Valoración post

España es uno de los países europeos con mayor biodiversidad, término, éste, que hace referencia a las distintas especies de seres vivos que habitan en un determinado territorio. La ubicación geográfica, la gran variedad climática, la geología y la orografía diversa son algunas de las variables que hacen de España un lugar donde coexisten multitud de ecosistemas distintos, tanto terrestres como marinos, todos rebosantes de flora y fauna, en muchos casos autóctona o endémica.

Con destacable presencia en la Red Natura 2000, algunas cifras dan idea de la riqueza de los distintos hábitats españoles. 16 parques nacionales, 52 entornos declarados Reserva de la Biosfera y unos 1.600 los espacios protegidos en la península Ibérica y en los archipiélagos Balear y Canario dan idea de una biodiversidad que, sin duda, hay que cuidar. Ante tal variedad, no es sencillo seleccionar los mejores destinos para los amantes de la naturaleza, pero descubrir las regiones españolas con mayor biodiversidad, es un buen punto de partida.

Las cuatro regiones biogeográficas españolas

Albufera
Pixabay

En primer lugar, hay que hacer referencia a las cuatro regiones biogeográficas que pueden reconocerse en España. Independientemente de la división territorial entre comunidades autónomas, una región biogeográfica es una extensión más o menos amplia de terreno donde se dan unas condiciones ecológicas similares, que propician la presencia de las distintas especies de seres vivos, animales y plantas.

En España se diferencian cuatro regiones biogeográficas: la atlántica, centrada en la cornisa Cantábrica y Galicia, la macaronésica, exclusiva de las Islas Canarias, Alpina centrada en el área pre pirenaica y pirenaica y mediterránea que abarca prácticamente el resto de la Península.

Cada una de estas regiones tiene características propias tanto respecto al clima como a la vegetación o la orografía y guardan pequeños tesoros, en forma de valiosos ecosistemas que sorprenden con una desbordante biodiversidad. Si la naturaleza te fascina y buscas un destino para tu próxima aventura, algunos de los más bellos e interesantes son:

Archipiélago canario

Parque Garajonay
Parque Garajonay bosque de laurisilva

La diversidad que guardan las 8 islas canarias es tan destacable que el archipiélago en sí mismo es una región biogeográfica, la macaronésica (a la que también pertenecen las portuguesas Madeira y las islas Azores). Las islas son una de las zonas más destacables en cuanto a biodiversidad se refiere, tanto terrestre como marítima, de toda la Unión Europea.

La flora canaria incluye numerosos endemismos, así como plantas que solo perviven en este lugar del mundo (relictas). Los maravillosos bosques de laurisilva, que pueden verse especialmente en La Gomera, en el Parque Nacional de Garajonay, umbríos, templados y con humedad perenne, formados por especies arbóreas, líquenes y espectaculares helechos, son buen ejemplo.

Tajinastes rojos en Tenerife, De Mataparda – Flickr, CC BY-SA 2.0 Wikipedia

Otro punto clave en biodiversidad es el valle de la Orotava, en Tenerife, y el imponente Teide, en cuyo entorno y áridas faldas crecen los espectaculares tajinastes junto a otras 212 especies de plantas. También destaca la presencia de números animales, principalmente aves, pero también reptiles, como el endémico lagarto tizón.

Si lo prefieres, puedes visitar la siempre enigmática isla del Hierro, declarada Reserva de la Biosfera, no solo por su vegetación y fauna terrestre, sino por la riqueza y biodiversidad de sus fondos marinos, donde corales, praderas y suelos rocosos de origen volcánico son el hogar de un sinfín de especies marinas.

Sierra Nevada: entre Granada y Almería

Yator en la Alpujarra

Ubicada entre las dos provincias andaluzas y destacando por su orografía montañosa en la región biogeográfica mediterránea se alza Sierra Nevada, preservando un entorno natural único. Tanto si visitas la bella Granada como si viajas a la capital almeriense o tienes previsto disfrutar, en próximos meses, de los deportes de invierno en la conocida estación de esquí, ten presente que, muy cerca, tienes una de las regiones españolas con mayor biodiversidad.

Sierra Nevada es una extraordinaria combinación entre entornos naturales de media y alta montaña, estando considerada un ‘hotspot’ de biodiversidad, es decir, un ‘punto caliente’ un lugar tan rico y particular en flora y fauna como necesitado de protección para evitar su deterioro.

Más de 2.000 especies de flora vascular (las plantas que poseen vasos conductores para transportar en su interior el agua y la savia) y una sorprendente fauna, que incluye 80 endemismos exclusivos entre mamíferos, aves, reptiles y anfibios convierte a este lugar en una ‘isla’ de biodiversidad única en el Planeta.

Picos de Europa

Naranjo de Bulnes, Picos de Europa ELG-21 Pixabay

En la región biogeográfica atlántica se encuentra otro maravilloso reducto donde la naturaleza ha logrado mantenerse, en gran medida, inalterable a la acción humana preservando, así, la biodiversidad de sus distintos ecosistemas. Los Picos de Europa, entre León, Cantabria y Asturias, reúnen paisajes extraordinarios especialmente atractivos para amantes del senderismo, el treking y la escalada.

El Macizo central, con sus abruptas cumbres nevadas y sus desafiantes picos, entre ellos el conocido Naranjo de Bulnes (Picu Urriello, es un espacio único para la flora y fauna de alta montaña.

Por su parte, los ríos y arroyos que nacen en los Picos de Europa son el hábitat idóneo de un sinfín de especies y, además, el origen de bellos paisajes como los Lagos de Covadonga, las gargantas espectaculares, como del río Cares (donde está la famosa senda) o los desfiladeros como el de la Hermida. Todos estos espacios, que impactan y no se olvidan, son el hogar de animales como: nutrias, osos pardos o rebecos.

Serranía de Cuenca

Uña, serranía de Cuenca, trabajo propio de Cruccone, Wikipedia

La serranía de Cuenca es otro de los espacios más extensos y ricos en biodiversidad de la península Ibérica. Es parque natural y zona de especial conservación y protección para las aves. Recorrerla implica descubrir espectaculares miradores, como el de Uña, ríos que nacen en estas montañas, como el río Cuervo, y lagunas, como la del Marquesado (extraordinario hábitat de especies de plantas acuáticas únicas en el mundo), todo, espacios que son el hogar de numerosas especies singulares.

Además, los frondosos pinares de la serranía conquense suponen la masa forestal de pinar continuo más destacable de toda la Península, con especial protagonismo del pino negral.

Cuenca capital y municipios como: Cañizares, Carrascosa de la Sierra, Huélamo, Huerta del Marquesado, Las Majadas, Poyatos, Tragacete, Beteta o Villalba de la Sierra son algunos excelentes puntos de partida para descubrir la biodiversidad de este entorno, donde el paisaje kárstico convive con la rica vegetación dando cobijo a numerosas de aves rapaces, mamíferos y lepidópteros, con más de 140 especies de mariposas diurnas inventariadas, muchas de ellas endémicas.

Aragón

Valle de Benasque
Valle de Benasque/Foto: Pixabay

Son también numerosos los ecosistemas que se desarrollan en entornos naturales aragoneses y los que hacen que ésta sea también una de las regiones con mayor biodiversidad de España.

Tanto el parque nacional de Ordesa y Monte Perdido, en la región biogeográfica alpina, como otros puntos de alto valor ecológico, como el parque natural del Moncayo o el de la sierra de Guara hacen de Aragón un espacio único donde encuentran su hogar numerosas especies de flora y fauna, especialmente en el Pirineo oscense.

Majestuosas aves, empezando por el quebrantahuesos y siguiendo por el huidizo urogallo, mamíferos autóctonos, como el zorro amarillo o el fascinante oso pardo en peligro de extensión, especies que habitan en arroyos y lagunas como el cangrejo de río y un número incontable de invertebrados viven en estos espacios naturales. Acercarte a ello, si te encuentras en localidades como: Torla, un encantador pueblo pirenaico, Escalona, Bielsa o Benasque, es algo que no debes dejar de hacer.

Regiones mediterráneas

Delta del Ebro
Delta del Ebro

El Mediterráneo es uno de los mares con mayor biodiversidad del Planeta, aunque desgraciadamente, con muchas de sus especies y ecosistemas seriamente amenazados (hotspot de biodiversidad). En España, son muchas las zonas que baña este mar y que se pueden incluir entre las regiones con más biodiversidad.

En el noreste destacan los ecosistemas que forma el delta del Ebro, río que, en su camino hacia el mar, crea humedales y salinas, como la laguna de L’Alfacada, que son el entorno perfecto para que aniden numerosas aves migratorias y además crezcan plantas acuáticas autóctonas.

En el área levantina, los sistemas dunares de algunos de los arenales aún semi vírgenes y también el espléndido humedal de la Albufera de Valencia, con más de 800 especies de plantas y refugio de 350 especies de aves, algunas migratorias, son también recodos naturales donde la biodiversidad sorprenden a todo aquel que se acerque a descubrirla.

Por último, la diversidad de la cuenca mediterránea tiene otra excelente muestra en el archipiélago de Cabrera, al sur de la isla de Mallorca. Esta zona es parque nacional marítimo terrestre. En tierra guarda musgos, líquenes y plantas basculantes y en el mar más de 160 especies de algas marinas.

Grandes colonias de aves marinas habitan en el archipiélago y si tienes oportunidad de adentrarte en sus aguas, delfines, pulpos, morenas o meros te mirarán bastante sorprendidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí