El Tour de Francia se ha convertido en las últimas décadas en uno de los mejores instrumentos de marketing para promocionar el turismo en nuestro país vecino. Todas las personas que, entre siesta y siesta, se han puesto delante de la televisión para ver alguna etapa se han enamorado seguro de alguno de esos encantadores pueblos de la campiña francesa o de los maravillosos puertos de los Pirineos y los Alpes.

Y es que, más allá de su estrecha vinculación con la historia del ciclismo, estas montañas se encuentran siempre en increíbles parajes naturales que las convierten en atractivos destinos turísticos. Por eso, queremos aprovechar el inicio de este Tour de Francia tan especial para recordar sus puertos más míticos.

1Tourmalet

Tourmalet
Tourmalet

Nos encontramos ante el más famoso de todos los puertos que suele atravesar el Tour de Francia. Se levanta 2.115 metros sobre el nivel del mar en los Pirineos franceses y el nombre significa algo así como “Camino de mal retorno”, que debe ser lo que piensan muchos ciclistas cuando se aventuran a subirlo.

Forma parte de la región de los Altos Pirineos y es un destino muy turístico en cualquier época del año. Durante los meses de nieve podremos disfrutar de los deportes de invierno en varias estaciones de esquí y durante todo el año cuenta con importantes atractivos cercanos como el Circo de Gavarnie, una de las cascadas más espectaculares de Europa, o de la bonita localidad de Lourdes, que se ha convertido en un importante centro de peregrinación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here