Si hablamos de aventuras lo cierto es que la vida, en su totalidad, es nuestra aventura definitiva. Vivirla con conciencia es aceptarla como lo que es, un fluir constante, imprevisible y siempre cambiante. Un cúmulo de encuentros, bienvenidas y despedidas que influyen en el camino que vamos trazando.

Dicen que la vida es muy larga aunque el error, como decía Buda, es pensar que tienes tiempo. Atreverse a vivirla en su mayor expresión es una de las tareas que deberían asignarnos cuando nacemos. Cambiar el casa, pareja, hijos y trabajo fijo por el ¿Quién eres verdaderamente tú? Lo que te propongo es escucharte con mucha atención, identificar lo que realmente quieres vivir como aventuras en tu vida. Yo te voy a dar las que, en mi humilde experiencia, crearán un cambio evidente en ti, en tu manera de ver las cosas y de descubrirte a ti mismo.

Después de muchos e intensos años de vivir confinada en una oficina o viajando por trabajo, decidí tomarme un respiro y ver lo que había en el mundo. Difícil de explicar en un pequeño artículo lo que viví en mis aventuras pero sí resumiros lo que siento que os puede dejar con esa sensación de “He vivido”.

1Hacer un viaje solo a un lugar que no conozcas

Viajar Solo

Viajar solo es el mejor regalo que te puedes hacer este año. Al principio puede dar un poco de vértigo, incomodidad o miedo pero si, con valentía, pasas esa barrera auto limitante te aseguro que es una de las experiencias más liberadoras que puedas experimentar.

No hace falta irse muy lejos, puede ser un lugar dentro de tu país, incluso cerca de ti pero que nunca hayas visitado antes. Mézclate con la gente, explora el lugar y explórate tú en él sin tensiones, sin presiones. Sólo disfrutando del momento y de tu propia compañía. Pasear sin prisa, comer saboreando sin distracciones, charlar con gente que no te conoce de nada y contar quien eres… ¿Quién eres?

Libérate de todas las excusas, muévete y dedícate a ti mismo tiempo a solas en un entorno al que no estés acostumbrado. Te sorprenderá lo mucho que te ayudará la gente, las cosas que descubrirás que te pueden gustar y el gran cambio en tu respiración, más natural y más calmada. Coge tu mochila, tu maleta, tus bártulos y cógete unos días libres de todo y de todos lo que conoces.

Artículo anteriorTabernas, las ‘bad lands’ de Almería
Artículo siguienteDiez visitas imprescindibles en Viena
Maria Kast
Soy María, una ciudadana del mundo nacida en España y mi vida hasta ahora se ha desarrollado en diversas ciudades como Londres, Hong Kong, París, Barcelona y Madrid. Me entusiasma la diversidad de culturas, de gentes y de maneras de vivir. Soy una persona comunicativa, empática, creativa y perseverante. Me encanta escuchar y conocer a los demás, y todavía más ayudarlos. Soy una viajera incansable, empecé a viajar con 16 años y desde entonces no me he detenido. Recientemente dejé mi trabajo como Businesswoman para dar la vuelta al mundo sola y ha sido la mejor decisión de mi vida. Quiero contarte todo lo que he visto para quizás inspirarte a ti también a cambiar tu vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here