“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor”. Así comienza El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, la obra cumbre del genial Miguel de Cervantes, que constituye un tesoro de la literatura de todos los tiempos; de hecho, es el segundo libro más leído del mundo después de la Biblia.

Por ello, ha sido fuente de inspiración para cientos de obras más y el acicate para desarrollar innumerables actividades y planes de ocio. Buen ejemplo de ello es el tren Cervantes que se ambienta en esta novela de caballerías, regalando a los viajeros la posibilidad de compartir vagón con los personajes que aparecen en ella, especialmente Sancho Panza y don Quijote, y adentrarse en el esplendor del Siglo de Oro español. Sin duda, una excelente oportunidad para recrearse en la esencia y las aventuras burlescas de esta joya de literatura caballeresca.

Un entretenido trayecto teatralizado

Tren de Cervantes
Tren de Cervantes

El tren Cervantes, una iniciativa promovida por Renfe, parte de la estación madrileña de Atocha y concluye en Alcalá de Henares. Durante el trayecto un grupo de actores se meten en la piel de los personajes cervantinos e incluso del propio Miguel de Cervantes, que, ataviados con trajes de época, escenifican algunas aventuras célebres de la novela y les cuentan chanzas y cánticos típicos del siglo XVII.


Como hemos dicho, el viaje culmina en Alcalá de Henares, que es la ciudad natal de Miguel de Cervantes y, además, goza del reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad. Una vez allí, los personajes cervantinos guían a los viajeros por los lugares y construcciones más célebres de dicha ciudad.

Incluye una ruta por Alcalá de Henares

Alcalá de Henares
Alcalá de Henares

La ruta incluye la céntrica calle Mayor, que ostenta el honor de ser la calle con soportales más larga de España y la segunda de Europa. Concentra el grueso de la oferta comercial y algunos edificios importantes como la casa-museo de Cervantes, donde nació y pasó su infancia el escritor. Su interior conserva el mobiliario original, que permite atisbar cómo vivía, y, lo mejor, un completo fondo bibliográfico con diversas ediciones de la obra y en varios idiomas. Además, ofrece un programa de actividades muy completo: talleres infantiles, conciertos, recorridos temáticos…

Al lado se encuentra el hospital de Antezana, al que también se le conoce como «el hospitalillo». Es el más vetusto en funcionamiento del Viejo Continente, y atesora un precioso patio castellano y una maravillosa talla de Nuestra Señora de la Misericordia, de Martínez Montañés.

La calle Mayor conecta las dos plazas más emblemáticas de Alcalá: Cervantes y Santos Niños. La primera está presidida por la estatua de Cervantes, a la que acompañan una colección de interesantes edificios como el Ayuntamiento, que guarda la partida de bautismo de Cervantes, o el Corral de las Comedias, el teatro más antiguo de Europa, por cuyos escenarios han pasado Calderón de la Barca o Lope de Vega. Aquí también se encuentran la torre de Santa María la Mayor y la capilla del Oidor, que conserva la pila bautismal de Cervantes.

Alcalá de Henares
Alcalá de Henares

Por su parte, la plaza Santos Niños custodia otros tesoros arquitectónicos, cuya visita está incluida en la ruta del tren Cervantes, como la catedral gótica Magistral o el Monumento al Descubrimiento de América.

Finalmente, visitarás la Universidad de Alcalá, también conocida como Cisneriana. No solo es un representante de excepción del Renacimiento y la tercera más antigua de España, sino que en sus aulas han estudiado personajes tan insignes como Lope de Vega, Quevedo o San Juan de la Cruz.

Un último apunte

Tal y como nos explica Renfe en su web, disfrutar de esta experiencia reclama adquirir el billete con, al menos, seis días de antelación. Se puede adquirir a través de dicha web, en las máquinas de autoventa o las taquillas de las estaciones de Cercanías Madrid. Sale a las 10:35 y regresa a las 18:35, en cuyo trayecto se degustan almendras garrapiñadas típicas de Alcalá y se sortea un libro cervantino. También tienes la opción de regresar al día siguiente en otro tren y, así, aprovechar la máximo tu visita a la ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here