Budapest es conocida como la “Ciudad de los Balnearios”. Y ello, debido a la multitud de estos espacios que posee. Si eres un amante del turismo de relax, sin duda, este es el lugar ideal para tu próximo viaje. ¿Quieres saber más sobre la historia de los balnearios de Budapest? Pues sigue leyendo porque te lo contamos.

Budapest, la ciudad de los balnearios

La capital de Hungría es una maravilla la mires por donde la mires. Una ciudad llena de monumentos impresionantes y de una cultura espectacular. Pero en donde sobresalen por encima de todas las cosas, los balnearios. Lugares con una gran tradición en la ciudad y que cuentan con una oferta de lo más variada.

Estos se han convertido en un símbolo identitario. Y son los lugares elegidos para celebrar tanto fiestas familiares y tradicionales como otras de nueva creación. Espectáculos de luces y agua, música, etc., son algunos de los elementos que encontrarás si decides visitar los balnearios de Budapest. Junto con aguas termales y medicinales, por supuesto.


Balnearios de Budapest
Balnearios de Budapest

Su importancia proviene ya de época romana, momento en el que empezaron a proliferar por los beneficios terapéuticos de las aguas con las que cuenta la ciudad de Budapest. Y es que ¿A quién no le viene bien un baño relajante en unas aguas con propiedades medicinales? Y los romanos eran muy hábiles construyendo termas en lugares privilegiados.

Así que Budapest se convirtió en un espacio único para calmar los dolores del cuerpo y de la mente, por la gran cantidad de aguas termales que atesora en su territorio. El calor, calmaba el dolor, y las propiedades medicinales curaban las heridas, tranquilizaban los nervios y aportaban vitaminas. Unos beneficios de los que después disfrutaron sobre todo los otomanos.

Y siglo tras siglo, cultura tras cultura, la importancia de los balnearios en Budapest se fue consolidando. Tanto, que en 1934 la ciudad obtuvo un reconocimiento importantisimo para el desarrollo de la ciudad. Y es que fue proclamada “Ciudad de los Balnearios”. Un reconocimiento que conserva todavía. Y que sigue cuidando gracias a sus 118 manantiales naturales visitables.

Los balnearios que no te puedes perder en la ciudad de Budapest

En la ciudad de Budapest puedes encontrar tantos tipos de balnearios como de culturas han pasado por la ciudad. Por ejemplo, en esta increíble ciudad puedes disfrutar de varios baños turcos cuyo origen se encuentra en los siglos XVI y XVII. O de baños que más parecen un palacio que unas termas. Pues en Budapest, hay balnearios para todos los gustos en edificios que más parecen un palacio que una terma. Así, algunos de los que no te puedes perder son:


Balnearios Széchenyi y Gellert, dos de los más famosos de Budapest

Son unos balnearios impresionantes y cita obligada para los amantes del lujo y de la arquitectura palaciega. Así el Balneario de Széchenyi tiene su sede en un edificio que más parece un palacio que un spa. Es un balneario muy grande que cuenta con muchas piscinas diferentes, tanto interiores como exteriores. En estas últimas podrás darte un relajante baño a unos 37º mientras disfrutas de una hermosa nevada en vivo y directo.

Además, alguna de las piscinas cuenta con corrientes artificiales y te proporcionarán una experiencia de lo más divertida. Para visitarlo tienes que ir a la zona del City Park y sus instalaciones datan de 1913. Podrás perderte en sus 18 piscinas, saunas, y zonas de masaje. Un lugar ideal si quieres relajarte tras haber recorrido la inmensidad de la histórica Budapest.

Por su parte el Balneario Gellert tiene su sede en una joya arquitectónica del Art Nouveau de 1918. Todo él destila clase y lujo y sus piscinas interiores se encuentran en salas decoradas al gusto del Modernismo y del Art Nouveau, con estatuas, mosaicos, columnas y vidrieras.


Tiene 10 piscinas con beneficios terapéuticos. Algunas de ellas con burbujas, olas y hasta hay una piscina infantil. Pero la que más destaca es la piscina principal, adornada con columnas romanas que ha sido el escenario elegido para varios anuncios de publicidad. Un lugar ideal para hacerte tu propio reportaje fotográfico. Es algo más caro que el Balneario de Széchenyi pero la relación calidad precio es bastante buena.

Balnearios Király y Rudas, joyas turcas de Budapest

Balneario Kiraly - Foto de la página oficial
Balneario Kiraly – Foto de la página oficial

Pero, si lo tuyo son las piscinas cubiertas con impresionantes cúpulas de colores, y aire oriental, entonces te recomendamos que visites alguno de estos balnearios cuya historia se remonta a los siglos XVI y XVII. Elijas el que elijas, seguro que te encantará la experiencia.

Así, el Balneario Rudas fue construido en 1550, durante la época otomana. Y es uno de los más bonitos de la ciudad pues mantiene su esencia oriental. Destaca su impresionante cúpula de 10 metros cubierta entera de colores exóticos. Cuenta con 7 piscinas diferentes que van de los 16º hasta casi los 42º. Temperaturas para todos los gustos. Tiene días exclusivos para mujeres y otros para hombres, aunque los fines de semana son mixtos. Cuenta con saunas y un hamam árabe.

Unos años más tarde, en 1565, y junto al balneario anterior, se inauguraron los baños Király. Sus dimensiones son más reducidas pero su ambiente es mágico y te transportará a la época de ocupación turca. Cuenta con una piscina octogonal que es la principal. Y otras 3 de menores dimensiones. Además de saunas, jacuzzis y zona de masajes. Y lo bueno de este balneario es que es mixto todos los días del año por lo que no tendrás que esperar para visitarlo ningún día en especial.


El Balneario Lukács, el más popular de los balnearios de Budapest

Balneario Lukács - Foto de la página oficial
Balneario Lukács – Foto de la página oficial

Otro de los balnearios más famosos son los baños Lukács. Puedes encontrarlos cerca del Puente Margarita y son unos de los preferidos por la población local y es que sus aguas son ricas en minerales. Así, sus 8 piscinas con calcio, sodio, magnesio, etc. son ideales para tratar cientos de enfermedades. Sobre todo, para la mejorar los síntomas que provocan las enfermedades de las articulaciones y del estómago.

Pero lo mejor de este balneario es su ambiente cultural. Pues desde hace años es el lugar elegido por intelectuales y artistas para reunirse en la ciudad de Budapest. En él podrás disfrutar de fiestas casi todos los fines de semana y su ambiente es perfecto para pasarlo bien en cualquier época del año.

Sin duda, los balnearios de Budapest son una gran forma de conocer una parte de la cultura de esta importante ciudad húngara. Y ello, porque forman parte de la vida y de la historia de sus habitantes. Unos espacios que te servirán además para relajarte y coger fuerza antes de seguir disfrutando de los miles encantos que te ofrece esta hermosa ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here