5/5 - (1 voto)

Siempre es buen momento para descubrir el encanto, sereno y elegante, que guarda la ciudad de Oviedo, especialmente en su centro histórico llamado, cariñosamente, ‘el Antiguo’. Coquetas plazoletas y callejuelas flanqueadas por casonas señoriales y por numerosos establecimientos tradicionales son seña de identidad de la capital asturiana que, este 2024, es además capital gastronómica con el lema ‘la cocina que conquista’.

A la espléndida oferta cultural y artística de Oviedo ahora se suma la posibilidad de conocer mejor que nunca su rica y variada gastronomía. Desde populares sidrerías, a restaurantes con estrellas Michelín… son muchas las opciones para saborear esta ciudad, con todos los sentidos, descubriendo qué comer en Oviedo ¡Te costará elegir!

Los clásicos: fabada, cachopo y más

Fabada Asturiana
Fabada Asturiana

La fabada es, sin duda, uno de los platos más populares de la gastronomía asturiana y tomarlo en una visita a Oviedo es una excelente elección.

Se trata de un guiso sencillo que, para que resulte tan reconfortante como delicioso, han de cumplirse dos condiciones: ingredientes de máxima calidad, empezando por unas alubias que realmente sean fabes, algo que demuestra su Denominación de Origen, y continuando por embutidos (compango) igualmente exquisitos. La segunda condición es ese toque único que solo da la cocción a fuego lento, y el cariño en la cocina.

Hay otras ricas sugerencias para tomar fabes en Oviedo. Puedes optar por el también tradicional pote, hecho con verduras como el repollo y oreja de cerdo o por unas ricas alubias combinadas con almejas u otros apetecibles pescados o mariscos procedentes del cercano Cantábrico.

Los que prefieran algo más ligero y con intenso sabor a mar no deben dejar pasar la oportunidad de probar un magnífico pastel de cabracho, presente en la carta de numerosos establecimientos ovetenses.

Cachopo

Excelente propuesta para disfrutar de la buena mesa, sobre todo para aquellos de ‘buen comer’ es el conocidísimo cachopo que, modas aparte, es una receta cuyo secreto está en la carne de vacuno que debe utilizarse para elaborarlos. El cachopo lo forman dos filetes de ternera asturiana procedente de los valles, que resultan especialmente tiernos y jugosos. Entre los dos filetes se colocan lonchas de queso e ingredientes opcionales, desde jamón hasta cebolla caramelizada. Luego, se rebozan para que queden bien unidos y solo falta freírlos…  ¡ya tienes todo un platazo que hay que incluir en la mesa ovetense!

Con esa misma deliciosa ternera, se prepara otra exquisitez que hay que probar en Oviedo. Se trata de la carne gobernada, un rico estofado, muy suave, que suele llevar patatas, cebolla, pimientos… todo guisado en una aromática salsa al vino.

Quesos, sidra y otras delicatesen

Queso Cabrales
Queso Cabrales

Son más de 40 las variedades de queso que se elaboran en el Principado y en la capital gastronómica de este 2024 tendrás la oportunidad de probar la mayoría de ellas. En Oviedo, el queso no falta, tanto como apetecible tapa, acompañando a un ‘culín’ de sidra natural o un buen vino de Cangas (Denominación de Origen), como en forma de entrante, postre o ingrediente de salsas de potente sabor.

Degustar una tabla de quesos que incluya algunos de los más apreciados por su exquisitez y calidad como: Cabrales, Gamonéu, Casín y Afuega’l Pitu es una experiencia gastronómica que convence a los paladares más exigentes.

Si de tapeo hablamos, junto a los imprescindibles quesos otras propuestas tan deliciosas como originales que pueden degustarse en Oviedo son los oricios o erizos de mar (en temporada) y los callos asturianos o ‘a la moda de Oviedo’ (cortados en trozos más pequeños que los tradicionales callos a la madrileña).

Para los más golosos

Carbayones, trabajo propio de Tamorlán en Wikipedia

Los postres dulces, el chocolate y los originales pasteles son parte importante de la gastronomía ovetense. Visitar las tradicionales confiterías, algunas ya centenarias, como Rialto o Camilo de Blas, es parte de la ruta más deliciosa para recorrer la ciudad.

Entre las especialidades que hay que probar en Oviedo destacan los carbayones y los moscovitas. Los primeros son pastelitos de ligero hojaldre rellenos de una exquisita pasta de almendras y cubiertos de yema y azúcar. Como curiosidad, su nombre viene de un gran roble que existía en Oviedo y que tuvo que ser talado, a finales del siglo XIX, por las necesidades de expansión de la propia ciudad. Tan querido era este árbol que a los ovetenses se les sigue llamando cariñosamente ‘carbayones’, una palabra utilizada como gentilicio.

