Nueva York necesitaba un sitio como este, un espacio en el que reivindicar la cultura española a través de una de sus facetas más deslumbrantes: la gastronomía. El famoso chef asturiano José Andrés, con la colaboración de Albert y Ferran Adrià, ideó un espacio en el que ofrecer a los neoyorquinos lo mejor de la cocina española: de la tortilla de patata al marisco, y de la paella a la fabada, de Cataluña al País Vasco, y de Galicia a Andalucía. Manhattan ya tiene un trocito de España en Little Spain, un mercado ubicado en Hudson Yards que también rinde tributo a aquel barrio español de inmigrantes de la calle 14. Antes de poder viajar a Nueva York y disfrutar de Little Spain deberás solicitar un ESTA para EE.UU.

Little Spain, el sueño de José Andrés y los Adrià

Little Spain
Andrés y los hermanos Adriá, ideólogos de Little Spain. Fuente: Littlespain.com

Con 50 dólares en el bolsillo, José Andrés llegó a Nueva York en 1991 tras terminar el servicio militar en el barco-escuela Juan Sebastián Elcano y formarse en el Bulli donde hace amistad con Ferran Adrià. Después de trabajar en el Paradis, El Dorado Petit o el Cid, el cocinero mierense se va a Washington, donde aún reside con su mujer y sus tres hijas. Pero más de dos décadas después de dejar Nueva York, José Andrés regresó a la Gran Manzana para cumplir un sueño: abrir un mercado al más puro estilo español en pleno centro de Manhattan.  

Pero José Andrés no quiso embarcarse solo en esta aventura. Un proyecto de esta magnitud siempre supone un riesgo, no solo creativo, sino financiero: Nueva York siempre es una plaza difícil de conquistar, sea cual sea tu nombre. Ferran Adrià, uno de los chefs más reputados de la historia reciente, también se apuntó a la fiesta, junto a su hermano Albert. Entre los tres pusieron los mimbres de este food hall de más de 3.000 metros cuadrados en Hudson Yards, el flamante (y polémico) nuevo barrio al oeste de Manhattan.  


Para alguien acostumbrado a la estructura de los mercados clásicos de las grandes ciudades españolas, Little Spain no supone una gran novedad, pero para muchos neoyorquinos esta combinación de tiendas de alimentación, bares y restaurantes bajo un mismo techo fue todo un hallazgo. El 14 de marzo de 2019 Mercado Little Spain abrió sus puertas: Hudson Yards ya olía a tortilla de patata y queso Cabrales. Un éxito inmediato.  

Little Spain: paella y bravas en Manhattan 

Little Spain
Terrazas en Little Spain. Fuente: Facebook Little Spain

Justamente un año después de la apertura de Mercado Little Spain, José Andrés ocupaba la portada de la prestigiosa revista Time. Pero el chef asturiano no hablaba solo de sus ambiciosos proyectos gastronómicos, sino que se refería especialmente a World Central Kitchen, una ONG centrada en la distribución de comida tras desastres naturales: y un sonado desastre resonó en todo el mundo en el momento en el que José Andrés concedía aquella entrevista: la pandemia del coronavirus

Un año después del reportaje de Time, el mundo empieza a recuperar su ritmo de vida, y el Mercado Little Spain no es una excepción. Las restricciones se van relajando a medida que el plan de vacunación avanza, y los restaurantes, uno de los negocios más damnificados por la crisis sanitaria, ya reabren sus puertas.  

Little Spain
Leña y La Barra, dos restaurantes de Little Spain. Fuente: Littlespain.com

Entre ellos, Spanish Diner, uno de los tres grandes restaurantes de cocina española en el mercado de Hudson Yards. ¿Y qué tal la carta? Veamos. Entre los entrantes, gazpacho, croquetas, mejillones en escabeche o patatas con boquerones. Entre los platos fuertes, bacalao con pisto, sopa de cocida o lentejas con chorizo. Y para adaptarse un poco al peculiar ritmo de vida neoyorquino, nuestros queridos huevos rotos los sirven para desayunar: son los huevos rotos Casa Lucio, en homenaje al mítico restaurante madrileño. ¿Prefieres un bocata de jamón y queso? Sin problemas, también tienen… 

La Barra es otro espacio ‘typical spanish’ para picar y tapear. No en vano, dicen que José Andrés y su restaurante Jaleo fue el primero que llevó la cultura del tapeo a Estados Unidos. Para el ‘vermuteo’, La Barra ofrece a los neoyorquinos un acompañamiento a base de aceitunas, boquerones o berberechos.

Para el ‘pica-pica’, anchoas, jamón ibérico de bellota o chorizo. Para el tapeo, pulpo a la gallega o gambas al ajillo, entre otras tapas míticas de la gastronomía española. Y para rematar, garbanzos con bacalao o sopa de cocido. ¿Postres? Churros, arroz con leche y flan al estilo ‘Mamá Marisa’, una receta de José Andrés inspirada en su madre. Y para beber sangría o Mahou Cinco Estrellas…  

Little Spain
En Little Spain también se cuelan tartas de queso ‘estilo New York’. Fuente: Littlespain.com

Mientras escribimos estas líneas estamos esperando que reabran los otros dos restaurantes del Mercado Little Spain. Por un lado, Leña, un espacio que trata de recrear los asadores vascos o asturianos y, por otro, Mar que se encarga de resaltar otra faceta clave de la gastronomía española: el pescado y el marisco. 

Pero además de grandes restaurantes, como buen mercado a la española, Little Spain cuenta con pequeños espacios, denominados kiosk, dedicados a una delicia concreta. Así, por ejemplo, encontramos Cocas, un básico de la gastronomía catalana, Bravas y Churros, un food truck en el que probar otros dos clásicos de la cocina española, o Granja, especializada en bocadillos. Pasteles & Helados es un kiosk en el que podrás probar hasta un brazo de gitano, mientras que Frutas & Verduras ofrecen gazpachos y ensaladas. 

Little Spain
Huevos, chistorra y patatas fritas, un plato estrella también en Nueva York. Fuente: Littlespain.com

Mercado Little Spain también cuenta con varias tiendas como su Colmado, en el centro de la Plaza Alta, que nos permite llevarnos a casa muchos productos con denominación de origen como el aceite de oliva o el Cabrales, además de algunos artículos firmados propio el propio Andrés, que diseña hasta frascos de tomate frito… El mercado se completa con una tienda de regalos y una floristería que nos recuerda lo que nos gusta vestir de flores nuestras terrazas al otro lado del Atlántico.  

¿Y de precios qué tal? Pese a que el bueno de José Andrés afirmó en su apertura que Mercado Little Spain “no era un simple negocio”, pagar 5 euros por una Mahou o 12,50 por un bocata de jamón y queso… pues eso: esto es Hudson Yards, esto es Manhattan, esto es Nueva York. Pero ahora la Gran Manzana sabe un poco más dulce gracias a un mercado que lleva la cocina española hasta el mismo corazón de la capital del mundo.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here