La capital de Japón es una de las ciudades más avanzadas del mundo. De eso no cabe ninguna duda. La ciudad puede presumir de un buen número de barrios que ya viven en el futuro y en los cuales las últimas tecnologías y las nuevas tendencias no dejan de sorprendernos. La cultura tampoco escapa a este especial dinamismo y un buen ejemplo de ello es el barrio de Ikebukuro, una zona que está tomando un protagonismo muy destacado en Tokio.

En pleno corazón de la capital nipona se encuentra este distrito que forma parte del barrio de Toshima y que ha visto en este 2020 una serie de aperturas y renovaciones que han incrementado su interés no solo para la propia población local sino también para los turistas que visitan la ciudad. Entre todas ellas, la noticia más esperada ha sido la reinauguración de Hareza Ikebukuro, un gran complejo destinado a las artes escénicas.

Hareza Ikebukuro, un gran centro para las artes escénicas

Hareza Ikebukuro

Bajo el nombre de Hareza Ikebukuro se engloban una serie de instalaciones artísticas y atracciones que se han congregado alrededor del área oriental de este barrio. Entre ellos se encuentran el teatro Tokyo Tatemono Brillia Hall, el Centro Cívico de Toshima, el Parque Naka-Ikebukuro y el imponente edificio Hareza Tower.


El Brillia Hall es un espectacular teatro que fue remodelado en 2019 para ampliar su capacidad hasta las 1.300 butacas en su impresionante sala principal que suele acoger representaciones de algunas artes tradicionales japonesas como kabuki o rakugo. En su programación también podemos disfrutar de musicales o espectáculos de ballet, convirtiéndose en una de las nuevas referencias culturales de Tokio.

Sala principal de Brillia Hall

En su interior se encuentran otros interesantes espacios como el estudio Haresuta o la sala Harevutai. El primero es un innovador estudio audiovisual que se puede alquilar y que cuenta con todas las tecnologías necesarias para realizar grabaciones de vídeo y retransmisión en streaming. Muchos jóvenes japoneses lo usan habitualmente para grabar sus propios proyectos que luego suben a servicios como Niconico, una de las webs más utilizadas en Japón para el visionado de videos compitiendo en popularidad con Youtube.

Por su parte, Harevutai es la sala dedicada a la grabación musical y también acoge la celebración de actuaciones en directo tanto para bandas reales como para artistas virtuales. Y es que los conciertos de cantantes creados y diseñados por ordenador se ha convertido en una auténtica tendencia que ya lleva años triunfando en Japón y que, de hecho, llegó a España este año con los primeros conciertos de Hatsune Miku, la primera gran estrella virtual.

Junto al Brillia Hall, el Centro Cívico de Toshima cuenta también con algunas salas dedicadas al arte del maquillaje o del vestuario, consolidando un auténtico hub para los profesionales creativos.

Parque Ikebukuro Nishiguchi

Parque Ikebukuro Nishiguchi

Otra importante reapertura, que ha reactivado la vida lúdica en esta zona de Tokio, es el animado Parque Ikebukuro Nishiguchi, también conocido como Ikebukuro West Gate Park. Situado junto a una de las salidas de la estación de metro del mismo nombre es el auténtico centro social del barrio y uno de los lugares favoritos de la población local. Tanto de día como de noche, cuando adquiere una magia especial gracias a su bonito y moderno sistema de iluminado.

El parque gira en torno a un bonito juego de fuentes y dispone de un espacio llamado “Global Ring Theatre” dedicado a la música en directo con una completa agenda de conciertos y festivales de todos los estilos musicales. Tanto si hay actuación como si no, es muy recomendable parar un rato para relajarnos y tomar algo en su agradable cafetería al aire libre, que también cuenta con una espectacular iluminación nocturna en el anillo gigante que se levanta sobre el lugar y que da nombre al parque. En definitiva, un oasis de paz en mitad de la siempre bulliciosa capital japonesa.

IKEBUS

Otra de las novedades de Ikebukuro es el nuevo autobús IKEBUS, un sistema de transporte que ofrece una manera diferente de moverse de un punto a otro del barrio. Se trata de un innovador autobús que te llamará la atención por su curiosa forma, su color rojo y su original decoración interior. Un viaje en IKEBUS cuesta tan solo 1,60 euros y permite realizar una ruta circular con paradas en las estaciones de Ikebukuro, Hareza y Sunshine City.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here