Por su parte, los moscovitas, muy conocidos en toda España, son delicadas galletitas, tipo teja, hechas a base de almendra Marcona molida y recubiertas de exquisito chocolate.

Otras opciones que harán las delicias de los más golosos son los tradicionales frixuelos, especie de crepes dulces típicos de toda Asturias o las casadielles, pequeñas empanadillas rellenas de nueces molidas, azúcar y anís. Como postre más popular, el arroz con leche es el colofón ideal a cualquier comida.

Los menús especiales: el desarme

Potaje de bacalao con garbanzos. Depositphotos

Durante todo el 2024, en la Capital Española de la Gastronomía, además de probar los platos estrella de la cocina ovetense, se podrá disfrutar de numerosas actividades relacionadas con los productos asturianos y sus distintas elaboraciones culinarias, desde catas y maridajes de quesos y sidra, hasta conferencia, presentaciones o cursos.

También, en fechas señaladas, se podrán degustar algunos de los tradicionales menús con los que Oviedo conmemora distintos acontecimientos o festividades.

El más conocido (y particular) es el menú del Desarme, que se ofrece a mediados de octubre. Aunque su origen no se conoce con certeza, se cree que pudo surgir cuando, en el siglo XIX, los ovetenses, defendiendo la ciudad de los ataques carlistas, decidieron elaborar un menú para ofrecer a las tropas enemigas que fuera tan rico y contundente que les hiciera bajar la guardia, aspirar a un buen reposo y, por supuesto quedar ‘desarmados’.

No se sabe si la historia o leyenda es cierta, pero el menú sigue vigente y son muchos los bares y restaurantes que se apuntan al desarme ofreciendo una potente propuesta que consiste en un potaje de vigilia (garbanzos, bacalao y espinacas) de primero, unos callos a la asturiana de segundo y de postre arroz con leche… sin duda, todo un menú con el que dejar al enemigo con pocas ganas de batallas.

Arroz con leche. Robynmac Depositphotos

En los últimos años también ha ganado popularidad el menú del Indiano coincidiendo con las fiestas de San Mateo en septiembre. Con él se trata de hacer un pequeño homenaje a los asturianos que emigraron a América.

Ideado por el chef Nacho Manzano, este menú consiste en: fabes con pantrueque (bola que se añade al caldo y se elabora con tocino, cebolla, perejil, harina de maíz, huevo y pimentón), albóndigas de ternera asturiana y gochu asturcelta (raza porcina autóctona) y de postre tartaleta de manzana con helado de vainilla.

Por último, la ya mencionada carne gobernada es el plato principal del menú que se prepara en Oviedo con motivo de la fiesta de la Ascensión, en mayo, y que además se completa con una menestra de verduras de proximidad y termina con la tradicional tarta de cerezas.

Opciones para todos los gustos y bolsillos ¿Dónde ir?

Plaza del Fontán en Oviedo
Fuente: Wikimedia/Carlos Cunha CC BY-SA 3.0 Plaza del Fontán.

Capital gastronómica es un reconocimiento que otorgan la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo junto a la Asociación de Hostelería de España. El nombramiento reconoce las cualidades de una ciudad respecto a su oferta gastronómica en combinación con sus propuestas culturales y de ocio.

Oviedo tiene una extensa oferta en todos estos ámbitos y este 2024 puede ser un excelente destino para disfrutar de su buena cocina y de los múltiples atractivos de la siempre reservada Vetusta.

A la hora de elegir lugar para tapear, comer o cenar las opciones son ‘infinitas’. En el en centro histórico, merece especial mención el centenario mercado de El Fontán donde conocer (y probar) productos asturianos de máxima calidad. Además, todo el casco antiguo, es un maravilloso entramado de calles y coquetas plazoletas donde no faltan bares, restaurantes y terrazas donde apuntarse a la animación reinante y a ricas sugerencias.

No puede faltar un paseo por la calle Gascona, conocida como el bulevar de la sidra y recorrido perfecto para saborear la emblemática bebida asturiana bien escanciada y acompañada de buenas viandas.

Buena zona para paladares exquisitos es también la llamada zona alta de la ciudad, en torno a la Plaza de América y calles como Valentín Masip, donde se encuentran algunos de los restaurantes más selectos de Oviedo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí