5/5 - (1 voto)

Ubicado majestuosamente en la cima de una colina rodeada de viñedos con vistas a una tranquila laguna mediterránea, Château Capitoul es una magnífica finca de estilo palaciego y un hotel de lujo que abarca 200 acres de un hermoso paisaje virgen en el Languedoc.

Extendiéndose a lo largo del Mediterráneo desde la Costa Azul hasta la frontera española, el Languedoc es el sur de Francia por excelencia. Una región de pueblos pesqueros, playas interminables, viñedos ondulados y olivares bordeados de cipreses, de castillos medievales encaramados sobre afloramientos rocosos, prósperas ciudades comerciales y aldeas olvidadas.

Profunda relajación con una copa de vino

Château Capitoul

Château Capitoul abarca 25 acres de jardines y parques y está rodeado por 220 acres de bosques, flora mediterránea y viñedos, atravesados por senderos para caminar o explorar en bicicleta. En lo alto del establecimiento, se puede acceder durante todo el día a una pista de tenis y a una pista de petanca con el equipamiento disponible en la recepción.

Excavada en la ladera de la aldea hay una piscina infinity, climatizada de abril a octubre, con una terraza decorada con olivos, un bar y tumbonas que ofrecen vistas panorámicas de los viñedos y la laguna. Para un momento de profunda relajación (¡confirmado!) el castillo nos invita a su Spa Cinq Mondes durante todo el año.

Pero, lo que realmente importa es que Capitoul, un icono de La Clape, son sus inolvidables catas de vino. Las cosechas del Château y otros vinos, de diferentes fincas de los mismos propietarios, se pueden disfrutar en el restaurante o comprarlos en el Caveau de la entrada. Durante el verano se organizan cada semana caminatas guiadas para aprender a reconocer las variedades de uva que dan origen a estos vinos, seguidas de una cata en bodega. En alguna ocasión también se celebran “catas” de vino para niños donde pueden probar zumos y mostos a base de diferentes variedades de uvas.

Spa del hotel

Hoy en día, la zona es reconocida internacionalmente como un terreno magnífico que produce vinos de clase mundial. Sus 100 hectáreas de pinares y páramos y sus 64 hectáreas de viñedos se extienden casi hasta el borde de la laguna. El viñedo está fuertemente influenciado por la proximidad al Mediterráneo y produce vinos de gran frescura gracias a la brisa marina.

Los vinos de la denominación de origen La Clape son una mezcla de al menos dos variedades. En el caso de los tintos, las principales variedades de uva son: garnacha, mourvèdre y syrah, adaptadas al calor. En blanco, el Bourboulenc es el más típico y debe representar al menos el 40% de la mezcla. Redondos y frescos, los blancos son florales, afrutados, minerales y yodados. En cuanto a los tintos, son profundos, amplios y estructurados, a menudo marcados por notas balsámicas.

Château Capitoul es también una base perfecta para descubrir la diversidad, la experimentación y el entusiasmo del Languedoc, la región vinícola más grande y apasionante del mundo. Hay literalmente cientos de bodegas a poca distancia.

Caminatas con vistas espectaculares

A pesar de la sensación de aislamiento, Château Capitoul está a sólo cinco minutos del pintoresco pueblo pesquero de Gruissan. Las doradas playas del Mediterráneo están a sólo unos minutos de distancia o en un cómodo recorrido en bicicleta por la laguna.

Cinco minutos en la otra dirección está Narbona, una pequeña ciudad romana con una animada cultura de paseo marítimo con restaurantes y bares junto al canal, y uno de los mercados de alimentos cubiertos más bellos de Francia. Y justo al lado está La Clape. La que una vez fue una isla boscosa que albergaba galeras romanas, hoy se ha convertido en un área de conservación atravesada por senderos para caminar y andar en bicicleta con vistas espectaculares.

Elige entre castillo o una villa independiente

Interior de una de las villas con piscina privada

Como los mejores vinos franceses, Capitoul es un “conjunto”, un destino que combina los mejores aspectos de las opciones vacacionales tradicionales: las instalaciones de un hotel spa de lujo, la comodidad del alquiler de villas, la autenticidad de una finca vinícola en funcionamiento y el ambiente relajado.

Podemos elegir una elegante habitación en un castillo del siglo XIX o el espacio y la independencia de una villa de lujo con magníficas vistas a los viñedos y a la laguna. El castillo original se ha transformado en un íntimo hotel boutique de cuatro estrellas con ocho elegantes habitaciones y suites, un spa Cinq Mondes y el restaurante Mediterráneo.

Al otro lado del patio, una recepción tipo atrio bañada por luz natural ofrece conserjería las 24 horas, los 7 días de la semana y acceso a Asado, un animado pero tranquilo bar y restaurante brasero ubicado en la antigua sala de barriles con sus enormes parrillas a leña.

