¡Uff, tengo que aparcar en Madrid! Esa expresión es de lo más natural para cualquier visitante que tenga que acercarse a la capital de España con su propio vehículo. Y el volumen del lamento es inversamente proporcional al tamaño de nuestro lugar de origen. Es decir, cuánto más pequeña sea nuestra población de residencia habitual mayor odisea nos parecerá encontrar de manera rápida y económica un aparcamiento en las calles madrileñas.

Sin duda, desde aquí queremos recomendar el transporte público para llegar a la capital. Madrid está perfectamente comunicada con el resto de España gracias a un sinfín de autocares y también con diversas líneas de ferrocarril, y viajar en tren, independientemente de la velocidad, siempre es el más romántico de los viajes.

Pero también somos conscientes de que esa posibilidad no siempre es viable, por variados motivos: económicos, fechas, viajes de trabajo, etc. Así que si finalmente hay que hacer ese viaje en coche, sea propio o de alquiler, os vamos a dar una serie de pautas para aparcar en Madrid.


Madrid Central

Puerta de Alcalá, Unsplash, Nathan Atherton

Si se viaja a la capital por turismo, todos queremos visitar su centro histórico. El lugar donde se acumulan sus museos, palacios y atractivos turísticos. Además es muy posible que también nuestro hotel se encuentre ahí. Sin embargo, a estas alturas todos sabemos que los niveles de contaminación en la ciudad han obligado a restringir el tráfico en su distrito centro, de manera que se ha creado la figura de Madrid Central. En la cual hay unas condiciones específicas de tráfico y de aparcamiento.

Esta porción urbana con restricciones al tráfico de vehículos está perfectamente delimitada y indicada, tanto con señales verticales como horizontales. En ella, lo primero que hay que saber es que las anteriores zonas SER, o sea, Servicio de Estacionamiento Regulado, han pasado a convertirse a zonas verdes y por lo tanto para residentes. Unas zonas donde solo podrán aparcar vehículos con etiquetas Cero y Eco.

El resumen de las normativas de quién puede circular y aparcar en Madrid Central es este:

Los vehículos con distintivo ambiental 0 Emisiones podrán circular y estacionar en zona SER sin restricción horaria.

Los vehículos con distintivo ambiental ECO podrán entrar y estacionar en la zona SER en horario regulado un máximo de 2 horas.

Los vehículos con distintivo ambiental C o B podrán acceder únicamente para aparcar en un aparcamiento de uso público, garaje privado o reserva de estacionamiento no dotacional.

Gran Vía, Unsplash, Giuseppe Buccola

Y para todos ellos repartidos por las áreas de Embajadores, Cortes, Justicia, Palacio, Sol y Universidad hay casi 60 parkings y áreas de estacionamiento, públicos o privados y siempre de pago.

En el interior de la almendra de la M-30

Zona Verde de aparcamiento, Unsplash, Quique Olivar

La M-30 es la carretera de circunvalación que rodea el centro de la capital, y por su peculiar forma vista desde el aire, se denomina almendra a todo el grupo de barrios que quedan encerrados por esta vía imprescindible para el tráfico capitalino. Pues bien, esta vía también es una referencia a la hora de buscar dónde aparcar en Madrid.

En el interior de la llamada almendra, hecha la excepción de lo más céntrico que es Madrid Central que ya hemos visto sus condiciones específicas, siempre nos encontraremos zonas SER. Áreas de estacionamiento sometidas a la ORA, que pueden ser de color azul o verde, con sus distintos precios y delimitaciones de tiempo, ya que en las zonas verdes el minuto es más caro que en las azules.

No obstante, siempre es más económico recurrir a ellas que a los abundantes parkings privados. Los cuales suelen estar siempre repletos en las zonas más próximas al centro.

Aparcar en Madrid gratis es posible

La Castellana, Pixabay, rubyriojano

Sí, tal vez a algunos les parezca una quimera, pero sí es posible aparcar gratis en Madrid. Aunque obviamente para conseguirlo hay que acercarse del centro. E incluso hay que buscar plaza de aparcamiento en las calles que están más allá de la mencionada M-30.

Quizás pienses que eso sea alejarse demasiado. Pero pensemos de otro modo. Si sumamos el tiempo que se invierte circulando en las áreas más congestionadas de la ciudad más los minutos que puede costar hallar una plaza donde aparcar en Madrid, resulta que aparcar a las afueras y tomar un metro hasta nuestro destino nos puede costar menos.

El truco es buscar un lugar donde aparcar gratis en Madrid en las proximidades de alguna boca de metro. Por ejemplo, siempre se puede optar por buscar una parada en zona sur de Madrid Rio y el barrio de Comillas. También puede ser una buena idea buscar zonas de aparcamiento en el distrito de Hortaleza, perfectamente comunicado por metro y bus con la Castellana y el Centro.


Boca de Metro, Unsplash, David Monje

O más allá del Palacio Real, en el área de Alto de Extremadura, también es posible hallar fácilmente plazas para aparcar en Madrid y después ir hasta cualquier lugar de la capital gracias a la línea circular de metro. Sin duda, una opción de desplazamiento que a veces es más rápida que el coche, y en todo caso, siempre es más respetuosa con el medio ambiente.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here