¿Te gustaría visitar Noruega? Noruega es un país hermoso e increíble, en él encontrarás una cultura única y paisajes naturales inimaginables. Sin embargo, debes saber que, aunque Noruega es uno de los países escandinavos más costosos, vale la pena visitarlo.

Muchas son las opciones que tienes para conocer Noruega, y son tantas, que es posible que te preocupe no visitar lo más imprescindible. Así pues, para personas que viajen desde Europa, Reino Unido o desde cualquier otra parte del mundo, si quieren conocer lo mejor de Noruega y llevarse los mejores recuerdos de este país, los invitamos a descubrir 7 lugares que no se deben perder en su viaje a Noruega.

Los 7 lugares que no te debes perder en Noruega

Noruega
Fuente: Wikimedia/Oliver Rolfe CC BY 3.0

Noruega forma parte de la península escandinava y es un país con un clima templado que se presta para actividades al aire libre propias de las bajas temperaturas, como esquí, motos de nieve, trineos halados por perros o por renos, raquetas de nieve, etc. Pero Noruega, también se conoce como uno de los países más ricos del mundo, con un desarrollo económico en potencia, líder en bienestar social, médico y de seguridad para todos sus ciudadanos. Este país es un paraíso para hacer turismo o viajes de aventura. Son tantos los lugares que no te puedes perder de visitar que seguro necesitarás algunas recomendaciones.


¿Te animas a conocer algunos de los mejores lugares para visitar en Noruega? ¡Comencemos!

1. Parque Vigeland

Parque Vigeland

Las cosas por ver o qué hacer en el país de los fiordos y la aurora boreal, son innumerables. Pero si eres amante de las obras de arte y las esculturas, el Parque Vigeland te espera para mostrarte una maravillosa exposición. Este parque se encuentra en Oslo, la capital de Noruega. Se trata de un hermoso parque nacional al aire libre con esculturas que se imponen a lo largo de sus espacios. Este atractivo lugar fue creado entre los años 1907 y 1942 por el escultor noruego Gustav Vigeland, quien dedicó más de 20 años de su vida en desarrollar todas las esculturas del parque.

En este parque una de las esculturas de mayor atención es el monolito. Esta obra consiste en un bloque de granito de 17 metros de altura que se eleva sobre una plataforma. En este bloque se encuentran talladas 121 figuras humanas entrelazadas y desnudas que son todo un espectáculo. Sin duda ¡una obra de arte magistral!

Todas las esculturas del parque representan diferentes estados de ánimo y todas se vinculan con los propios momentos de la existencia humana. La mayoría de las obras están elaboradas en bronce y piedra.

Visitar el Parque Vigeland es una experiencia impresionante, además es un lugar muy valorado por los habitantes de la ciudad y por el gobierno noruego. No tendrás excusas para perderte de esta atracción ya que el parque está abierto al público durante todos los días del año, durante las 24 horas del día y es totalmente gratuito. Sobran las razones para hacer de este lugar un punto de encuentro imprescindible con el arte y parte de la cultura noruega. ¡No te arrepentirás!

2. Museo de Barcos Vikingos

Museo de Barcos Vikingos

Además del parque Vigeland, hay un lugar que no debes perderte en tu viaje a Noruega, sobre todo, si te apasiona el arte o sientes curiosidad por conocer sobre la historia de los vikingos y Noruega. En Oslo, aguarda una exposición de los mejores barcos vikingos. Se cree que los barcos que aquí se conservan fueron enterrados por los vikingos hace más de 1100 años, y eran utilizados para transportar a sus propietarios al reino de los muertos. De hecho, estos barcos se encontraron en tres enormes tumbas reales muy cerca del fiordo de Oslo.

Pero, no solo barcos hay en este museo, también se encuentran otros hallazgos que fueron hechos en las tumbas: pequeñas embarcaciones, un carro de la época, tejidos, trineos y muchos otros objetos domésticos.

El museo de Barcos Vikingos está abierto al público todos los días, solo deberás cancelar la entrada. Es un sitio para admirar y viajar en el tiempo, te lo recomendamos.

3. Cabo Norte

Cabo Norte

Otro lugar imperdible en Noruega es Cabo Norte, sin lugar a duda, te encantará. Cabo Norte es el punto más septentrional de toda Europa, un lugar recóndito del Círculo Polar Ártico. El Cabo Norte es uno de los límites más usados para separar el océano Ártico del Atlántico y visitarlo es toda una vivencia. Es un acantilado de 307 metros de altura en donde no existe tierra firme entre el polo norte y tú. Además, durante los meses de mayo y finales de julio no verás la puesta del sol, esto es algo que atrae a muchos viajeros procedentes de todo el mundo.

Para llegar a Cabo Norte, puedes hacerlo en transporte público, en avión desde Oslo, en ferry e incluso por tierra en un túnel que viaja bajo el mar. Además, puedes disfrutar de aventuras de trineos arrastrados por perros y conocer la capilla de St. Johannes, la capilla ecuménica más septentrional del mundo, un lugar simbólico de la región en donde se llevan a cabo muchas bodas que son dignas de admirar.

Estando en Cabo Norte no te pierdas la Isla Magerøya, un lugar encantado que alberga muchos secretos. Ve y disfruta de Gjesværstappan, el hogar de miles de frailecillos, alcatraces y cormoranes. Si quieres experimentar una aventura más desafiante realiza la excursión hasta el cabo de Knivskjellodden, en donde verás más de cerca el acantilado. Y si te gusta la pesca, no pierdas la oportunidad de ir a pescar los enormes cangrejos reales.

Tu viaje por Cabo Norte no puede terminar sin avistar las pequeñas y pintorescas aldeas que dan un toque especial a este estéril, pero impresionante paisaje. Especialmente conoce Skarsvåg, la aldea más septentrional del mundo; Gjesvær, desde donde podrás fotografiar las mejores vistas del archipiélago de Gjesværstappan; y Kamøyvær, donde te espera la galería “Este del Sol”, un lugar memorable.

4. Bergen, la llave de los fiordos

Bergen

No podía faltar en esta lista la mayor de las joyas urbanas de Noruega, Bergen. Una ciudad encantada repleta de casas de colores junto al puerto de Bryggen, el barrio de comerciantes de la Liga Hanseática, que es la postal más icónica de la bella Bergen. Verás casas que parecen colgar de las laderas, estrechas callejuelas y adoquines, y muchos otros reclamos turísticos. Todo esto hace que merezca la pena el trayecto hasta allí.

Un montón de atracciones te esperan en Bergen y uno de ellos es Nidaros, un lugar mágico. Se trata de la catedral de Bergen, una magistral obra arquitectónica que se impone para enaltecer a la segunda ciudad de Noruega. Pero además, Bergen es el corazón de los fiordos noruegos, desde aquí puedes experimentar excursiones a dos de los fiordos más grandes de Noruega: el Hardanger y el Sognefjord.

Y muy de cerca tienes que visitar el animado mercado de pescado, un atractivo mercado al aire libre que desde 1276 ha vendido los pescados más frescos y otros tesoros marinos como el icónico salmón o la exótica carne de ballena. En este mercado también encontrarás frutas, verduras, variadas piezas de arte tradicional noruego y hermosos objetos turísticos.

Pero Bergen, además de ser la puerta de entrada a los fiordos, también se conoce como una de las ciudades de la gastronomía reconocida por la UNESCO. No puedes dejar de venir y probar las especialidades que se destacan en el lugar como el pastel de pescado y el típico persetorsk, una comida noruega preparada con el bacalao al vapor.

5. Islas Lofoten

Lofoten

Si bien es cierto que las grandes capitales europeas jamás pasarán de moda como destinos turísticos, hay lugares bañados en naturaleza que cada vez se hacen más populares. Las Islas Lofoten, al norte de Noruega, son el mejor ejemplo de ello. Aunque seguramente no habrás oído mucho hablar de estas islas, lo que es normal, por ser una de las perlas más cuidadas de Noruega. Se trata de un archipiélago formado por unas 2000 islas que son perfectas para quienes desean experimentar un cóctel de sensaciones inolvidables.

En Lofoten encontramos playas, bahías de arena blanca y agua en tonos turquesa, fiordos profundos, variadas rutas de senderismo, excelente pesca, pintorescos centros de alojamiento y, obviamente, la posibilidad para admirar el espectáculo de colores verde o rojo oscuro de las auroras boreales (durante el invierno) y el sol de medianoche desde finales de mayo hasta mediados de julio.