Al lado, integrado en la ladera, se encuentra un íntimo poblado de 44 villas independientes bellamente diseñadas, todas con jardín y terraza privados y fantásticas vistas, muchas de ellas con piscina privada.

Selección de productos frescos y de temporada para comer

Restaurante Asado

Château Capitoul nos ofrece dos restaurantes – Mediterráneo y Asado. Valère Diochet, antiguo chef del Château Les Carrasses, trabaja en el restaurante gastronómico Mediterráneo desde su apertura, ofreciendo una cocina singular y auténtica.

En la cocina del restaurante Asado descubrimos una comida sabrosa y original, basada en productos cocinados al fuego de leña. Allí pudimos sentir la pasión por la cocina y el producto. El chef argentino de Asado nos transporta a su universo y nos transmite esta pasión a través de una selección de productos frescos, de temporada y de corto circuito, en línea con sus compromisos y valores.

Viñas con historia

Viñedos del Languedoc

Bien conocido por los romanos y por el propio Julio César, Capitoul existe desde la época romana. En el siglo XIV, los canónigos de la catedral de Narbona plantaron allí las primeras vides. La elaboración del vino en el Languedoc fue desarrollada por los romanos que fundaron Narbona en el año 118 a. C. La Colonia Narbo Martius pronto se convirtió en la próspera capital de la Galia romana desde donde se enviaba vino, miel y muchos otros productos a través de la vía romana.

En aquella época, La Clape era una península que se adentraba en el Mediterráneo, salpicada de pequeños lagos, de ahí su antiguo nombre Insula Lacquis, la Península de los Lagos. Alrededor de estos lagos había viñedos, muchos de ellos propiedad de legionarios victoriosos a quienes César había concedido tierras en la península. Se cree que Capitoul fue probablemente uno de estos primeros legados, aunque la primera cita conocida de la finca como productora de vino proviene de un pergamino latino fechado el 26 de mayo de 1324.

A lo largo del primer milenio, Narbona siguió siendo una ciudad importante, un centro de agricultura y aprendizaje. La ciudad y sus alrededores entraron en decadencia en el siglo XIV. Durante este período fueron los monasterios y otras órdenes religiosas los que mantuvieron viva la tradición vitivinícola, un factor tanto de poder económico como de necesidad eucarística.

Sin embargo, gradualmente la producción de vino en la región se redujo significativamente. Poco se sabe sobre Capitoul durante este período, aunque la finca sigue apareciendo en mapas a lo largo de la Edad Media y hasta los siglos XVII y XVIII. La suerte cambió en la segunda mitad del siglo XIX cuando comenzó el período conocido como Eldorado du Vin. Con un enorme aumento en la demanda impulsado por la industrialización.

En 1867, las vides europeas fueron atacadas por la filoxera, un pulgón que diezmó las raíces de las vides, provocando el colapso de la producción en toda Europa. Si bien el Languedoc se vio gravemente afectado, paradójicamente la plaga creó las condiciones para la aceleración del mercado: con suelos arenosos capaces de repeler el ácaro y el descubrimiento de que el injerto de raíces americanas en vides francesas solucionaba el problema, la producción se reanudó rápidamente y Languedoc se encontró con unas condiciones de mercado perfectas: un aumento de la demanda y escasez de oferta. Con la apertura de la línea ferroviaria de Béziers a París, que redujo el tiempo de transporte de cuatro días a uno, se produjo un auge en toda regla a medida que se amasaron grandes fortunas vinícolas, centradas en Béziers, que a principios de siglo era la ciudad más rica de Francia.

Vinos del Château Capitoul

En 1898, la familia Riviere, entonces propietaria de Capitoul y beneficiaria de una importante fortuna vitivinícola creada durante el período de auge, encargó la restauración y transformación de la finca, obras que se llevaron a cabo entre 1898 y 1900, creando en el proceso los edificios que se encuentran hoy. Capitoul pronto resurgió como una de las fincas más importantes de la región.

Sin embargo, el cambio de siglo resultó ser el punto culminante, ya que la sobreproducción y las importaciones baratas de vino argelino pronto provocaron el colapso de los precios. La dificultad del suministro de agua potable, dos guerras mundiales, gustos cambiantes y la aparición de vinos del Nuevo Mundo trajeron oleadas de presión competitiva que afectaron a la industria.

En 1962, Fernand Aupecle compró la finca como parte de una cartera de fincas del Sur reunida a su regreso de Argelia en 1962. La finca permaneció en su familia hasta 2011, cuando, convencido de su potencial como destino de bodega y enoturismo, fue adquirido por la familia Bonfils. La fase inicial de la restauración se centró en los viñedos y la bodega, con la replantación de las vides y la ampliación de la finca y su renovación.

Château Capitoul abrió sus puertas en 2021 y desde entonces cultiva la diversidad en el renacimiento del patrimonio y de las personas, a través de proyectos enoturísticos y de responsabilidad social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí