlo en el país. Lo mejor es llevar USD, obtendrás mejor cambio. El cambio oficial está en 1 USD = 15 Nafka
  • La conexión a Internet es de las peores en el mundo. La información online sobre Eritrea no está actualizada. Es posible que los restaurantes u hoteles que veas recomendados estén cerrados.
  • Sorprendentemente la población en Eritrea tiene un excelente nivel de inglés, quizá de los mejores que encuentres en África.
  • La cocina italiana es la más común pero también encontrarás deliciosos platos de cocina local.
  • El alcohol es bastante liberal en Eritrea. Producen su propia cerveza, ginebra, ron, vodka, vino y algunas potentes bebidas caseras. El licor importado también existe pero es muy caro (por supuesto) en comparación con el local. La ginebra parece ser la favorita entre los lugareños. Y es incluso más barata que la cerveza. Una gin doble cuesta normalmente alrededor de 17 Nakfa, incluso en buenos hoteles y restaurantes.
  •  La cerveza  Asmara (la única cerveza local) es sorprendentemente buena y está disponible en todas partes. La cerveza local se vende en botellas de cristal sin etiqueta en restaurantes y bares. Normalmente cuesta 20 Nakfa y hasta 35 Nakfa en lugares de alta gama.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here