El pisco sour es una de las bebidas más auténticas y carismáticas de toda la coctelería de Sudamérica. Una bebida refrescante y alcohólica que a veces se convierte en motivo de disputa cuando dos países se enfrentan para atribuirse su origen. Ahora os hablaremos de eso y de más curiosidades que envuelven este cóctel, que se creara donde se creara, no se concibió para disputas, sino para celebraciones.

¿Qué es el pisco?

Variedad de piscos, Flickr, Jorge Gobbi

Lo primero que llama la atención del pisco sour es su nombre. ¿Qué es el pisco? Pues bien, el pisco es un aguardiente que se hace tanto en Perú como en Chile. Un aguardiente destilado a partir de las uvas locales, de las cuales se dice que la variedad peruana Quebranta es la mejor para luego el sabor del cóctel.

Y, ¿qué es el sour?

Vista de Iquique, Wikipedia, Diego Delso

Sour en inglés lo podemos traducir como amargar o agriar. Y el uso de esa palabra en inglés se debe a que parece que el precedente en Chile fue un cóctel llamado whisky sour. Se cuenta que en la ciudad costera de Iquique llegó un personaje inglés, Elliot Stubb, y este personaje abrió un bar en la zona portuaria y allí comenzó a experimentar diversos cócteles.


Uno de ellos sería whisky, limón de Pica y azúcar, todo bien agitado en la coctelera. Y por su peculiar sabor lo llamaría whisky sour. Eso ocurriría en el año 1872. Sin embargo, también hay quien dice que después cambió el whisky por el licor local, y así apareció el pisco sour, que por lo tanto tendría origen chileno.

El pisco sour peruano

Plaza de Armas de Lima, Pixabay, Adolfo Beato

No obstante, el otro país que se adjudica su origen es Perú. Allí se asegura lo inventó el propietario del Morris Bar de Lima en el año 1916. Y fue tal su éxito que desde ahí la fórmula fue pasando al resto de bares de la capital limeña, y luego al resto del país.

Es tal el aprecio hacia el pisco sour en tierras peruanas que incluso está declarado Patrimonio Cultural de la Nación. Y no hay acto protocolario organizado por las autoridades peruanas en el que falte este cóctel para obsequiar a sus invitados.

Un día festivo en su honor

Pero el rango de oficialidad del pisco sour no se queda ahí. Si se tiene la fortuna de estar en Arequipa o en otras ciudades peruanas el primer sábado de cualquier mes de febrero que nadie se sorprenda si se respira una ambiente de alegría especial. Esa jornada está reservada en todo el país para celebrar el día del pisco sour.

Preparar pisco sour en casa

Pisco Sour

Ni que decir tiene que el mejor pisco sour siempre será el que nos tomemos en esos dos países de origen. Y más aún si entramos a sus mejores coctelerías. La competencia entre ellas es máxima por realizar la mejor fórmula. Y desde luego que la mezcla de frescor, amargor y toque etílico nos va a encantar, y no dudaremos en hacernos con alguna botella de pisco, para luego recrear la fórmula en casa, deleitar a los amigos y viajar con el paladar.

Si es así, apúntate la receta.

Ingredientes del pisco sour

Haciendo un pisco sour, Pixabay, eKokkii

Así como otros platos de la cocina peruana, tan rica en matices y sabores, requieren de ciertos conocimientos en los fogones. En el caso del pisco sour no es así. Basta con tener los productos adecuados y buena muñeca para agitar la coctelera.

La receta es tan simple como mezclar dos o tres medidas de pisco, una de zumo de limón, otra de azúcar o de jarabe de goma, media clara de huevo y hielo. Y para rematar, al servir verter dos gotas de angostura. No hay más. Pero eso sí, es bueno tener los productos propicios. Por ejemplo, el mejor pisco es el de la uva Quebranta, la menos aromática. Mientras que los mejores limones son los de Pica o la variedad Tahití, siempre exprimidos en el momento y nunca llegando hasta la cáscara.

Y a partir puede haber variantes. Para los que les guste más fuerte, aumentar la dosis de pisco, o si gusta más amargo, sumar un poquito más de jugo de limón. Si lo haces en casa, prueba diferentes combinaciones, hasta hallar la que más te gusta.

Un brindis

Pisco sour, wikipedia, Dtarazona

Más allá de su origen, de leyendas y de orgullos patrios, es indudable que un pisco sour es un sabor inmejorable para traernos a casa tras un viaje a Chile o Perú. Sin olvidar que su elaboración sencilla es una alternativa a otros cócteles muy afamados como puede ser el ron-cola o el gin-tonic. En este caso, podemos decir que su sabor es más natural, al no incluir bebidas carbonatas industriales.

Así que a la vuelta siempre podemos brindar por las vacaciones pasadas y las que vendrán. Aunque eso sí, el pisco sour se bebe muy fácil, de manera que sin darnos cuenta podemos ingerir una buena cantidad de alcohol. Por ello, recomendamos beberlo con moderación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here