Valoración post

La provincia de Toledo tiene muchas maravillas que ofrecer. Sus encantos van más allá de su capital declarada Patrimonio de la Humanidad. También hay paisajes únicos, monumentos excepcionales y poblaciones merecedoras de una buena escapada. Una buena muestra de ello es Ocaña.

Ahí nos aguarda una de las plazas mayores más espectaculares de las dos Castillas. Además tiene un buen repertorio de arquitectura religiosa y civil. Y desde luego cuando se visita Ocaña, siempre se hace un viaje con cierto toque literario, ya que la sombra de Lope de Vega sigue muy presente en la población toledana. ¿Quieres saber qué ver en Ocaña? Pues sigue leyendo:

La plaza Mayor de Ocaña

Plaza Mayor de Ocaña (Wikipedia-Gora100)

Comencemos por el corazón de Ocaña. Es decir, su plaza Mayor. Una monumental muestra de arquitectura y urbanismo de finales del Barroco. Ni más ni menos que el rey Carlos III ordenó que se construyera hacia finales del siglo XVIII. Por cierto, tal vez os pueda parecer un cuadrado perfecto. Pero no lo es, solo lo aparenta. Contad sus arcadas, veréis que hay lados de 18 y de 17 arcos. Y aunque su arquitectura es antigua, para ser justos hay que saber que la fachada este no se concluyó hasta el año 1961.

Teatro Lope de Vega

Teatro Lope de Vega (Wikipedia-Adercilla)

Al nombrar la plaza Mayor de Ocaña hay que citar la obra de teatro que la ha convertido en una localidad universal. Nos referimos a Peribañez y el Comendador de Ocaña, ambientada en este lugar. Así que para rendirle tributo al dramaturgo Lope de Vega, autor de este drama, la población toledana le dio su nombre a su principal teatro. El cual originalmente fue sede del colegio jesuita y posteriormente se aprovechó tanto como de cuartel como de escuela pública.

Palacio de los Cárdenas

Palacio de Cárdenas (Wikipedia-Adercilla)

De todos los edificios civiles de Ocaña, seguramente el más monumental sea el Palacio de los Cárdenas, originado en el siglo XVI, cuando aquí vivió Diego Gutierre de Cárdenas, asesor de los Reyes Católicos. De hecho, se cuenta que fue él quien hizo que se conocieran y la anécdota asegura que cuando le dijo “es ese” para presentarle a la reina castellana a su futuro esposo. De ahí la S tumbada que se ve en la fachada de su palacio.

Convento de Santo Domingo

Seguimos con la arquitectura renacentista de Ocaña para acercarnos hasta el Convento de Santo Domingo. Un lugar que no solo hay que ver desde fuera, también es bueno informarse de los horarios de apertura para visitar su interior. Así descubriréis su claustro, o el coro de la iglesia, así como también merece la pena el Museo Porticum Salutis. Para los más creyentes es imprescindible, y para quien no lo sea tanto, podrá disfrutar del interesante montaje expositivo.

Fuente Grande

Fuente Grande (Wikipedia-Adercilla)

También hay que informarse de los horarios apertura de la Fuente Grande para hacer la visita guiada que se hace a este espacio, que a veces también se nombra como Monumento al Agua. Sin duda un nombre más que adecuado, ya que en realidad se trata de un portentoso proyecto de ingeniería hidráulica que se llevó a cabo con la autorización del rey Felipe II, bajo cuyo reinado se emprendieron en España obras tan conocidas como El Escorial y otras menos famosas pero muy atractivas como la Fuente Grande de Ocaña.

Iglesia de San Juan Bautista

Al igual que ocurre en Toledo, la capital provincial, en Ocaña también hay muestras de que fue una población en la que vivieron las tres culturas: cristianos, musulmanes y judíos. Por ejemplo, la iglesia de San Juan Bautista en origen fue una sinagoga. Y no solo eso, sino que el actual templo católico es un buen ejemplo de la arquitectura mudéjar que realizaron los albañiles y alarifes que se mantuvieron fieles a su credo islámico, pese a la conquista cristiana del lugar.

Iglesia de Santa María de la Asunción

Rollo de Justicia (Wikipedia-Rowanwindwhistler)

Hablando de esos tiempos de la reconquista. La primera iglesia católica que se levantó en toda la provincia toledana fue la de Santa María de la Asunción en Ocaña, la cual se edificó reaprovechando los materiales constructivos de una mezquita anterior del siglo VII. Esa fue la primera transformación, pero ha habido más. De hecho, este templo es un compendio de la Historia del Arte con elementos mudéjares, pero también góticos e incluso neoclásicos.

En definitiva, todos estos son los grandes hitos monumentales de Ocaña. Pero hay otros elementos destacables. Por ejemplo, el Rollo de Justicia que es una de las picotas más destacadas de toda España. Por no hablar del Convento de San José donde se guarda el sepulcro de Alonso de Ercilla y Zuñiga, autor del célebre poema La Araucana. Es decir, que sin duda Ocaña es uno de los pueblos más bonitos de Toledo y todo aquel que tenga oportunidad que prepare una escapada para descubrirlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí