«Bajo ese cielo impasible, vertical, inquebrantable» como solo es posible en Asturias, se sitúan las cuencas mineras. Un pasado tan próspero como duro vaticina que la visita al Ecomuseo minero de Samuño será de todo menos aburrida. Suena a cliché pero es que cuando te encuentras cara a cara con una excursión de un día como esta, te das cuenta de que no todo lo concebido como turístico debe desecharse porque sí.

De hecho, en esta ocasión conoceríamos uno de los lugares en los que se percibe intensamente todo el esfuerzo, sudor, las lágrimas de un pueblo minero. Pero también la vida cotidiana de unos hombres y mujeres que hoy en día está prácticamente extinta. Esto es todo lo que debes saber para hacer una visita a este ecomuseo.

Recuerdos de una visita a la estación de El Cadaviú

Ecomuseo minero de Samuño – Foto de la página oficial del museo

Con algunas de las mejores reseñas que se pueden encontrar en la red, el Ecomuseo Minero Valle de Samuño compite con otras visitas análogas a la cueva del Soplao en Cantabria que no siendo mineras compiten por lo pintoresco de la experiencia. Impregnado, además, de ese valor histórico único y diferenciador, nuestra visita comienza en el centro de Interpretación que es la antigua estación de Cadaviú en donde elegimos una visita guiada.


Es en este punto en el que se nos explica que estas minas comenzaron a funcionar en el pasado siglo XIX y que hasta nuestros días han sido el medio de vida de los residentes del Valle de Samuño.

Nos explican, además, que el Ecomuseo es un proyecto ideado para mantener y preservar el patrimonio cultural y natural del valle por lo que no solo viajaremos en un verdadero tren minero sino que además estaremos colaborando en que todo lo que vemos a nuestro alrededor continúe siendo tan hermoso como hasta ahora. También descubrimos que el museo es relativamente nuevo. Inaugurado el 15 de Junio de 2013, ha recibido unas 60.000 visitas aunque se estima que sean muchas más ahora que se está empezando a conocer.

El edificio mantiene la estética de la estación de El Cadaviú, ya desaparecida. Dentro se completan las explicaciones profesionales con una exhibición de equipamiento minero y una exposición de fotografías, audiovisiual y paneles informativos.

En lo profundo de la tierra en el tren minero del Ecomuseo de las minas de Samuño

Mapa del recorrido en el ecomuseo de Samuño
Mapa del recorrido en el ecomuseo de Samuño

Cuando empezó nuestro viaje no nos esperábamos que nos sorprendiera tanto. Quizás porque ya habíamos visitado algunas de las cuevas más famosas de España y, aunque esta era una mina, esperábamos que fuera un poco «más de lo mismo». He de admitir que adoro este tipo de visitas así que no me importaba que fuera una más.

Pero es que no lo fue. Ni mucho menos. La experiencia de subir a un tren de mina real nos transportó a nuestra más tierna infancia, en esa época en la que nos imaginábamos cómo sería el olor a mina, trabajar en las profundidades. Quizás estemos demasiado influenciados por el señor J.R.R Tolkien pero lo cierto es que durante el recorrido en tren de 2 kilómetros nos sentimos un poco más cerca de las Minas de Moria. Antiguamente este tren transportaba el carbón que se extraía de la tierra al Valle de Samuño.

Ecomuseo minero de Samuño – Foto de la página oficial del museo

Puede que cuando se visita el Ecomuseo se tienda a pensar que el núcleo central de la excursión es el recorrido en tren. Es cierto que es lo más espectacular pero no lo es menos la Casa de Máquinas de corte modernista, muy propio de la arquitectura industrial asturiana de la que aún se conservan numerosos edificios. El guía nos contó que esta es una pieza clave que albergaba la máquina de extracción del pozo. Pero, ¿Por qué un pozo en una mina?

Si no tienes ni idea de cultura minera, como era nuestro caso, pensarás que quizás estaba ideado para proveer de agua a los mineros. La realidad es que era una pieza mucho más clave de lo que esperábamos ya que se encargaba de subir y bajar las jaulas que hay entre las plantas del exterior y del pozo. Este estuvo activo hasta 2001, con lo cual es uno de los más recientes en cuanto a actividad en combinación con su gran antigüedad.

Información práctica para tu visita

  • La reserva se puede realizar por teléfono en el 984 082 215 o a través del sitio web de la empresa. Podrás consultar los horarios de visita.
  • Los precios por ticket individual son de 10€ para adultos y 4€ para niños. La tarifa reducida para grupos específicos es de 5€ en todos los casos.
  • Se recomienda presentarse 15 minutos antes en la estación para retirar las entradas y comenzar la visita.

No nos esperábamos una visita tan completa que, con una duración de 2 horas aproximadas, se convierte en un buen plan que podemos complementar con un agradable paseo por las inmediaciones de la Cuenca Hullera Central Asturiana y de la ribera del río Samuño.

Completando la visita

Panorámica aérea de Langreo y el valle del Nalón

Nosotros decidimos completar la excursión conociendo un poco más del valle del Samuño. Y es que este fabuloso paisaje es también la evidencia de un pasado en el que los mineros se dejaron la sangre y el sudor (posiblemente también las lágrimas) en extraer el carbón que daría de comer a sus familias.

Hoy quedan un puñado de vestigios de ese sufrimiento y de esa lucha que pudimos ver en nuestro viaje; desde planos inclinados hasta cables aéreos, de líneas de ferrocarril a lavaderos del mineral. No te dejes engañar por la proliferación de colinas en la zona. Realmente este valle, ahora cubierto de vegetación, formó parte de estas elevaciones de tierra con las escombreras que los mineros sacaban del interior de la tierra.

¿La mejor idea? Elegir los horarios de la mañana para poder visitar la zona por la tarde y entender mucho más lo que fueron 175 años de la historia industrial de Asturias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here