Aparte de todo esto, en Lofoten el clima es cálido y en los pueblos más concurridos como Svolvær, Reine o Henningsvær, verás que la pesca es una actividad muy importante. ¡Lofoten es una región que está llena de pueblos pesqueros!

6. Stavanger 

Stavanger

Para llevarte otra de las experiencias únicas que solo podrás vivir en Noruega, hay que viajar hasta Stavanger y pasearte entre las famosas casas pintadas de blanco (algo más de 150 viviendas de madera de los siglos XVIII y XIX) que se caracterizan por su color y sus tejados a dos aguas en la vieja ciudad de Stavanger.

Arte urbano, cafeterías, galerías de arte y naturaleza, es parte de lo que te espera en Stavanger. Cada rincón de Stavanger está lleno de arte urbano del festival Nuart: murales por doquier que adornan desde grandes edificios hasta pequeñas ilustraciones en autobuses y portales. Cualquier lugar te parecerá maravillosos para fotografiar, todo parece sacado de un cuento de hadas.

Stavanger es una ciudad para vivirla plenamente. Buena parte se puede recorrer en coche atravesando las más hermosas carreteras panorámicas que son una auténtica locura. También es clave para admirar dos de las máximas maravillas de la naturaleza noruega: Preikestolen y Kjerag. Y si deseas sumergirte en una de las playas noruegas, no dudes en visitar la playa de Jæren, aquí podrás disfrutar del mar o caminar a lo largo de la extensa isla.

No podemos dejar de comentarte que en Stavanger puedes tener la oportunidad de vivir el placer de lo mejor en gastronomía noruega ya que se encuentran algunos de los mejores restaurantes de toda Noruega. RE-NAA y Sabi Omakase son unos de los sitios de mayor concurrencia. Si lo prefieres puedes optar por descubrir otras alternativas que tienes en la zona, encontrarás gran variedad de comidas y precios de todo tipo.

7. El fiordo de Geiranger

Geiranger

Muchos turistas deciden viajar a Noruega para conocer sus fiordos y como no hacerlo sin llevarse una grata imagen de ellos. Y, por supuesto, no podemos terminar esta lista sin recomendar el fiordo más famoso de Noruega: el Geiranger (o Geirangerfjord). Nadie se resiste a las impresiones que genera la admiración que provoca esta creación de la madre naturaleza.

Este fiordo, por el que fluye la Cascada de las Siete Hermanas, el Pretendiente, el Velo Nupcial, entre otras; está protegido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Descubrir la razón de tal reconocimiento no costará nada, pues la naturaleza muestra por sí sola lo mágica y sorprendente que puede ser. Este entorno natural floreció gracias a la última glaciación, cuando los glaciares tallaron de manera extraordinaria elevadas montañas, por ello, no es casualidad que el Geirangerfjord, no solo está en la lista de la UNESCO sino en el top de los lugares más espectaculares del mundo. ¡Geiranger te dejará boquiabierto! Puedes vivir experiencias navegando en Kayak, haciendo senderismo o a través de diferentes excursiones.

Además Geiranger se esfuerza por ofrecer la mejor de las experiencias en medio de un ambiente que lucha por reducir el impacto medioambiental del turismo. El gobierno noruego y la industria del turismo trabajan de forma continua y en conjunto para hacer de Geiranger un lugar propicio no solo para visitar, sino también para vivir.

Dentro de las rutas para llegar a Geiranger está la carretera montañosa de Trollstigen, una vía que es, en esencia, una escena paisajística de visita obligada. Recorrerás un camino adornado de empinadas laderas de montañas y fascinantes cascadas y, aunque es posible que te resulte un poco agobiante el viaje, la vista bien valdrá la pena. Esta carretera se abrió en el año de 1936, y es impresionante la demostración que hace de la magnífica obra arquitectónica y de ingeniería que hubo en su época, y de lo que representa hoy en día.

La cantidad de lugares que tiene Noruega por visitar es infinita. Llevarse un poco de su historia, arte, naturaleza y gastronomía, luego de habernos paseado por algunos de sus museos, sus ciudades más emblemáticas, sus fiordos y todo aquello que solo se vive en este país, es parte de las experiencias que no puedes dejar de disfrutar en Noruega.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here