3.4/5 - (7 votos)

Viajamos hasta la provincia de Salamanca, en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, para descubrir algunos de esas pequeñas localidades que, con su encanto, sabrán enamorar a familias, parejas e, incluso, a quienes se animen a conocerlos en soledad.

El caso es que podríamos haber realizado un repaso de los mejores 10, 15, 20 y hasta 30 pueblos de Salamanca pero, en lugar de ello, nos hemos detenido en unos pocos que consideramos indispensables para que, luego, cualquier visitante añada otros a su hoja de ruta, y por supuesto los comparta con nosotros.

Los pueblos de Salamanca con más encanto

Candelario

Candelario
Depositphotos

Candelario es, indudablemente, uno de los pueblos que no deben faltar en un ránking de este tipo, comenzando por su ubicación a la falda de la sierra de Candelario, lo que facilita la aparición de diferentes paisajes que combinan muy bien con la arquitectura típica de sus casas de piedra y madera.

A las cientos de viviendas construidas en el siglo XVIII se accede, además, por callejuelas estrechas bordeadas por sus características “regaderas” que delatan la época histórica en la que se desarrolló esta villa, cuando no hacían falta otros caminos dado que todo el mundo se desplaza a pie o a caballo.

En cuanto a sus principales atractivos, tenemos que mencionar la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, símbolo de la zona, como así también la Ermita o el Museo Etnográfico de la Casa Chacinera, donde se recogen toda clase de elementos relacionados con la actividad económica más relevante de la localidad, la chacinería y se ofrecen pases teatralizados que te trasladarán a tiempos pasados.

Y como no mencionar sus batipuertas… ¿Qué no sabes lo que son? Tienes que visitar Candelario.

Ledesma

Ledesma

Este poblado salmantino sobresale por ofrecer uno de los conjuntos históricos más notables de la zona, una pequeña urbe medieval que fue levantada entre los siglos XV y XVI, retocada más tarde con detalles del gótico y renacentista que permanecen en un excelente estado de conservación.

¿A cuáles tendríamos que acercarnos? Entre muchos otros puntos, a la Iglesia Santa María la Mayor o la de Santa Elena, patrimonio de Salamanca y un claro ejemplo de los anteriores estilos.

Ciudad Rodrigo

La “Ciudad Antigua, Noble y Leal”, como se la denomina hace tiempo, representa uno de los parajes más estéticos de toda la Comunidad de Castilla y León, con sus construcciones que no pueden ser obviadas por quienes deseen saber más sobre la historia local.

Comenzando por el Castillo de Enrique II de Trastámara, tenemos también otros como la Catedral de Santa María o el Palacio de la Marquesa de Cartago, una combinación atrapante que la ubica como una de las joyas de la arquitectura española de los siglos pasados, donde el peso de las fortificaciones era indispensable en la sociedad.

Béjar

Béjar

Béjar, a menos de una hora en coche desde Salamanca y poco más de dos desde Madrid, se halla la ciudad cervantina rodeado de montañas que elevan aún más la majestuosidad del paisaje. A los pies de estos gigantes de roca, nosotros podemos deleitarnos con construcciones como la Villa de El Bosque, un jardín de toques renacentistas levantado en el siglo XVI; además de la Iglesia de Santa María la Mayor o el Palacio Ducal.

No menos cautivante resulta la posibilidad de llevar a cabo un recorrido por las antiguas fábricas textiles, las que hace muchas décadas transformaron a esta villa en uno de los primeros polos “industriales” de España. En cada una de ellas subyace un trozo de la España de otra era que la ciudad textil ha sabido reflejar en sus numerosos museos repartidos por esta localidad de mediano tamaño y grandes servicios para el visitante.

Si bien es cierto que estamos hablando más de una pequeña ciudad -con amplios servicios- que de un pueblo, es una recomendación que no debéis desoír.

Montemayor del Río

Montemayor del Río

Ahora bien, si creías que todo lo que los pueblos rurales salmantinos podrían ofrecerte era naturaleza, arquitectura antigua y una gastronomía extraordinaria, deberías considerar un paso por Montemayor del Río, muy próximo a Béjar. ¿Por qué? Básicamente porque estamos hablando de un destino medieval enclavado en un lugar digno de cuentos de caballeros armados.

En cuanto a los puntos a acercarnos, el más importante es el Castillo de San Vicente, el cual goza de un magnífico estado de conservación y un restaurante en su interior, aunque tanto dentro del poblado como en sus alrededores tienes otros puntos de interés que podrás recorrer en una jornada.

Alba de Tormes

Beautiful panoramic view of historic city Alba de Tormes, Castilla y Leon region, Spain

Otro conjunto histórico por el que debemos pasar al menos una vez en nuestras vidas. Alba de Tormes es famosa por el puente medieval que cruza por encima del río Tormes, pero asimismo te aconsejamos ir hasta el Castillo de los Duques de Alba y su Torre del Homenaje, el Convento de las Madres Carmelitas o la Basílica de Santa Teresa, por mencionar algunos.

Mogarraz

Mogarraz

Y vamos a concluir este listado de 7 pueblos obligatorios de visitar de la Salamanca rural con Mogarraz, probablemente uno de los preferidos de quienes aman los entornos rupestres, gracias a la hermosura de cada rincón sobre la Sierra de Francia. Este municipio es un museo al aire libre gracias a sus 388 caras repartidas por toda la localidad, obra de un artista local (Florencio Maíllo), que ha conseguido llamar la atención de propios y extraños.

Como puedes ver, si hay algo que le sobra a Salamanca son los pequeños poblados perfectos para una escapada de fin de semana o algún día más, y sólo hace falta salir a la carretera y dejarse llevar tanto por esta guía, como por los propios consejos de sus habitantes que, al fin y al cabo, son los que mejor conocen los secretos que guarda esta provincia española.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí