Valoración post

¿Has viajado a París con tu propio coche? ¿Has alquilado un vehículo al llegar a cualquiera de los aeropuertos parisinos y ahora quieres visitar la gran capital francesa? Pues debes saber que circular por París en ciertas fechas y horas del día puede ser algo realmente tormentoso. Y todavía más encontrar una plaza de aparcamiento en la calle y cerca de tu destino. Es algo que te costará tiempo y dinero. Pero sí aún seguís decididos a ir en coche por la Ciudad de la Luz, ahora te damos algunas claves para aparcar en París.

Circular en coche por París

Unsplash-Nsey Benajah

Te vamos a dar unos cuantos datos para comprender porque es difícil y caro aparcar en París. Se trata de una gran urbe. No es la mayor de Europa, ya que si hablamos en términos de población, la ciudad propiamente dicha tiene una población que no llega a los 3 millones de personas. Pero en realidad París es mucho más que la ciudad, es una gigantesca área metropolitana donde viven más de 12 millones de habitantes.

Muchas de esas personas confluyen en el centro de la ciudad por motivos de trabajo o compras. Y aunque la red de transportes públicos es amplia, una gran cantidad acuden con su propio vehículo. A lo cual hay que sumarle las personas que hacen un viaje a París por negocios o por turismo. En definitiva, que el tráfico está saturado y por lo tanto también las plazas de aparcamiento.

Tras los largos atascos luego llega el momento de encontrar un lugar donde dejar el coche en la calle. O lo que es más habitual, en los numerosos aparcamientos subterráneos repartidos por la metrópoli. En cualquier caso, todo cuesta una considerable cantidad de dinero. Eso sí, hay formas de aparcar en París más económicas que otras.

Aparcar en las calles de París

Unsplash-Adrien Olichon

El modo más complicado y costoso de aparcar en París es hacerlo en la calle. Se tienen que poner todos los hados de acuerdo para que hallar un hueco sea una tarea rápida. Lo habitual de dar unas cuantas vueltas alrededor de nuestro destino para hallar ese ansiado hueco. Y mucho más si lo hacemos para ir a algunos de los lugares más turísticos, como puede ser el Museo del Louvre o la famosa Torre Eiffel.

Y por si fuera poco, una vez que se aparca hay que pagar la correspondiente tarifa y poner el ticket sobre el salpicadero, para que los guardas de este servicio de aparcamiento no acaben multándonos con una sanción bastante alta. En todo el centro parisino este modelo de aparcamiento suele costa 4 euros por hora, y no se admite un pago superior a dos horas. De manera que si vamos a estar más tiempo, hay que ir echando periódicamente más dinero.

La tarifa es menor en la periferia, algo más de la mitad que en el centro. Pero con idénticas condiciones. Es decir, solo es gratis por las noches, los domingos y festivos. Durante el día, da igual el mes que sea, el pago es obligatorio. Y las sanciones por no hacerlo, son de un importe alto.

Los parkings subterráneos de París

Unsplash-Alexander

Si aparcar en París en plena calle es difícil, mucho más sencillo es hacerlo en sus parkings subterráneos. Y también tienen precios más económicos. Son muy abundantes, tanto por el centro como por las zonas de la periferia. Y como os podéis imaginar las tarifas son más caras en lugares turísticos como Montmartre o el Marais, que en los barrios alejados de los distritos más céntricos.

En este caso, son establecimientos abiertos y de pago las 24 horas. E incluso en el caso de estancias más largas de varios días o semanas también se pueden encontrar abonos que alivian algo el precio.

El funcionamiento es el habitual en este tipo de recintos. Es decir, al introducir el coche se recoge un ticket con el momento preciso de entrada al parking, y cuando se va a recoger se pasa por las taquillas automáticas para pagar y poder abrir la barrera gracias al ticket abonado. A cambio de ese dinero, el coche pasa todo ese tiempo a cubierto y vigilado. Si bien nunca hay que fiarse y no hay que dejar nunca objetos de valor a la vista dentro del automóvil.

Y en cuanto a encontrar plaza en este tipo de aparcamientos subterráneos de París, además de dar vueltas por las calles y estar atentos a los letreros luminosos que indican el número de plazas libres en cada uno de ellos, también existe la posibilidad de descargarse apps especializadas. Con ellas no solo se recibe la información de su disponibilidad, sino que también se puede reservar una plaza para cuando se llegue a nuestro destino.

Aparcar en París gratis

Unsplash-Pascal Bernardon

Y para acabar queremos dar una última opción. Es la más económica de todas, ya que es gratis. Si bien esa es su única ventaja, ya que el resto son inconvenientes. Se trata de buscar una zona para aparcar nuestro coche en el área de Bois de Boulougne o en el Bois de Vincennes. Ambos lugares son espacios verdes muy, muy alejados del centro de París.

Además los espacios habilitados para aparcar distan bastante de bocas de metro o paradas de metro para luego dirigirnos a los lugares turísticos del centro. Así que se hace necesaria una larga caminata. Por otra parte no vamos a engañar a nadie, las condiciones del lugar no siempre son las mejores, y desde luego la seguridad de nuestro vehículo es nula. Nunca se sabe que nos vamos a encontrar a la vuelta. No obstante, son las opciones para aparcar gratis en París, así que cada cual decida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí