Siendo honestos, ir de vacaciones en Semana Santa puede convertirse en un verdadero desafío, sobre todo, desde el punto de vista económico, ya que, al igual que el resto de los puentes del año, los precios incrementan junto con la afluencia de turistas.

Sin embargo, no todo está perdido. Los siguientes destinos son perfectos para alargar el presupuesto y disfrutar de unos días de descanso inolvidables. Toma nota de las opciones y recuerda contar con maletas de viaje de calidad, como las que ofrece Totto en su tienda online.

1.   Atenas

Atenas
Fuente: Pixabay/jotahernandez21

La capital de Grecia no tiene nada que envidiarle a las grandes ciudades europeas en términos de entretenimiento. Mientras las urbes europeas se destacan por sus gigantescas pantallas de neón, la cuna de las tragedias griegas presume la Acrópolis.

En general, hablamos de un destino que promete la oportunidad de vivir experiencias inolvidables sin gastar demasiado. Además de una red de carreteras muy bien diseñada, el transporte público está compuesto de autobuses, trolebuses, tranvías y un sistema de metro.

Por otra parte, su gastronomía no solo es deliciosa, sino diversa. De esta manera, podemos encontrar desde restaurantes de lujo, hasta puestos de comida donde disfrutar dos especialidades por 2 €.

En cuanto a las alternativas de ocio, abarcan desde maravillarse con las panorámicas que regala el Monte Lycabettus, hasta fotografiar el Partenón durante la visita al museo moderno de la Acrópolis   

2.   Varsovia

Varsovia

Considerada una de las capitales europeas más baratas de visitar, incluso durante Semana Santa. Varsovia es la opción indicada para los que quieren un lugar tranquilo, lleno de cultura e historia y de profundo carácter religioso.

Moverse es bastante sencillo, existen dos líneas del metro que conectan la ciudad: la primera de norte a sur y, la segunda, de este a oeste, ambas con paradas en el centro. Asimismo, tenemos la opción de desplazarnos en bus y tranvía.

En sus calles queda en evidencia el legado histórico de Polonia. En el barrio Praga, se fusiona el estilo moderno, el arte urbano y la huella imborrable de la II Guerra Mundial. 

Durante la Semana Santa, la cita obligada es el viacrucis por la Ruta Real, una de las principales tradiciones de los varsovianos. Se celebra el Viernes Santo y parte del Castillo Real, hasta Wilanów, después de pasar por el Parque Real de Łazienki. Cabe resaltar que el Domingo de Pascua todo cierra en la ciudad. 

3.   Florencia

Florencia
Fuente: Pixabay/MustangJoe

Otro destino indispensable de incluir en la lista nos lleva a vivir el esplendor de la Toscana y es que sobran razones para querer viajar a la ciudad artística de Italia. Quienes hemos tenido la suerte de visitar Florencia, sabemos que se disfruta mejor a pie o alquilando una bicicleta.

Si de actividades hablamos, en cada rincón esperan capillas hermosas, museos enmarcados en impactantes escenarios naturales, palacios fortificados y espacios públicos ideales para apreciar obras de estilo renacentistas. Caminar por los bellos puentes de piedra que cruzan el río Arno, y pasar el día comprando en los mercadillos florentinos.

Una buena ruta es iniciar el recorrido en la plaza del Duomo, subir al campanario de Giotto y avanzar hacia el Ponte Vecchio, llegar al Piazzale Michelangelo para admirar el paisaje urbano a orillas del río y cerrar la visita en la basílica de Santa Maria Novella, una maravilla de la arquitectura gótica.

4.   Islas Azores

Azores
Pixabay

Los días santos son una oportunidad perfecta para recorrer este archipiélago portugués, especialmente, San Miguel, su majestuosa capital. Sin duda, este destino turístico es la propuesta ideal para los amantes de la naturaleza.

El recorrido incluye desde playas paradisíacas y aguas termales, hasta lagunas azules, volcanes y montañas que ofrecen las mejores rutas de senderismo. Otra ventaja de elegir la temporada como fecha de viaje es la posibilidad de disfrutar del avistamiento de ballenas y visitar el santuario de orcas, uno de los más grandes del mundo.       

Las tradiciones religiosas forman parte de las alternativas, durante la Semana Mayor se realiza la Procesión de Nuestro Señor de los Pasos, así como el Folar de Pascua.  

Otros planes imperdibles son una excursión hacia Sete Cidades para conocer las lagunas verde y azul, y visitar la Lagoa do Fogo, un espectáculo natural que sobresale en sobre el cráter volcánico.

5.   Budapest

platos que comer en budapest
Budapest – Fuente: Unsplash

A diferencia de lo que muchos pueden creer, la capital de Hungría es uno de los destinos más baratos en Semana Santa. Aunque hoy hablamos de una única urbe, las aguas del Danubio sirven de división a Buda y Pest dos ciudades que invitan a ser exploradas hasta el último rincón.

Envuelta por montaña y río Budapest es la cuna de numerosas historias imperiales, en sus calles, reposan mansiones señoriales que destilan arte. Si bien podemos recorrer la mayoría de los sitios de interés caminando, el sistema de tranvía funciona muy bien, al igual que las embarcaciones que navegan por el Danubio.    

El Parlamento de Budapest no solo es un icono de Hungría, sino el punto de partida para las mejores rutas, ya que sirve de preámbulo antes de continuar hacia el monumento que rinde homenaje a los perseguidos por los nazis: los zapatos en la orilla del Danubio.

Durante los días santos, la Basílica de San Esteban es una visita obligada, al igual que la Gran Sinagoga, no sin primero dedicar unos minutos a contemplar el árbol de la vida, el sauce llorón fabricado en metal cuyas hojas llevan inscrito los nombres de las víctimas del Holocausto y recorrer el cementerio judío.

6.   Cracovia

Cracovia
Cracovia

Aunque Polonia está lleno de ciudades mágicas que encantan gracias a sus leyendas, pocas se igualan a Cracovia, después de todo, es considerada el centro cultural y artístico del país.

La cantidad de rutas disponibles comparten la influencia del estilo medieval. La cocina local complace hasta los paladares más exigentes, especialmente, en los puestos de mercado en la Plaza Nueva, donde comer bien cuesta muy poco dinero.

Tanto el centro como el barrio judío y la ciudad antigua están muy bien preservados. Las recomendaciones incluyen visitar la lonja de los Paños, la basílica de Santa y la cueva del dragón Wawel para quedar maravillados con su historia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí