4.6/5 - (5 votos)

Del pijo al paparajote, del zarangollo a las chanchamarranchas, y del acho a la miaja: en la Región de Murcia encontramos un sinfín de palabras singulares con las que formar expresiones únicas, de esas que despiertan una sonrisa socarrona entre los murcianos y un semblante confuso entre los recién llegados: ¿me han dicho algo bueno, malo o regular? Pero mejor no pidas una aclaración, porque tal vez te encuentres con una expresión aún más cachonda… e incomprensible.  

10 expresiones murcianas  

Murcia - Fuente: Depositphotos
Catedral de Murcia – Fuente: Depositphotos

De Águilas a Yecla y de Calasparra a Cartagena, recorremos la Región de Murcia de sur a norte y de este a oeste para nutrir nuestro vocabulario con algunas de las expresiones murcianas más originales, porque no hay cosa más divertida que buscarle las cosquillas a una lengua. Y el castellano, por suerte, es de las más diversas del planeta. 

Cógele el caire al panocho 

Aunque en la RAE “caire” se refiere a dinero, esta palabra de origen árabe hispánico también expresa en murciano “tranquillo”. ¿Y panocho? Se refiere al oriundo de la huerta de Región de Murcia, así como al dialecto que se habla en esta tierra. 

Por lo tanto, esta expresión es una invitación a ir aprendiendo el dialecto tradicional murciano, aquel que fue enriqueciéndose durante siglos mientras se trabajaba de sol a sol. Nada como coger el caire al panocho y profundizar en la cultura de la huerta murciana

Calla que me da un paparajote 

El paparajote es un dulce típico de la Región de Murcia que se prepara rebozando una hoja de limonero en una masa con harina, leche y huevo y que se sirve espolvoreado con azúcar y canela. Hace unos años, la RAE incluyó este término en su diccionario, algo que fue anunciado con orgullo por el cartagenero Pérez-Reverte.  

Pero esta expresión no significa que el protagonista va recibir un dulce, sino un mareo o un desvanecimiento. Así que si alguien te dice que te calles que le va a dar un paparajote es que dejes de dar la turra que la cabeza ya le da vueltas

Ponme una bicicleta con la caña 

Tapas en Murcia - Fuente: Depositphotos
Sin la anchoa, una bicicleta – Fuente: Depositphotos

Pero vamos a ver. ¿Que vas a comprar una bicicleta en una tienda de pesca? ¿Qué vas a ir a pescar montado en bicicleta? No, no, no se trata de pescar ni de ir en bici: se trata de comer y beber. Porque una bicicleta es una tapa típica de Murcia, una ensaladilla rusa montada en una rosquilla.  

A la bicicleta se le puede añadir una anchoa y pasa a ser marinera, y si se le pone un boquerón en vinagre se llama marinero. Así que, si te ofrecen una bicicleta con la caña, no pienses que te ha tocado un premio, es para que acompañes tu cerveza con una de las tapas más populares de la región.  

Cuidao que te das con el picoesquina 

Estás ahí todo atareado colocando libros en una estantería, pero haces un giro brusco y ¡zas! Ya te diste con el picoesquina. Que estás buscando la parada del autobús y te dicen: “ahí, justo, pasando el picoesquina”. El picoesquina puede sonar redundante, pero es para remarcar como termina una esquina… en pico. Y es que no olvidemos que, por el sudeste peninsular, la Región de Murcia hace picoesquina.

Tienes el muelle flojo, demasiado zarangollo 

Zarangollo - Fuente: Wikipedia
No te pases con el zarangollo, sobre todo de noche – Fuente: Wikipedia

Te avisaron por activa y por pasiva, que el zarangollo es fuerte para cenar. Pero tú dale que dale. Y es que se trata de un plato típico panocho elaborado con lo mejor de su venerable huerta: calabacín, cebolla, huevo y patata. Aquel día solo te habías tomado un par de bicicletas para comer y llegaste con hambre a la cena. Y, claro, el zarangollo estaba más que apetecible. Pero la digestión fue regular, y al poco de levantarte de la cama, directo al baño. Y te pasaste el resto del día con el muelle flojo… Ya sabes, ¿no? 

Te la están metiendo por la retambufla / por el ojo moreno 

Ya que hemos pasado un rato en el baño, seguimos con una expresión de cierto matiz escatológico que siempre dan mucho juego en nuestras jergas más coloquiales. Como habrás adivinado, que te la metan por la retambufla, es que te están dando gato por liebre, donde más duele, y tú no pareces coscarte. Y si alguien no se ha enterado, pues una expresión sinónima que viene a decir lo mismo, pero de forma más elocuente aún: te están dando por el ojo moreno, el tercer ojo, el… Por ahí. 

Tengo los huevos enargolaos 

Pasa en ocasiones que, cuando te dan mucho tiempo por la retambufla, y te enteras, pero te ves obligado a seguir aguantando, llega un momento en que los huevos se nos ponen enargolaos. Que ya no aguantamos más. Así que tener los huevos enargolaos es ese punto de ebullición en el que un oriundo de la Región de Murcia está a punto de pasar a la acción. Y mejor apartarse. 

Déjame una miaja, ejraciao, que estoy traspillao 

Cuando vas de cena con los amigos siempre tratas de ponerte lo más lejos posible de tu colega el glotón, pero aquella noche te despistase y allí que se puso. Y claro no cogías ni un calamar hasta que se te empezaron a enargolar los huevos y le soltaste a tu colega: déjame una miaja, ejraciao, que hoy no como.  

Y para darle más empaque al asunto, terminaste la expresión con una referencia al alto nivel de desfallecimiento de tu cuerpo. Porque “traspillado” aparece en la RAE como “pobretón o desharrapado” pero también se aplica en la Región de Murcia, entre otros lugares, para aquel que está cerca de morir de hambre, metafóricamente hablando. 

Déjate de chanchamarranchas, tonto’l puto, que eres un mindango 

A todos nos gusta de vez en cuando marear la perdiz, pero tampoco conviene pasarse porque te puedes encontrar con la censura de tus compañeros y/o jefes. Y si ya te estás pasando de gandulería y estás por Murcia tal vez te suelten esa frase para que reacciones, que se puede traducir por: déjate de tonterías y no te vayas por los cerros de Úbeda que eres un vago: ponte a currar ya.  

¡Acho, pijo! 

Bandera de Murcia - Fuente: Pixabay
Bandera de Murcia – Fuente: Pixabay

El más refinado de los “cultismos murcianos” que combina dos palabras fundamentales para hacerse entender en la Región de Murcia. Combinando el acho y el pijo tenemos un “doble y mortal latinismo” como lo llama el traductor y guía de Murcia Luis Gallego en este artículo.  

Porque pijo, en solitario, ya vale para casi todo: “cariño, sorpresa, enojo, desdén, arrobo, asco, admiración, entereza, etc”. Pero es que acompañado, su significación es inabarcable. Acompañado de “acho”, que viene de “chacho” que viene a su vez de “muchacho” tenemos una expresión que puede ser usada prácticamente en cualquier contexto: como no decir nada, pero decirlo todo, también en modo cover.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí