Una de las experiencias más increíbles que tuve durante mis viajes alrededor del mundo fue descubrir la selva amazónica, dormir bajo su cielo, navegar su río y conocer a su gente. La Amazonia, la selva más grande del mundo, es probablemente el ecosistema más rico y aún en muchas partes desconocido de nuestro planeta. Es un lugar lleno de misterio, hábitat de todo tipo de animales y tribus que viven lejos del mundo “civilizado”. La selva amazónica toca diferentes países de Latinoamérica, y te recomiendo descubrirla en cualquiera de ellos. Descubramos cómo hacerlo en el inigualable entorno de Brasil, concretamente en la ciudad de Santarem.

Situada a medio camino entre Manaos y Belem, en el corazón de la selva amazónica, Santarem es la mejor opción para atracar durante el descenso del río Amazonas y es la parada que no debes perderte si deseas conocer a los lugareños y explorar el inmenso bosque.

¿Qué hace de Santarem un lugar tan especial?

Iglesia de Santarem

Santarem se encuentra en la confluencia del río Amazonas y el río Tapajos. Estos dos ríos tienen distintos colores y la línea divisoria es uno de los símbolos de la ciudad. Poco conocida y poco visitada, Santarem merece nuestra atención. La ciudad tiene un agradable paseo a lo largo del río, bulliciosas calles comerciales, algunos museos y una reserva natural privada cercana. Lo más destacado y el principal interés de Santarem, al menos para los viajeros, es la presencia de la más hermosa playa de arena blanca ubicada a pocos kilómetros al sur en Alter do Chao.


Alter do Chao es otra gran visita en las cercanías de Santarem ya que desde allí se inician caminatas hacia el corazón de la selva amazónica. Estos lugares garantizan el acceso a pasar unos días en comunidades aisladas en el corazón del bosque primario, en la Floresta de Tapajos.

Para llegar o salir de Santarem, tienes solo 2 opciones: el avión o el barco. El crucero de Manaus a Belem a lo largo del río Amazonas pasa por Santarem y el avión realiza la ruta Santarem-Belem. Ambas son grandes oportunidades para ver la selva amazónica desde el río o desde el cielo. Y si quieres continuar tu viaje hacia la ciudad de Belem, encontrarás la desembocadura del río Amazonas frente al Océano Atlántico.

Cosas que hacer en Santarem

No te pierdas la línea divisoria de aguas

Encuentro del Amazonas con el Río Tapajos – Foto de Cruceros Amazonas

¡La División Continental es un fenómeno natural que no debes perderte! Cuando el río Amazonas (agua oscura) y uno de sus afluentes el río Tapajos (agua más clara) se encuentran, no se mezclan.

Debido a una diferencia en la concentración de sedimentos, estos dos ríos incluso fluyen a diferentes velocidades. Esta división se puede ver desde el barco justo antes de llegar a Santarem desde Manaus. Este fenómeno también existe en Manaos, pero es menos espectacular que en Santarem.

Paseo ribereño: La Nova Orla Fluvial

Nova Orla Fluvial

El paseo junto al río al final del día es la atracción número uno en Santarem. Cuando se pone el sol, las temperaturas finalmente se vuelven respirables. Y sí, no olvidemos que estamos en el corazón de la Amazonía y cerca del ecuador. Hace mucho calor y el ambiente es muy húmedo.

Por tanto, los lugareños aprovechan la relativa frescura del final del día para pasear en familia o con amigos, comer un helado o incluso pescar. Los jóvenes de la región tienen una extraña costumbre. ¡La gran moda del momento es desfilar en coche por la Nova Orla Fluvial con el altavoz a todo trapo! La mayoría de ellos han transformado sus coches en verdaderos altavoces sobre ruedas.

No te pierdas el pontón donde podrás disfrutar de un buen helado tradicional. Por supuesto, te recomiendo el sabor ¡a caipirinha!

Mercado de Santarem

Estar en Santarem también es una buena oportunidad para hacer algunas compras antes de hacer una caminata por la jungla. El centro de la ciudad está lleno de pequeñas calles comerciales con tiendas económicas, farmacias, bancos, supermercados… ¡Puedes encontrar de todo!

El mercado de pescado abre por la mañana y tiene ejemplares increíbles. Eso sí, el domingo es un día totalmente muerto en Santarem. No se ve ni un alma, todo está lleno de un silencio sepulcral, como si fuera un plató de cine vacío. Los locales se van ese día a la playa de Alter do Chao y la ciudad sólo renace al caer la noche.

Excursión al pueblo de Ater do Chao

Alter do Chao

El pueblo de Alter-do-Chao se encuentra a 33 kilómetros de Santarem. Se puede llegar en autobús o en taxi. Una vez allí, la mayor atracción es la Isla del Amor, pero no solo eso. El lugar es conocido por su playa de arena blanca a la que solo se puede acceder por completo desde finales de agosto hasta principios de marzo, es decir, durante la estación seca.

Si lo visitas antes de que termine la temporada de lluvias verás que el brazo de arena que conecta Alter do Chao con la Isla del Amor se encuentra parcialmente bajo el agua. Esta situación da lugar a imágenes inusuales de lugareños sentados en sus tumbonas en medio del agua.

Excursión a la selva amazónica de Santarem

Crucero por el Amazonas

Desde Santarem tienes la posibilidad de organizar estancias en comunidades tribales en la selva, algo que te recomiendo encarecidamente. Normalmente están ubicadas en el corazón de la selva amazónica lejos del turismo de masas. Se trata de una verdadera inmersión en la jungla, y en las costumbres de los indígenas.

También te sugiero que te adentres en el Amazonas con un crucero privado organizado río arriba desde Santarem. Entre «igarapés» (vías fluviales estrechas) en medio de la jungla y vastas llanuras inundadas, descubrirás paisajes desconcertantes y conocerás la vida salvaje virgen. Observa tranquilamente un ecosistema del cual caimanes, garzas, loros, perezosos e iguanas son las especies emblemáticas. De vez en cuando, las orillas del río dan la bienvenida a sorprendentes palafittas – viviendas de «caboclos» sobre pilotes – y pueblos aislados de las comunidades indígenas.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here