La bella ciudad de Ávila, situada a algo más de una hora de Madrid, es una de las excursiones preferidas no solo por los habitantes de la capital sino también para muchos turistas que deciden acercarse a conocer las impresionantes murallas y una ciudad llena de historia y buena gastronomía.

En coche se tarda aproximadamente una hora y media en llegar desde Madrid, dependiendo si optamos por ir a través de la autopista de pago o por carreteras nacionales. Por este motivo, es uno de los medios de transporte favoritos para llegar pero una vez allí lo mejor es dejar el coche y disfrutar paseando de esta pequeña ciudad castellana.

Aparcar en Ávila dentro de la Muralla

Aunque el acceso al centro de la ciudad no está demasiado restringido, como sucede en otras ciudades históricas, no es nada recomendable intentar meternos con el coche dentro de las murallas. Para empezar, porque será muy difícil encontrar aparcamiento cerca de los principales monumentos y lugares de interés. Hay muy pocas plazas disponibles en la vía pública y, como es lógico, suelen estar ocupadas.


Además, las estrechas callejuelas y el suelo empedrado pondrán a prueba nuestra habilidad y nuestros nervios de una forma innecesaria. No serás el primero ni el último turista que se va con un buen rayón en su coche tras verse atrapado en un pequeño callejón. Así que, sino vas a un hotel o tienes un aparcamiento garantizado, lo mejor es dejar el coche fuera.

Dicho esto, si no te queda más remedio, hay un par de zonas dentro de la muralla que te pueden sacar de un apuro. Una de ellas es la Plaza Fuente del Sol, en donde podrás encontrar un pequeño aparcamiento con zona azul. Se trata de un lugar muy cercano al Mercado Chico o la Catedral, pero suele ser complicado encontrar sitios libres y tienes que tener en cuenta las limitaciones de la zona tarificada.

La otra opción es dar una vuelta alrededor del Parador Nacional, donde también existe un pequeño aparcamiento, o bajar las calles de Marqués de Santo Domingo, Vallespín o Santo Domingo. Allí encontrarás bastantes plazas de aparcamiento gratuito y alguna otra calle con zona azul de pago. Pero, eso sí, para llegar al centro tendrás que subir una buena cuesta, lo cual en Ávila es por otro lado bastante habitual.

Aparcar gratis en Ávila

Muralla de Ávila

Si no te quieres complicar y aparcar gratis, la mejor opción para visitar Ávila es dejar tu coche en el aparcamiento situado junto al Centro de Convenciones en la calle López Mezquita. Se trata de un parking bastante amplio que cuenta incluso con una zona especial para autocaravanas. Suele ser sencillo encontrar sitios libres, salvo quizás en días especialmente turísticos, y se encuentra a unos diez minutos andando del centro histórico.

La zona al sur de las murallas es otra buena opción para encontrar aparcamiento gratuito sin mucha dificultad. En la parte abierta al tráfico del Paseo del Rastro y en calles cercanas como la Calle Empedrada no tendrás problemas normalmente, pero es posible que te toque luego subir un buen tramo para llegar a la zona amurallada.

Si lo tuyo no son las cuestas, te queda la opción de buscar aparcamiento en la zona este de la ciudad, en las calles alrededor de la Plaza del Mercado Grande o la Plaza de Santa Ana. Callejeando por esta zona encontrarás muchas plazas de aparcamiento pero se trata de la zona comercial de la ciudad y puedes verte atrapado entre mucho tráfico, especialmente entre semana.

Mejores aparcamientos de pago en Ávila

Panorámica de Ávila
Panorámica de Ávila

Hay dos aparcamientos de pago junto a la muralla que son perfectos si quieres aparcar en pleno centro y no perder mucho tiempo. El mejor ubicado es El Grande Empark, que encontraremos en la Plaza del Mercado Grande, uno de los lugares más bonitos de Ávila y un punto perfecto para conocer la ciudad. Es un aparcamiento cubierto, abierto las 24 horas y cuenta con servicio de seguridad y puntos de carga para coches eléctricos. La hora de parking nos costará algo menos de dos euros y el día completo tiene un coste de 18,65 euros.

De la misma empresa es el Parking El Rastro, que se sitúa en la Plaza Beata María Teresa. Está junto al conocido paseo abulense del mismo nombre y no muy lejos del primero, así que es igualmente un buen lugar para comenzar nuestra ruta. También está abierto las 24 horas y cuenta con sistemas de seguridad, pero todavía no dispone de puntos de carga eléctricos. El precio es algo más económico, con una tarifa de 0,80€ por hora o 16,05 euros por el día completo. Es recomendable salir con el ascensor que nos lleva a la parte de arriba y nos deja en los jardines del Paseo del Rastro con unas impresionantes vistas del sur de Ávila.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here