En el interior de Girona, una revolución silenciosa y sostenible contrasta notablemente con la animada y turística Costa Brava. Mientras las playas y los resorts de la costa atraen a multitudes en busca de sol y ocio, en el interior, iniciativas ecológicas y proyectos sostenibles están cambiando la forma en que tanto los locales como los visitantes perciben y experimentan esta región histórica.

Esta transformación resalta un entendimiento más profundo y respetuoso de la oferta turística, ofreciendo una alternativa a la vida costera con una aproximación más calmada y consciente, centrada en la preservación del patrimonio natural, gastronómico y cultural de Girona. ¿Nos acompañas a conocerlos?

La Vinyeta: protegiendo la identidad del Empordá

José y Marta, fundadores de La Vinyeta

En el corazón de Girona, se encuentra La Vinyeta, una bodega que es el resultado de un sueño, la pasión y el rescate de la tradición vitivinícola. Esta historia comienza en 2002, cuando un viticultor local, sin herederos y desencantado con el futuro de su trabajo, decide vender sus viñedos. Conocedores de su situación y guiados por una amistad recién formada, José y Marta, dos jóvenes ingenieros agrónomos, deciden tomar un camino audaz: comprar estas tierras y darles nueva vida.

La Vinyeta empezó con solo 4 hectáreas de viñas viejas, herederas de variedades tradicionales como la cariñena y la garnacha. A pesar de no venir de familias de viticultores -eran carniceros de profesión-, estos jóvenes emprendedores, con el apoyo del antiguo propietario, se embarcaron en un desafío que cambiaría sus vidas. Estudiando durante la semana y trabajando los fines de semana, transformaron su afición en un compromiso serio. Pronto se dieron cuenta que, para ser sostenibles, necesitaban expandir sus horizontes.

Viñedos de la Vinyeta

Años después, una oportunidad única se presentó con la oferta de campos adicionales, previamente propiedad de un gran propietario local, conocido como “el señorito”. Estos terrenos, aunque abandonados y sin viñedos previos, ofrecían suelo fresco y fértil, ideal para el cultivo de nuevas cepas. Contrariamente a los pronósticos de los viticultores locales, las viñas plantadas prosperaron, desafiando las expectativas y revitalizando terrenos que habían permanecido yermos durante décadas.

El cambio climático y la sequía persistente de los últimos años ha obligado a José y Marta a innovar en su búsqueda de un cultivo ecológico y sostenible. Por ejemplo, han aplicado arcilla blanca en las hojas de las viñas para protegerlas del sol y promover la retención de agua. Además, mantienen la vegetación natural para prevenir la erosión y mejorar la calidad del suelo con ayuda de algunos rebaños de ovejas en trashumancia. Estas medidas, aunque modestas, han demostrado ser eficaces en la mejora de la resiliencia de las viñas frente a las condiciones climáticas adversas.

En cuanto a la producción de vino, La Vinyeta ha crecido exponencialmente desde sus humildes comienzos. Actualmente, trabajan unas 90 hectáreas, incluyendo viñedos alquilados, y producen alrededor de 170.000 botellas al año. Su enfoque en variedades tradicionales y autóctonas, como la garnacha blanca y la cariñena roja, refleja un compromiso con la preservación de la biodiversidad y la identidad de la región.

Producción de queso de La Vinyeta

Las inquietudes de José y su equipo no descansan y, además del vino, el proyecto de La Vinyeta también incluye la elaboración de unos magníficos quesos, que se producen en unas nuevas instalaciones adyacentes, aceites y sus famosos huevos “estrellats” que cada día recogen de un grupo de gallinas autóctonas que viven en semi libertad bajo el cielo estrellado del Empordá.

Visitas guiadas

El recorrido incluye un paseo por los viñedos y olivos, donde los visitantes pueden aprender sobre el proceso de producción del vino, desde la recolección de la uva hasta su transformación en vino con una cata al final. Además, la visita ofrece opciones adicionales para una experiencia más completa, como un desayuno entre los viñedos o un almuerzo tipo picnic, disponibles bajo reserva previa.

Precio:

18.50 € adultos

5.50 € menores de 18 años

3.50 € menores de 12 años

Gratis para menores de 3 años

Consultas: [email protected]

Mas Generós: Un hotel boutique y botánico

Mas Generós

Hace cinco años que Eugènia transformó una casa con registros históricos en la pequeña población de Fonteta para diseñar lo que terminaría siendo Mas Generós, un hotel boutique que te hace sentir como en casa. Bueno, realmente te hará sentir bastante mejor que en tu casa.  

Mas Generós emerge como un rincón único del Baix Empordà, donde la naturaleza y el legado cultural se entrelazan para ofrecer una experiencia de desconexión y enriquecimiento. Este espacio es más que un simple alojamiento, es un homenaje a la vida sostenible y a la cultura.

La historia de Mas Generós se remonta al siglo XVII, cuando la masía era un centro de producción de cerámica artesanal. En 2014, decidieron restaurar esta antigua casa, preservando su arquitectura original para rendir homenaje a su rica historia. La conservación de elementos como las bóvedas de la planta baja, datadas en 1698, y la utilización de técnicas constructivas ancestrales, reflejan el compromiso de Eugènia con la preservación del patrimonio.

Eugènia, propietaria de Mas Generós

El nombre no es casualidad. Derivado del latín “generare”, el objetivo del proyecto es generar experiencias, promover encuentros y diálogos que mejoren el mundo o, al menos, lo remuevan un poco. No solo buscan ofrecer un lugar de descanso, sino también un espacio para el enriquecimiento personal y colectivo. Y lo consiguen a través de conciertos, charlas, talleres o la posibilidad de realizar retiros artísticos en una bonita cabaña escondida en su “jardín secreto”.

El hotel combina un bonito conjunto de instalaciones interiores como una sala de música, biblioteca, sala de yoga, y una piscina purificada con sales de magnesio, con un espectacular jardín exterior que incluye una huerta, un campo de árboles frutales y un jardín botánico con una impresionante colección de flores y plantas que son el gran tesoro de Iolanda Bustos, la chef del restaurante del hotel y una auténtica erudita del mundo de las flores, como explicamos a continuación.

El compromiso con la sostenibilidad también es omnipresente en Mas Generós. Desde la reutilización de materiales y el uso de técnicas constructivas tradicionales hasta la aplicación de tecnologías avanzadas para minimizar la huella ambiental. El aprovechamiento de recursos naturales como la geotermia y la recolección de agua de lluvia, junto con un cuidadoso manejo de los jardines y huertos, son una prioridad desde el inicio.

Iolanda, la chef de las flores

Iolanda Bustos

Mas Generós no es solo un lugar para alojarse, sino un escenario para vivir experiencias culinarias únicas. La culpable es Iolanda Bustos, responsable gastronómica del hotel y de los fantásticos menús que podemos degustar en el encantador comedor que sirve como restaurante.

Originaria del Ampurdán, Iolanda aporta su conocimiento profundo de la cocina tradicional y de vanguardia para crear recetas que capturan los sabores auténticos de la región. Junto a Amàlia Subiranas, la cocinera de la casa, Iolanda lidera un equipo apasionado que transforma la belleza del paisaje circundante en experiencias culinarias memorables.

Una experiencia única que ofrece el hotel es una clase de cocina privada con Iolanda. Los huéspedes pueden acompañarla por el jardín y la huerta para recolectar flores y vegetales que después se utilizarán en la preparación de un menú personalizado. Esta inmersión culinaria se complementa con una selección de los mejores vinos del Ampurdán. El precio de esta experiencia es de 450 € para hasta 4 personas, con un coste adicional de 100 € por cada persona extra.

Abellaires Empordanesos: Luchando por una apicultura sostenible

Marc Arumi de Abellaires Empordanesos

También en la región de Empordà, se encuentra una joya oculta de la apicultura: Abellaires Empordanesos. Esta fascinante empresa se dedica no solo a la producción de miel sino también a la preservación de las abejas, desempeñando un papel crucial en el mantenimiento del equilibrio ecológico y la biodiversidad de la zona. Su historia y métodos ofrecen una ventana única a las complejidades y maravillas de la vida de las abejas, un tema que cobra cada vez más importancia en un mundo consciente del cambio climático y la sostenibilidad.

La miel de Abellaires Empordanesos es el producto de un intrincado proceso natural y del cuidadoso manejo humano. Las abejas recogen néctar, lo enriquecen con enzimas y transforman su textura hasta lograr esa consistencia dorada y cremosa que caracteriza a la miel de alta calidad. Este néctar es almacenado en celdas hexagonales de cera, donde las abejas reducen su contenido de agua, dejándolo en un 15% aproximadamente, antes de sellarlo para su conservación. Una vez que las abejas han llenado los panales y sellado la miel, los apicultores utilizan una centrifugadora para extraerla sin dañar las estructuras de cera. Esta técnica asegura que la miel mantenga su aroma y propiedades naturales, evitando el sobrecalentamiento que podría degradar su calidad.

Abellaires Empordanesos

La cera de opérculo, un subproducto de la extracción de miel, es otro tesoro de Abellaires Empordanesos. Esta cera de alta calidad, producida por las abejas para sellar la miel, encuentra uso en diversas aplicaciones, desde cosméticos hasta productos médicos, demostrando la versatilidad y el valor de los productos de la colmena.

Sin embargo, la producción de miel en Empordà enfrenta desafíos significativos, principalmente debido a las recientes temporadas de sequía. Estas condiciones adversas han disminuido la disponibilidad de néctar y polen, obligando a los apicultores a alimentar a las abejas con sustitutos nutricionales. Otro enemigo muy presente es el ácaro varroa, un parásito que debilita a las abejas y puede destruir colmenas enteras. En respuesta, han adoptado métodos de control ecológicos, que, aunque menos efectivos que los químicos, son más sostenibles y seguros para las abejas y el medio ambiente.

Visitas Guiadas

Una visita a Abellaires Empordanesos comienza con el grupo reuniéndose en la ubicación para equiparse con trajes de apicultor. Una vez en el apiario, los visitantes reciben una explicación sobre el entorno y la flora melífera local. El punto central de la visita es la apertura de una colmena, donde se pueden observar las diversas tareas que realizan las abejas y el funcionamiento general de la colmena.

Después de la experiencia en el apiario, hay un espacio para preguntas y dudas, seguido de un regreso a la tienda. En la tienda, los visitantes disfrutan de una breve visita al obrador y una cata de tres tipos de miel producidas por la explotación.

Precio:

Adultos: 35€
Menores de 4 a 14 años: 19€

Som Formatgers: pasión por el queso en Ripollès

Guillem, fundador de Som Formatgers

En el corazón de Ripollès, dos jovencísimos emprendedores, Guillem y Neus, están redefiniendo la forma en que experimentamos el queso con su innovador proyecto “Som Formatgers”. Desde 2021, su iniciativa “Tastets de Formatge” ha estado iluminando las queserías locales y sus historias únicas, ofreciendo un portal a la rica tradición quesera de la comarca.

El proyecto “Tastets de Formatge” representa mucho más que una tienda de quesos en Ripoll. Es un movimiento que busca conectar a las personas con los pequeños productores, creando conciencia y valor por el queso catalán de alta calidad. Con un enfoque en la educación y la participación, “Som Formatgers” no solo vende quesos, sino que también organiza talleres y catas que involucran a toda la comunidad, incluyendo a los más jóvenes.

“Som Formatgers” es más que una marca; es un testimonio de amor y dedicación hacia la artesanía del queso. Con cada cata, taller, y visita, Guillem y Neus no solo comparten quesos exquisitos, sino que tejen una historia rica en cultura, tradición y pasión por el territorio.

Visitas guiadas:

Som Formatgers organiza una serie de actividades gastronómicas. Entre ellas, destacan las Catas de Queso, que se llevan a cabo en restaurantes como Dachs y Reccapolis, donde los participantes pueden descubrir una selección de queserías catalanas. Además, organiza talleres de quesería y requesón para adultos y niños, diseñados para ofrecer una visión global del proceso quesero, desde la visita a la granja hasta la elaboración y cata de quesos. Estos talleres y actividades están orientados a proporcionar una experiencia educativa y entretenida, conectando a los participantes con la riqueza gastronómica y cultural de la región.

Mas el Mir: Un sueño hecho realidad en el Valle de Ripoll

Mas el Mir

Rodeado de un paisaje majestuoso, a los pies de los Pirineos, encontramos Mas el Mir, un hotel rural que es un verdadero oasis de paz y bienestar. Este lugar no es solo un alojamiento, sino el sueño hecho realidad de Eva, una valiente emprendedora cuya pasión por la hospitalidad transforma cada estancia en una experiencia única.

Datado en 1366, Mas el Mir es una masía con una rica historia y una arquitectura que mezcla lo tradicional con lo moderno. Al entrar, los visitantes son recibidos por la siempre sonriente Eva y se encuentran con un patio central que es el corazón del lugar, con un porche tradicional, piscina y zonas de descanso, todas enmarcadas por las impresionantes vistas al valle.

La piscina, situada estratégicamente para aprovechar las mejores vistas, utiliza un tratamiento de electrólisis salina sin químicos, ofreciendo un refrescante escape en aguas cristalinas.

Eva, propietaria de Mas el Mir

El interior de la masía, decorado por Eva con un gusto exquisito que fusiona lo mediterráneo con lo tradicional, ofrece amplios espacios comunes. Los visitantes pueden disfrutar de música en vinilo en la sala de estar, sentir el calor de la chimenea en el pequeño saloncito de la entrada o, simplemente, dejarse llevar por el ambiente acogedor y lleno de carácter de cada rincón.

Las habitaciones dobles, con nombres inspirados en la flora local, son todas diferentes y combinan un estilo rústico minimalista con modernas comodidades. Mas el Mir también cuenta con “La Caseta Petiteta”, un encantador apartamento con chimenea, cocina y jardín privado, ideal para una experiencia más íntima para una familia o un pequeño grupo de amigos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí