El Canal de Suez cumple 150 años. Y Egipto y el mundo entero celebran su importancia. Y es que su apertura supuso abrir una ruta marítima más corta entre Europa, los países del océano Índico y el Pacífico occidental. Conecta el mar Rojo con el mar Mediterráneo y supone un ahorro impresionante a las embarcaciones que lo cruzan. Pues debido a su existencia no hay que rodear África. Cuenta con una longitud de 163 km. Y va desde el Puerto Saíd, en el mar Mediterráneo hasta el Puerto de Tawfiq, en Suez, la parte del mar Rojo. ¿Quieres saber más sobre esta colosal obra?

La historia del Canal de Suez

Canal de Suez – Foto de Kristopher Wilson

El canal de Suez es una de las obras más impresionantes de la historia de la humanidad. Pues consistió en abrir un paso en el istmo de Suez para unir dos mares y así acortar distancias. Se trata de una empresa faraónica, nunca mejor dicho, pues ya los faraones Seti I y Ramsés II intentaron abrirlo durante sus reinados. Sin embargo, la falta de tecnología hizo que el proyecto fracasara. Pues pese a las enormes excavaciones que se emprendieron, el Canal pronto se volvió a llenar de arena.

Posteriormente, según cuenta Heródoto, el rey Necho II habría ordenado la paralización de las obras tras los miles de hombres muertos en dichas excavaciones. Pero parece que el rey Darío el Grande de Persia los habría reanudado. Con un final exitoso. Pero cuando éste pueblo abandonó Egipto, el canal se volvió a llenar de arena y se cegó de nuevo. Entonces serían los emperadores romanos quienes verían la importancia de contar con este canal. Y será Trajano quien mande limpiarlo de nuevo. Pero de nuevo la falta de mantenimiento y el abandono, hicieron que se llenara de arena.


La apertura del actual Canal

Así continuó entre aperturas y abandonos hasta que Fernando de Lesseps, un ingeniero francés retomó el trabajo. Su construcción se realizó gracias a los miles de campesinos que participaron en la excavación. Y a la introducción de las primeras maquinarias especializadas con dragas de cangilones. Unas máquinas que permitían excavar bajo el agua. Y que aceleraron considerablemente las obras. Así, gracias a hombres y a maquinaria, las obras terminaron tras 10 años de arduo trabajo.

Canal de Suez

De esta manera, tras numerosos intentos a lo largo de los siglos, el 17 de noviembre de 1869 el canal de Suez volvió a abrir. En la inauguración, 55 barcos pasaron por él. Saliendo desde el mar Mediterráneo hasta el mar Rojo. Y la emperatriz doña Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III participó en el evento. Desde ese momento se convirtió en una de las zonas más estratégicas de todo el globo terráqueo. De hecho, hacia el último cuarto del siglo XIX, las acciones del Pachá de Egipto se pusieron a la venta y rápidamente la Corona británica las adquirió.

Además, gracias a la Convención de Constantinopla, el Canal de Suez se convirtió en un espacio neutral tanto en tiempos de guerra como de paz. Con la intención de que siempre fuese navegable pese a las continuas guerras. Sin embargo, este propósito duraría poco. Pues en el siglo XX, la iniciativa por parte del Gobierno Egipcio de nacionalizar el canal, provocó el enfado de Francia y Reino Unido. Y con el inicio de la Guerra del Sinaí, Egipto bloqueó el canal hundiendo en él una serie de barcos.

Muchos más serían los conflictos que tendrían como protagonista este espacio internacionalmente deseado. Pero finalmente, desde 1975, el Canal está abierto y los ingresos que genera son de los más importantes que entran en las arcas de Egipto.

La celebración del 150 aniversario de su construcción

Canal de Suez – Foto de Mmelouk

Este mes de noviembre el canal de Suez ha cumplido 150 años de historia. Y la Autoridad gestora del canal de Suez y Egipto entero lo celebran. Y es que su construcción y apertura supuso la culminación de un sueño que venía gestándose desde la Antigüedad. Es por ello, que el jefe de dicha autoridad declaró que nos encontramos ante un evento único. Pues el canal supuso un cambio para siempre en el mapa del mundo.

Actualmente el 10% del comercio marítimo pasa por este canal artificial y no podía pasarse por alto su cumpleaños. Pues es una forma de rememorar la importante gesta del ser humano venciendo a la naturaleza. Así como homenajear a los miles de muertos que perecieron durante su construcción.

En la actualidad el Canal de Suez sigue creciendo y más desde su ampliación en 2015. Y en este último año el volumen de ingresos ha sido el más alto de toda su historia. Fijándose un crecimiento continuado para llegar a los 13.000 millones de dólares para 2023.

Cómo visitar el Canal de Suez

Canal de Suez – Foto de Balou46

El Canal de Suez es un espacio muy singular que desde luego asombra a todo aquel que lo cruza. Al encontrarse al mismo nivel los dos mares que une, éste no requiere de esclusas. Para recorrerlo hay que cruzar unos 163 kilómetros en unas 11-16 horas. Y los barcos que pretenden cruzarlo deben descargar parte de su mercancía en un barco del canal para que se pueda calcular la mercancía que transporta. Pasa por tres antiguos lagos, el de Manzala, el de Timsah y el de Amer.

Visitar el Canal de Suez es posible y actualmente existen varias excursiones que te llevan a él. Sobre todo desde El Cairo. En dichas visitas se muestra la ciudad cercana de Ismaílilla, que surgió como centro de operaciones para el Canal de Suez y la ribera de dicho Canal. Con el objetivo de ver los barcos que lo surcan camino de Asia o de Europa.

Un lugar en el que conocer parte de la historia de la humanidad. Del duro trabajo de tiempos en que no existía apenas maquinaria. De conflictos entre las distintas potencias mundiales. De las ambiciones del ser humano y de la grandeza del paisaje de Egipto. Pues ante todo, el Canal de Suez es un lugar bello e impresionante que te dejará atónito.


1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here