París, Londres, Praga o Venecia ocupan los primeros puestos de las ciudades que más viajeros reciben al año. Incluso en algunas, como Venecia o Roma, la afluencia es tanta que ha conllevado su deterioro, obligando a los gobiernos a tomar medidas para reducir el turismo.

En la otra cara de la moneda nos encontramos con muchas otras que esperan a pocos o a nadie, pues pasan desapercibidas ante los ojos viajeros. Sin embargo, atesoran un sinfín de encantos y posibilidades turísticas. He aquí cinco destinos poco concurridos para quienes les gusta descubrir rincones únicos o viajar sin demasiada compañía.

1Skopie, Macedonia

Skopje
Fuente: Pixabay.

Ubicada a orillas del río Vardar, es la capital y la ciudad más grande de Macedonia del Norte, pero también la más desconocida de los Balcanes. Tras el terremoto que sufrió en 1963, que supuso la destrucción de la mayoría de su legado monumental, el gobierno empleó todos sus esfuerzos en reconstruirla.

Y lo hizo a lo grande. Está decorada con una amplia colección de titánicas esculturas, monumentos gigantescos como la iglesia de Saint Clemont of Ohrid, que es la más grande del país, y construcciones brutalistas (un estilo arquitectónico inspirado en Le Corbusier) como la Universidad de Cirilo y Metodio o el edificio de la radio y la televisión nacional.

El terremoto no pudo con la antigua fortaleza, que corona el monte Vodno, desde donde las vistas son únicas. Además, tiene un barrio turco precioso y museos de lo más interesantes como la Galería Nacional, que hace un repaso por los artistas macedonios más importantes; o el museo por la Lucha de Macedonia, que se centra en la historia del país desde los otomanos hasta la actualidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here