5/5 - (2 votos)

La extremeña Sierra de Gata es uno de los parajes más bellos y menos conocidos de la Península Ibérica, que guarda extraordinarios paisajes naturales y pueblos que han sabido conservar no solo su característica arquitectura serrana, sino la autenticidad de sus costumbres.

La Comarca de Sierra de Gata, al noroeste de la provincia de Cáceres hace frontera con Portugal y con el sur de Salamanca, ofreciendo numerosas rutas con las que descubrir sus rincones más bonitos. Piscinas naturales, bosques de robles, suaves colinas juntos a agrestes montes, espacios únicos que son el hábitat natural de numerosas aves, cascadas… y, además, pueblos que no te esperas, con callejuelas empedradas de trazado medieval, casas adornadas con flores, encantadoras plazoletas y gente amable a la hora de recibir al visitante y fiel a sus tradiciones. Sierra de Gata es un regalo y quien se acerca a recorrerla, siempre desea volver.

Los pueblos que no te puedes perder

Castillo de Trevejo De Luis Cárdenas – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0 Wikipedia

Son muchos los lugares bonitos en los que hacer una parada en Sierra de Gata, pero hay algunas localidades que no puedes dejar de visitar, entre otras cosas porque son Conjuntos Histórico-Artísticos y porque un paseo por sus calles te va a permitir conocer algo más de la esencia de estos paisajes, en los que se nota la perfecta comunión entre el hombre y su entorno natural.

Trevejo

Trevejo es una pequeña pedanía, que pertenece al municipio de Villamiel, a la que puedes acceder desde esta localidad, siguiendo la carretera, de apenas unos kilómetros, que sortea los bellos bosques de castaños. El bonito camino llega hasta esta aldea que conserva su estructura y trazado medieval y que sorprende con las ruinas del antiguo castillo que la sigue vigilando, siglos después, desde lo alto de un escarpado cerro. La imagen impacta y es todo un símbolo de la extraña belleza, natural y algo misteriosa de la Sierra de Gata.

Aunque su origen es musulmán, lo que aún puede verse del castillo es del siglo XV. A sus pies, también llama a atención la antigua iglesia de San Juan y las cercanas tumbas antropomórficas que se encuentran excavadas en la roca.

San Martín de Trevejo

San Martín de Trevejo
San Martín de Trevejo

Está considerado, y con toda la razón, uno de los pueblos más bonitos de España, por lo que es visita ‘obligada’ en cualquier recorrido por Sierra de Gata.

Coqueto y cuidado al detalle, destacan los pequeños arroyos que recorren algunas de sus calles empedradas, donde es posible apreciar la particular y bella arquitectura serrana. Hay que visitar la plaza Mayor y la iglesia de San Martín, pero, sobre todo, dejarse llevar por el encanto de las calles estrechas que permiten retroceder en el tiempo, e incluso escuchar hablar A Fala, el idioma local de origen galaico – portugués.

Gata

Parada obligada en el recorrido es también la villa de Gata, de la que la sierra toma el nombre (o viceversa). Enclave esencial durante la Reconquista, Gata posee un rico patrimonio arquitectónico y cultural que muestra orgullosa a cuantos la visitan.

En un entorno natural único, donde los bosques que pinos y castaños ‘compiten’ con el paisaje escarpado de las peñas granito, Gata mantiene su trazado típico del Medievo y en él importantes monumentos como la iglesia parroquial de San Pedro, del siglo XVI, la plaza del ayuntamiento, donde está la popular fuente de El chorro y , ya a las afueras, en lo alto de un cerro la torre de la Almenara, todo un símbolo de la Comarca. Además, en Gata podrás disfrutara con la gastronomía de la zona y contemplar las típicas casas altas tradicionales, de varias alturas para poder ubicar, en la zona baja, cuadras y bodegas.

Hoyos

Vista de Hoyos De Miguel303xm – Digital photography, CC BY-SA 2.5 Wikipedia

Hoyos es la capital administrativa de la Mancomunidad Sierra de Gata y un lugar que no deja indiferente con su encanto y belleza. Su coqueto casco urbano está lleno de bonitos rincones que apetece contemplar con detenimiento. En las serpenteantes y empedradas calles hay que fijarse en las casas tradicionales, y también en los antiguos palacetes y casonas, algunas centenarias y con magníficas fachadas en piedra, entre las que destaca la conocida como Casa del Deán.  Coquetas plazoletas, fuentes, portalones con arcos de medio punto, dinteles labrados… y también algunos importantes monumentos como la iglesia de Nuestra Señora del Buen Varón que merece una visita detenida.

Robledillo de Gata

Robledillo de Gata
Robledillo de Gata/Foto: Depositphotos

Bañada por el río Árrago, que sorprende al visitante con inesperados saltos de agua durante el primer paseo, y adornada por sus espléndidas casas tradicionales, Robledillo de Gata es uno de los rincones más bonitos de la sierra, que hay que incluir en cualquier ruta.

Se encuentra en uno de los valles que dan forma a la sierra y conserva todo el encanto que dan las tradiciones de antaño.

El entorno que crean las frondosas laderas, que parecen querer proteger a la localidad, es único y el paseo entre las casas de adobe, madera y piedra es una delicia. No hay que dejar de visitar la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y las características tres ermitas: la del Humilladero, la del Santo Cordero y la de San Miguel de la Viña.  Además, también merece la pena acercarse al Museo del aceite, ubicado en una antigua almazara, junto a la iglesia.

Otras localidades y parajes naturales imprescindibles

Pantano de Borbollón www.turismodecaceres.org

Sierra de Gata da para más de un viaje porque son muchos los tesoros que guarda. En verano, cualquier ruta se puede completar con un baño en alguna de las pozas y piscinas naturales como la de Descargamaría, muy cerca de Robledillo de Gata, o la de Puente la Huerta, en Gata.

Si prefieres el senderismo, los valles y montañas de la sierra ofrecen un sinfín de rutas y paseos para disfrutar a pie de magníficos paisajes. Puedes elegir alguno de los senderos del Val de Xálima (Valle del Jálama) y quizá acercarte al Pico del Jálama con sus casi 1.500 metros de altitud.

Buen plan para los amantes de los paisajes más exuberantes con los bellos saltos de agua como protagonistas es visitar, primero, la bonita localidad de Acebo, otro de los pueblos con más encanto de la sierra y, luego, llegar a la cercana cascada la Cervigona (próxima a la presa conocida como Prado de las Monjas).

Siguiendo con planes ‘acuáticos’, también puedes llegar hasta el embalse de Borbollón, un precioso lugar inmerso en plena naturaleza que es, además, un paraíso para las aves y para los amantes de la ornitología. Esta gran presa está muy cerca de la localidad de Santibañez el Alto, también excelente propuesta para incluir en la ruta. La zona más alta del pueblo es un privilegiado mirador desde el que tener una de las vistas más completas y bonitas de la Sierra de Gata en todo su esplendor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí