La milenaria ciudad de Vitoria-Gasteiz todavía conserva el trazado medieval de sus calles del siglo XII. Su hermoso centro histórico se alza sobre una colina, aglutinando sus palacios, sus torres, sus templos y numerosos sitios de elevado interés patrimonial.

Para que no te pierdas ninguno de ellos, hoy te proponemos la siguiente ruta para conocerlo. Descubre con nosotros el casco medieval de Vitoria y déjate seducir por la belleza de esta ciudad vasca en la que también disfrutarás de una gastronomía excepcional.

Catedral de Santa María

catedral de Vitoria

Antes de iniciar el recorrido, cuando vayas a seleccionar dónde pasar tu estancia en Vitoria, ten en cuenta que, si eliges un alojamiento en las proximidades del centro histórico, aprovecharás al máximo el tiempo para disfrutar del entorno y conocer con comodidad la ciudad. A 10 minutos a pie encontrarás lugares como el apartahotel Líbere Vitoria, un edificio renovado con instalaciones climatizadas y con wifi, perfecto para viajar solo, en pareja o en familia, ya que dispone de estudios y apartamentos de 1 y 2 habitaciones, así como preciosos áticos con terraza desde los que disfrutar de estupendas vistas de la ciudad. Podrás elegir entre ellos el que mejor se adapte a tus necesidades.


Una vez instalado, puedes comenzar el recorrido que te proponemos en la catedral de Santa María, conocida como la Catedral Vieja y construida entre los siglos XIII y XIV. Se trata de uno de los monumentos más famosos e importantes de la ciudad. De hecho, el escritor Ken Follet se inspiró en ella para crear la segunda parte de su obra Los Pilares de la Tierra. Si quieres conocer todos sus secretos y su historia, te recomendamos apuntarte a alguna de las visitas guiadas.

Junto a la catedral se extiende la plaza de la Burullería, denominada así porque aquí era donde mercadeaban los tejedores de telas, sacos y paños: los burulleros, y en la que también se alza la Torre de los Hurtado de Anda.

Torre de Doña Ochanda

Torre Ochanda

A menos de 200 metros de la Plaza de la Burullería, se localiza el renacentista Palacio Escoriaza-Esquivel, que guarda en su interior rincones tan legendarios como el patio del amor. Junto al edificio se conserva un tramo de la primera muralla medieval de la ciudad, del siglo XI, con uno de los torreones. Desde el Jardín de la Muralla puedes admirar uno de los murales que convierten Vitoria en un auténtico museo al aire libre.

La siguiente parada, a 3 minutos a pie, es la Torre de Doña Ochanda, desde la cual se protegía la muralla y que, en la actualidad, alberga el Museo de Ciencias Naturales. A 120 metros, podrás admirar el Palacio-Casa del Marqués de la Alameda. Continúa en línea recta hasta encontrar muy cerca la iglesia de San Pedro Apóstol, que se adosó a la muralla del oeste, con una bella portada gótica. Luego, te aconsejamos reservar unos minutos para visitar el bello Museo de los Faroles, en un edificio construido en el año 1900.

Plaza del Machete

Plaza del Machete

La Plaza del Machete, también conocida como la Plazoleta del Juicio, es la siguiente parada en nuestra ruta. Contemplarás la iglesia de San Miguel Arcángel, con la capilla de la Virgen Blanca, patrona de la ciudad, y a su lado el Palacio de Villa Suso del siglo XVI, que se diseñó de tal forma para adaptar su estructura a la muralla medieval. Aprovecha para caminar por Los Arquillos, un paseo neoclásico de soportales y balcones que se levantó entre los años 1787 y 1802 para salvar los 23 metros de desnivel entre el casco medieval y los nuevos barrios de la ciudad.

En el entorno de la Plaza del Machete se alza asimismo el último de los templos que se construyó en el centro histórico: la iglesia de San Vicente Mártir, en la que vale la pena subir a la torre para disfrutar de una de las mejores vistas de Vitoria.

Palacio de Bendaña

Palacio de Bendaña

Desde la iglesia de San Vicente, solo te separan un par de minutos a pie de la hermosa Casa del Cordón, del siglo XV, con la impresionante bóveda gótica policromada de su interior.

En la misma calle, a unos 200 metros, se alza otro edificio renacentista que sorprende al viajero: el Palacio de Bendaña. Tanto esta construcción como el edificio moderno a su lado constituyen el denominado Museo Bibat, que fusiona el Museo de Arqueología de Álava y el Museo Fournier de Naipes que, con alrededor de 250 barajas de todos los tiempos, resulta ser el más importante de Europa. La entrada es gratuita.

Palacio de Montehermoso

Palacio de Montehermoso

El Palacio de Bendaña está muy cerca de la plaza de Santa María, pero te proponemos una última parada en esta ruta por el casco medieval de Vitoria-Gasteiz:el Palacio de Montehermoso. Se trata de un palacio renacentista que alberga el Centro Cultural Montehermoso, dedicado sobre todo al arte contemporáneo.

Desde aquí hasta la Catedral Vieja, zona donde iniciamos el recorrido, solo te separan unos 3 minutos pie. Para finalizar y recobrar fuerzas, te aconsejamos que vayas de tapas por la zona. Comprenderás por qué tiene tanta fama la gastronomía vasca.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here