Ya ha llegado el momento de moverse, de pasear, de descubrir tu ciudad de nuevo. Esta nueva etapa nos trae muchos cambios y en Barcelona más que nunca. Moverse por la ciudad nunca había sido tan fácil. Barcelona sin turistas se parece a la Barcelona de por lo menos 10 años atrás. Las terrazas que antes estaban copadas de idiomas extranjeros ahora pertenecen a los locales. Sin masificaciones Barcelona vuelve a ser el lugar bohemio y relajado que solía ser y sus habitantes vuelven a recuperarla ¿Te vas a perder redescubrirla?

Saca tus mejores zapatillas, o el calzado más cómodo que tengas, y lánzate a las calles. Te contamos una ruta de lo más alternativa, en la que podrás caminar, vagabundear, deambular y perderte por calles y caminos que quizás hace años que no pisas descubrirlas de nuevo como si la masificación turística no hubiese existido (o casi). Toma nota y explora la ciudad como la primera vez, con ojos nuevos y mucha tranquilidad. Esto te dará una mejor perspectiva de la maravilla que es esta ciudad a orillas del mediterráneo.

Las callejuelas del mundo antiguo

Borne

Esas pequeñas plazas con terracitas en el rincón más escondido, las tiendas de diseño alternativo, los edificios históricos que han sido testigos de tantas épocas, las callejuelas escondidas. El Born es eso y más. Vuelve a sorprenderte descubriéndolo.


Visita el antiguo barrio de la Judería, uno de mis preferidos para perderse y donde está una de mis tiendas favoritas para los amantes de Japón. Es el momento de disfrutar el Patrimonio de nuevo, hacer visitas a los pequeños museos, a las galerías ocultas, a las tiendas de antigüedades.

La avenida de los nobles

Casa Batlló

Si eres fanático de los paseos urbanos y no te importa tener que compartir el pavimento, entonces el Passeig de Gràcia es un gran paseo urbano. Partiendo de la Plaça de Catalunya y extendiéndose hasta los límites del barrio de Gràcia, esta calle alberga algunos de los edificios más famosos e impresionantes de la ciudad, como la Casa Batlló y La Pedrera (infórmate sobre los conciertos de Jazz en su azotea). Con más de un kilómetro de largo, subir por una acera y bajar por la otra de la calle más noble de Barcelona siempre es una delicia para la vista.

Senderismo desde la ciudad

La Carretera de les Aigües es una de las rutas de senderismo más populares del centro de Barcelona, ​​ya que combina la sensación de estar al aire libre con unas vistas bastante impresionantes. El sendero discurre a lo largo de la montaña Tibidabo en las afueras de la ciudad, sin embargo, es completamente plano; de hecho, recibió su nombre, «Camino de las Aguas», de las tuberías de agua que solían correr a lo largo de él.

El sendero tiene nueve kilómetros de largo y se encuentra a unos 450 metros sobre el nivel del mar, ofreciendo vistas panorámicas excepcionales de la ciudad y el mar. Para llegar allí, deberás caminar cuesta arriba desde Vallcarca o tomar un taxi hasta el comienzo del sendero.

El castillo de la colina

Castillo de Montjuic – Foto de Wikipedia

Ubicado en la cima de la colina de Montjuïc, el castillo ha existido en alguna forma desde la Edad Media temprana. Para llegar al castillo de Montjuïc, puedes comenzar en la parte inferior de la colina, lo que haría una caminata larga con una pequeña escalada, o tomar el autobús número 150 que te deja justo debajo de la entrada.

Desde allí puede completar un recorrido panorámico por el castillo, con vistas al puerto y al aeropuerto. Intenta hacer coincidir el paseo con el horario de apertura del bar al aire libre, La Caseta del Migdia, en la parte posterior del castillo.

Los jardines Grec, Laribal y Joan Maragall

Comenzando en el barrio de Poble Sec, sube por el Passeig de l’Exposició donde encontrarás la entrada a los Jardines del Teatre Grec, que lleva el nombre del teatro al aire libre tallado en la roca y modelado en un antiguo anfiteatro griego.

Después de tomarte un tiempo para observar los alrededores, sube las impresionantes escaleras del Generalife, bordeadas de cascadas, para llegar al Jardín Laribal. Puedes terminar con un paseo por el Jardín Joan Maragall, que se extiende detrás del Palacio Nacional de Cataluña y alberga una serie de estatuas, muy características del jardín, y algunas cascadas.

La playa y Barcelona, Barcelona y la playa

Barceloneta
Barceloneta

Por supuesto, uno de los paseos más pintorescos que puedes disfrutar en Barcelona es el largo paseo marítimo desde la punta de la Barceloneta hasta la playa de Llevant por el barrio de Poblenou. En el camino pasarás por una arquitectura icónica, como el W Hotel, Arts Hotel y el edificio Mapfre, así como instalaciones de arte público como el Golden Fish de Frank Gehry. Por supuesto, también tienes el Mediterráneo para deleitarte …

Parc Fòrum y el río Besòs

Si quieres explorar un lado diferente de Barcelona, ​​dirígete al Parc Fòrum y a las orillas del río Besòs. Durante mucho tiempo fue el corazón industrial de la ciudad, el área alberga una mezcla de fábricas abandonadas, almacenes convertidos y arquitectura contemporánea.

El panel solar gigante es quizás la característica más emblemática del Parc Fòrum, pero el edificio del Museo de Ciencias, diseñado por Herzog & de Meuron, es igualmente muy recomendable. Continuando fuera de la ciudad, llegarás a las orillas del río Besòs, hogar de una flora y fauna bastante diversa.

El arquitecto favorito

Parc Guell
Parc Guell

Si en estos días el Parque Güell se considera más como una atracción arquitectónica, y de hecho parte de él está acordonado y cobra una tarifa de entrada, una gran parte del parque está abierto al público y es libre de explorar. Además, podrás admirar algunas de las características más famosas del parque, aunque desde la distancia.

Siguiendo los senderos (diseñados por Gaudí, por supuesto) hasta las alturas del parque se pueden admirar las vistas de la ciudad. Incluso hay una continuación del parque que no se ha desarrollado, bajando la parte trasera de la colina en el lado opuesto ¿Y si la descubres?


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here