Hay lugares maravillosos a lo largo y ancho del mundo, pero que si se conocen en compañía se disfrutan mucho más. Sobre todo, ocurre con esos destinos románticos en los que la historia, las leyendas, los bellos paisajes y las cenas especiales se suceden sin cesar. Seguramente, París, la capital de Francia, y un país como Italia nos vienen a todos a la mente cuando soñamos con algo así.

Así que, aprovechando el 14 de febrero, te damos una idea preciosa para sorprender a tu pareja. Celebramos San Valentín en Verona, escenario de una de las historias de amor más famosas de todos los tiempos: Romeo y Julieta.

Verona in Love

Verona
Fuente: Flickr/ Michaela Loheit CC BY-ND 2.0

En Verona, una ciudad surcada por el río Adige, en la región del Véneto, vivieron su historia de amor Romeo y Julieta, una de las parejas famosas de la literatura universal, cuya leyenda quedó plasmada en la obra de William Shakespeare. El bardo inglés, además de inmortalizar las riñas de los Montesco y Capuleto, también ambientó otra de sus obras teatrales en la ciudad: Los dos hidalgos de Verona.


Con este pasado, no es de extrañar que, cada año, con motivo del Día de San Valentín, se organice en esta bella ciudad italiana el festival Verona in Love, en el que las actividades y espectáculos se suceden durante varios días con el amor como protagonista en distintos edificios y plazas del centro histórico, catalogado como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco desde el año 2000.

En el 2020, en su decimosexta edición, el programa de actos de Verona in Love se sucede entre el miércoles 12 y el domingo 16 de febrero. Las calles se iluminan y decoran de forma especial, los restaurantes ofrecen menús románticos para dos con lo mejor de la cocina italiana, los espectáculos teatrales y musicales se alternan en la ciudad, se organizan rutas románticas guiadas (Tours in love) e incluso es posible participar en una maratón: Giulietta and Romeo-Verona in Love Half Marathon. Este transcurre por alguno de los lugares más emblemáticos del casco histórico y tiene su meta en la hermosa Piazza Bra.

Además, en la Piazza dei Signori se organiza un mercado con productos locales, en los que también se ofrecen degustaciones y puedes comprar algún recuerdo. La Torre Lamberti impera sobre este entorno y es posible subir hasta su cima para contemplar una de las vistas más emblemáticas de Verona. No en vano se trata del edificio más alto de toda la ciudad.

Casas de Romeo y Julieta en Verona

Casa de Julieta en Verona
Fuente: Pixabay/Samueles

Dos de las paradas obligadas en el recorrido romántico por Verona son la Casa de Romeo y la Casa de Julieta. Se considera que la familia Montecchi, los Montesco literarios, vivieron en la conocida en la actualidad como Casa de Romeo. Este edificio medieval, próximo al Arche Scaligere, no puede visitarse, ya que se trata de una propiedad privada, pero sí es posible acercarse a contemplar su hermosa fachada gótica, en la que se lee un fragmento de la obra de Shakespeare.

La que sí se puede conocer por dentro es la Casa Museo de Julieta (Museo Casa di Giulietta), que abre sus puertas durante todo el año. Ubicada a pocos metros de la Piazza delle Erbe, en su interior, lo primero que llama la atención son las tarjetas, notas y cartas de amor que depositan en las paredes los turistas y visitantes. Es tal la cantidad, que el ayuntamiento las retira un par de veces al año: antes del Día de San Valentín, el 14 de febrero, y antes del cumpleaños de Julieta, el 17 de septiembre.

El resto de las estancias las encontrarás con mobiliario de los siglos XVI y XVII y objetos renacentistas, así como elementos decorativos que rememoran la trágica historia entre los jóvenes amantes.

En el atrio central de la Casa Museo de Julieta se encuentra el famoso balcón de Julieta y, a sus pies, una estatua de bronce de la joven. Dice la tradición que hay que acercarse a la escultura y tocar su pecho para asegurarte de que volverás a Verona o de que hallarás el verdadero amor.

Curiosamente, el balcón y la venta gótica fueron añadidos a principios del siglo XX y, en la actualidad, es posible celebrar en él una boda civil. De hecho, muchos son los que aprovechan el viaje romántico a Verona para pedirle la mano a su pareja.

Tumba de Julieta en Verona

William Shakespeare
William Shakespeare

Igual de romántico que acercarse hasta la Casa Museo de Julieta y dar los pasos que la separan de la Casa de Romeo, es acercarse hasta el Museo degli Affreschi G.B. Cavalcaselle, inaugurado en 1973, en un antiguo monasterio. Se trata de un museo con una media docena de salas expositivas en las que se exhiben unos 50 frescos y 7 esculturas. Pero si hay algo que lo hace especialmente único es que en este lugar se localiza la tumba de Julieta.

Además, a 20 minutos a pie de la tumba de Julieta se encuentra el famoso Juliet’s Club. Se trata de una especie de oficina postal a la que llegan cartas desde todas las partes del mundo, dirigidas a «Julieta, Verona» («Giulietta, Verona»), las cuales responden un equipo de secretarias en su nombre, salvaguardando así la tradición epistolar en tiempos de internet. Precisamente fue Ettore Solimanni, el guardián de la tumba de Julieta, quien dio pie a esta costumbre en la década de 1930. Cuando la gente depositaba sus cartas en la sepultura, él comenzó a responderlas y fue conocido como el primer secretario de Julieta.

Otras visitas imprescindibles en Verona

Arena de Verona
Fuente: Pixabay/etiennepezzuto92

Pero además de esos lugares literarios, pasear para descubrir los restos del pasado romano de la ciudad, así como de la Edad Media y el Renacimiento, también es un placer. Verona se fundó en el siglo I a. C. y del poder de la Antigua Roma todavía se conservan el Arco dei Gavi, la Puerta Borsari o la Puerta de los Leones y el teatro romano, conocido como el Anfiteatro Arena, del siglo I d. C.. Desde 1913, en este se representan óperas como Aïda, un plan perfecto para alguna de las noches en que os encontréis en la ciudad.


Asimismo, resultan imprescindibles la basílica de San Zeno, la catedral de Santa Maria Matricolare, el puente Scaligero, iglesias como la de Santa Anasatasia, el Castel di San Prieto y el edificio Castelvecchio, que alberga el museo de arte. Los palacios de las antiguas casas nobles y señoriales se alzan por todo el centro y los museos históricos también son numerosos en la ciudad.

En definitiva, Verona es una de las ciudades más románticas de Italia, que atesora gran patrimonio artístico e histórico de su pasado romano, medieval y renacentista. Para tener una idea de su inmensidad y valor, no dejes de visitar el Centro de Documentación de la Ciudad Fortificada de Verona – Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, que abre sus puertas de martes a domingo. En ella vivirás uno de los viajes más especiales de tu vida en pareja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here