5/5 - (2 votos)

Menorca es mucho más que sus playas. Por eso, aunque este sea uno de sus grandes atractivos en estaciones como la primavera y el verano, el resto del año también es una opción estupenda para seleccionarla como destino y disfrutar de un fin de semana, un puente o unas vacaciones.

Así que hoy vamos a recomendarte los mejores planes durante el otoño en esta maravillosa isla balear y qué hacer en Menorca si llueve por si el sol no acompaña. ¿Te vienes con nosotros?

Qué hacer en Menorca en otoño

Visitar las fortificaciones históricas

Ciudadela de Menorca
Ciudadela de Menorca/Pixabay

La ubicación estratégica de la isla de Menorca provocó que, en la antigüedad, constituyera un enclave defensivo excepcional. De ahí que albergue imponentes fortificaciones históricas que, vayas cuando vayas, son visita obligada.

A la entrada del puerto de Mahón se encuentra la fortaleza de la Mola, también conocida como fortaleza de Isabel II, frente a la que se encuentra el castillo de San Felipe. El antiguo hospital militar de la Illa del Reí, del siglo XVIII, es otra de las más emblemáticas, junto con el castillo de Santa Águeda.

Senderismo por Menorca

El senderismo es otro de los mejores planes para realizar en Menorca en otoño, cuando las temperaturas son suaves y la luz de esta estación del año incrementa su belleza. Si te apetece un paseo costero puedes seguir cualquiera de los tramos en los que se divide el Camí de Cavalls, el sendero GR-223 que suma un total de 185 kilómetros, que circundan la isla. Acantilados, playas e increíbles paisajes te esperan durante un itinerario en el que no dejarás de tomar fotografías.

Rutas en barco por Menorca

Menorca
Menorca/Pixabay

El otoño es perfecto para apuntarte a algún paseo en barco por Menorca para conocer la isla desde sus aguas. En la zona sur, uno de los mejores planes es programar una excursión a la isla del Aire. Otra opción estupenda, sobre todo, si viajas en familia, es realizar un recorrido en un barco con salas de visión submarina que te permitirá descubrir el maravilloso fondo marino de enorme valor natural de las costas menorquinas.

Curiosear en ferias y mercados

Los mercados y las ferias son un clásico del verano menorquín, pero también puedes visitar algunos el resto del año que merecen la pena. Los sábados por la mañana, en la plaza de España de la localidad de Ferreries, puedes acudir a su mercado artesanal y de productos agrícolas, además de aprovechar para visitar el Centro de Geología de Menorca. En Ciutadella, los viernes y los sábados se organiza su tradicional mercadillo, así como en Mahón los martes y sábados en la plaza Esplanada.

Y si llueve, no te pierdas dos mercados cubiertos perfectos para curiosear y pasar la mañana antes de comer la gastronomía típica de la región. Se trata del Mercado del Pescado, con los productos frescos del mar, y el Claustre de Maó, con frutas, verduras, hortalizas, quesos y otros productos típicos de la zona.

Rutas BTT

Camí de Cavalls
Camí de Cavalls/Pixabay

El Camí de Cavalls también puedes hacerlo sobre ruedas. Y es que esta es una de las numerosas opciones para disfrutar de las rutas BTT que hay en la isla. Aquí los amantes de la bicicleta de montaña se divertirán como nadie, tanto por la costa como en el interior, por sus bosques y numerosos barrancos.

No te pierdas el ascenso hasta el Monte Toro, que parte desde Es Mercadal. En media hora estarás en la cima, a 358 metros de altitud sobre el nivel del mar, en uno de los mejores miradores de Menorca. Y si buscas rutas cicloturísticas de baja dificultad puedes seguir la de Alaior-Mahón, de 12 kilómetros de longitud, o la de Es Castell-Sant Lluís, con solo 6 kilómetros de largo.

Descubrir los museos de Menorca

Uno de los mejores planes en Menorca si llueve es aprovechar para descubrir sus museos. En el Museo de Menorca en Mahón podrás recorrer la historia de la isla, sin olvidar el Museo Militar de Menorca en Es Castell, otro imprescindible. Pero tendrás muchos más entre los que elegir, como el Museo Diocesano de Menorca y Can Saura, el Museo Municipal de Ciutadella, además del Museo Etnológico Molí de Dalt y numerosas galerías de arte.

Visitar los pueblos de Menorca

Menorca
Menorca/Pixabay

Llueva o no llueva, siempre es un placer visitar los pueblos de Menorca. Y es que además de Ciutadella, con su imponente catedral, encontrarás pintorescas localidades que te enamorarán. Descubrir el pueblo pesquero de Fornells, con vistas espectaculares si hay temporal; la villa de Alaior, donde puedes aprovechar para conocer alguna de las fábricas de queso de Mahón; Es Castell, donde comer en alguno de sus restaurantes el pescado y marisco menorquín; y el bonito poblado de Binibeca son algunas de las mejores opciones.

Conocer la Menorca Talayótica

Por último, si te gusta la historia, tampoco debes perderte la Menorca Talayótica, con los numerosos yacimientos y restos arqueológicos que hay en la isla de los que fueron sus primeros habitantes, como la naveta des Tudons, las necrópolis de Calescoves y de Cala Morell, y los poblados talayóticos de Trepucó, de Torretrencada, de Torre d’en Galmés y de Talatí de Dalt, entre otros.

Con todo ello, no dudes que Menorca siempre es un buen plan, no solo en verano sino también en el resto de estaciones del año. ¡Anímate a descubrirla!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí