Laos, antiguamente llamado Lan Xang, era conocido como el Reino del Millón de elefantes. En sus frondosos y verdes bosques se encontraba una gran concentración de este precioso animal, el elefante asiático. Lan Xang, con su capital en Luang Prabang,  era un reino mucho mayor de lo que Laos es en la actualidad, sus fronteras sobrepasaban el territorio que existe hoy en día. Lan Xang se remonta al siglo XIV y duró hasta 1707.

Hoy en día el número de elefantes ha decrecido enormemente a lo largo de Asia, y de hecho, es un tema muy preocupante. Existen por fortuna varias asociaciones protectoras de elefantes, no sólo en Laos sino en los países cercanos. El elefante asiático, diferente al africano, es el cuarto mamífero más inteligente del planeta con unas desarrolladas capacidades afectivas y sociales. ¿Sabías que un elefante puede recordar a las personas y su comportamiento hacia ellos durante 50 años? Eso mismo significa tener memoria de elefante.

¿Por qué escoger Laos? 10 razones que te convencerán

Laos

Laos es un país que te sorprenderá por muchas razones. Olvídate de compararlo con Tailandia o Vietnam porque aún siendo vecinos, sus historias son muy diferentes y su exposición al turismo ha sido radicalmente opuesta. Laos ha vivido protegido durante muchos años del turismo de masa que invadió a sus vecinos y, por eso, esconde tesoros que merece la pena descubrir. Explorar Laos es como volver a la Asia del pasado, ¿te apetece? Te cuento las 10 razones por las que ir a Laos será un antes y un después en tus experiencias viajeras:


  1. Si te apetece viajar tranquilo, con calma, observando los paisajes increíbles y un modo de vida muy diverso al tuyo sin sentirte un guiri de gorro y cámara de fotos, Laos es tu destino. En Laos se viaja sin prisas, la propia atmósfera del país es relajada, como si el tiempo se hubiese detenido allí.
  1. La gente en Laos no ha estado conviviendo con el turismo masivo como pasa en Tailandia, por lo que todavía existe esa curiosidad en sus ojos por saber cómo llegaste hasta allí. Como ocurre en algunos otros países, como Myanmar, en Laos todavía es posible acceder a un intercambio real y verdadero con la gente autóctona.
Laos
  1. Los precios de alojamiento y comida son muy asequibles y la oferta es buena. Incluso sin haber estado tan expuestos al turismo, hoy en día los servicios de alojamiento y restaurantes están pensados en cierta medida para extranjeros por lo que es muy fácil viajar por Laos y con muy buenos precios.
  1. Hay una magia que rodea Laos cuando llegas, y en gran parte viene de su mayoritaria religión budista. Es increíble observar cómo la atmósfera de los países budistas se diferencia del resto. La manera en la que las personas se relacionan, el respeto por el otro y, por supuesto, los rituales específicos. El budismo hace de Laos un lugar increíblemente pacífico.
  1. El río Mekong ofrece postales de ensueño cuando viajas por el país. Los atardeceres sobre el Mekong son quizás los más impresionantes que haya visto en Asia. Laos es un país lleno de agua, de ríos que lo cruzan, de cataratas que lo decoran. Por eso es un país tan verde y húmedo, con una vegetación tan frondosa.
Laos – Foto de Simon Matzinger
  1. La diversidad étnica es un fenómeno de estudio en este hermoso lugar. Las grandes variedades de tribus, culturas, tradiciones y artesanías le confieren una riqueza extraordinaria. En Luang Prabang te recomiendo visitar el Museo de Arte tradicional y Etnología. Si te gusta traer piezas artesanales para casa, en Luang Prabang encontrarás auténticas maravillas, sobre todo textiles.
  1. Luang Prabang es una de mis ciudades favoritas en Asia, sino la que más. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y en ella hay más de 50 templos de una belleza sublime. Luang Prabang es una ciudad espiritual situada a orillas del Mekong y rodeada de montañas. Luang Prabang es una ciudad donde perderse, caminar y descubrir pequeños templos en los que eres el único visitante, tiendas de artesanías, deliciosos restaurantes y cafés desde los que observar cómo el sol cae sobre el río. Una ciudad donde siempre querrás volver.
Luang Prabang
  1. En Laos se puede viajar en barco casi desde todas partes, y es una de las experiencias que más te recomiendo. Viajar en barco en Laos es viajar sin prisas, observar el río, la naturaleza, los monjes con sus túnicas color azafrán y los locales realizando sus tareas diarias. Una de las formas más relajantes de viajar.
  1. Laos es naturaleza en estado puro. Encontrarás mil lugares a los que hacer un trekking y en los que no te cruzarás con casi ningún extranjero. ¿te lo imagines? Porque honestamente es algo inimaginable en la gran mayoría de los destinos de viaje hoy en día. Por eso Laos es una perla en Asia.
  1. Laos es un destino que todavía te ofrece una experiencia única, auténtica, verdadera. Laos es un respiro a los viajes llenos de autobuses de turistas, colas hasta para ir al baño y recorridos prefabricados. Es el país donde te sientes un explorador real viviendo aventuras reales.
Campo de arroz – Foto de Pascal Müller

Sólo te he dado 10 razones, te aseguro que hay muchas más que descubrirás una vez allí. Algunas ni podrás expresarlas en palabras sino en vivencias. Todas y cada una de las personas que conozco y que han visitado este mágico rincón del mundo han dicho lo mismo “Volveré”

Explorar lentamente, tomarte un café observando el fluir del río, caminar por un bosque perdido, conocer lo que esconden las sonrisas de los locales, saborear deliciosos platos y postres, admirar la belleza de las artesanías con técnicas tan antiguas como el tiempo, levantarte a las 5 de la mañana para asistir al ritual donde cientos de monjes piden limosna en la calle, asombrarte con templos llenos de historia,… Esto y muchas aventuras más es lo que encontrarás en Laos ¿Qué me dices?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here