Valoración post

Recorrer los castillos de Escocia es una forma de viajar en el tiempo a aquella época legendaria de luchas de clanes en infinitas praderas brumosas, turbias leyendas shakesperianas e iconos libertarios arengando a fervientes guerreros.

A lo largo de esta ruta por los castillos de Escocia nos encontraremos con los fantasmas de Macbeth, William Wallace y el Clan MacLeod, un viaje que nos sirve para volver a disfrutar de una misteriosa tierra verde y gris que siempre estimula a la imaginación. 

De Edimburgo a Harry Potter 

Una ruta por los castillos de Escocia
Una ruta por los castillos de Escocia. Castillo de Edimburgo. Fuente: Unsplash

Comenzamos nuestra ruta de los castillos de Escocia en la capital para visitar su fortaleza, el monumento de pago más visitado de todo el país, un icono escocés con una compleja historia constructiva. Desde el siglo XII cumplió funciones militares, etapa a la que pertenece la parte más antigua del castillo: la capilla de Santa Margarita.  

En su interior podemos disfrutar de numerosos atractivos como las joyas de la Corona escocesa, el tesoro real escocés, la Piedra del Destino sobre la que se coronaban los reyes, el Mons Meg —un enorme cañón del siglo XV— o el Museo Nacional de la Guerra de Escocia. 



Una ruta por los castillos de Escocia
Una ruta por los castillos de Escocia. Castillo de Bamburgh. Fuente: Unsplash

Dejamos Edimburgo y ponemos rumbo al sur para conocer uno de los castillos más cinematográficos del Reino Unido. Y es que el castillo de Bamburgh, sede de los antiguos reyes de Northumbria, a orillas de la playa, ofrece una estampa asombrosa que no ha pasado desapercibida para el séptimo arte: aquí se han rodado películas como Elizabeth, Transformers: el último caballero o la Macbeth de Polanski.

Destruido por los vikingos a finales del siglo X, los normandos construyeron en su lugar una nueva fortaleza que conforma el núcleo actual del que tomó posesión la monarquía inglesa a partir de finales del siglo XI. En el XIX la adquirió un empresario que completó la restauración.

  

Una ruta por los castillos de Escocia
Una ruta por los castillos de Escocia. Alnwick. Fuente: Pixabay

A un paso de Bamburgh, encontramos Lindisfarne Castle localizado en otro escenario espectacular: Holy Island, el lugar en el que una vez se marcaba la frontera entre Inglaterra y Escocia. Accesible por tierra cuando la marea está baja, su origen está en el siglo XVI, aunque ha sido muy modificado a principios del XX. 

A una media hora al sur llegamos ya a Alnwick donde su ubica el castillo en el que se grabaron diversas escenas de la saga Harry Potter y de Downton Abbey lo que catapultó su fama en todo el mundo. Tras Windsor, se trata del segundo castillo más grande habitado de toda Inglaterra —viven en él los duques de Northumberland—, estando abierto todo el verano al público. 

De Stirling a Blair Atholl 

Una ruta por los castillos de Escocia
Una ruta por los castillos de Escocia. Castillo de Stirling con el Monumento a William Wallace al fondo. Fuente: Unsplash

Nos vamos ahora al norte de Edimburgo para continuar con esta ruta de los castillos de Escocia visitando Stirling, una esas fortalezas que hace contener el aliento por su ubicación en una colina de origen volcánico rodeada por tres de sus lados por acantilados cortados a pico. Se trata del segundo castillo más visitado del país tras el de Edimburgo, a lo que contribuye su relativa cercanía con la capital: poco más de una hora. 

Porque muchos de los visitantes que llegan al castillo de Sterling acuden atraídos por el Monumento a William Wallace, el héroe escocés inmortalizado por Mel Gibson en la oscarizada Braveheart: desde el castillo se obtienen unas impresionantes vistas de esta torre erigida en 1869. 

A un cuarto de hora al norte de Stirling nos acercamos a las ruinas del castillo de Doune. Y diréis que, con la cantidad de impresionantes fortalezas escocesas que existen, para qué vamos a perder el tiempo en una ‘ruina’.

Tal vez si os decimos que aquí se rodó Los caballeros de la mesa cuadrada de Monty Python incluyáis este lugar en vuestra ruta: los genios del humor británico se pasaron por Doune en aquella célebre parodia del cine de capa y espada. Así que ya podéis divagar sobre los cocos y las golondrinas africanas mientras admiráis esta icónica ruina. Y sí, vale, aquí también estuvieron los de Juego de Tronos

Una ruta por los castillos de Escocia
Una ruta por los castillos de Escocia. Castillo de Glamis. Fuente: Pixabay

A una hora al noreste de Doune llegamos a Glamis, testigo del asesinato de Duncan a cargo de Macbeth y su legendaria esposa Lady Macbeth, uno de los personajes femeninos más brillantemente malvados de la historia de la literatura. Datado a finales del siglo XIV, ha estado muy vinculado desde entonces a la familia real británica siendo residencia de soltera de Isabel Bowes-Lyon, madre de Isabel II y lugar de nacimiento de la princesa Margarita. 

Y terminamos esta segunda parte de la ruta de los castillos de Escocia al norte de Edimburgo en Blair Atholl, un rara avis escocés por el blanco con el que están revestidos los muros de piedra que quedan al descubierto en la mayoría de castillos del país. Propiedad del clan Murray y cobijando el Diana’s Grove —un abeto gigante que es el segundo árbol más alto del Reino Unido con sus 62 metros— domina una posición estratégica en la ruta hacia las Tierras Altas, territorio que marca el final de nuestro itinerario. 

De castillos por las Tierras Altas escocesas 

Una ruta por los castillos de Escocia
Una ruta por los castillos de Escocia. Balmoral. Fuente: Pixabay

A una hora y media al nordeste de Blair Atholl se ubica el imponente castillo de Balmoral, residencia real desde que la reina Victoria y el príncipe Alberto decidieran pasar aquí el verano. Isabel II ha tomado el testigo en los últimos años usándola como residencia privada de verano. Actualmente, solo el salón de baile está abierta a los visitantes, siendo el resto de áreas privadas para Su Majestad. De cualquier forma, tendremos oportunidad de disfrutar también de su espectacular arquitectura externa. 

Más al norte, ya en Inverness, disfrutamos del castillo rojo de la ciudad desde el que podemos observar unas fantásticas vistas del río Ness que surca la ciudad. Y a menos de 20 minutos al este de Inverness nos pasamos por el castillo de Cawdor, un edificio de cuento construido en el siglo XV también vinculado a Macbeth: muchos viajeros acuden aquí recordando le célebre obra shakesperiana, aunque los hechos reales en los que se inspira el relato tuvieron lugar en el siglo XI, mucho antes de que este edificio fuera construido. 

Una ruta por los castillos de Escocia
Una ruta por los castillos de Escocia. Eilean Donan. Fuente: Unsplash

De camino a la costa oeste escocesa, nos detenemos en Urquhart, otra de esas sublimes ruinas que coronan una verde colina, en este caso sobre el más que mítico lago Ness. Parcialmente destruida a finales del XVII, esta fortaleza es otro sombrío icono escocés. 

Y finalizamos esta ruta de los castillos de Escocia en Eilean Donan donde se ubica el que para muchos es el castillo más bonito del país. Verdadero emblema de las Tierras Altas escocesas, se asienta en la confluencia de varios lagos marinos del noroeste del país muy cerca de la hermosa isla de Skye. Una estampa inolvidable para despedirnos de la siempre misteriosa y fascinante Escocia. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here