Con algo menos de 4.000 habitantes, y a 42 kilómetros de Huelva, nos encontramos la localidad de Minas de Riotinto, un municipio ligado a sus minas y donde ya los tartessos y fenicios extraían sus recursos, aunque cabe reconocer que fueron los romanos con su avanzada tecnología y posteriormente la moderna industria británica las que le dieron sus épocas de mayor esplendor. Situación que tras más de 5000 años de explotación ha desencadenado en un escenario repleto de impresionantes explotaciones mineras a cielo abierto.

Antiguas vagonetas en Minas del Riotinto

Las minas cerraron debido a que dejaron de ser rentables, pero desde entonces este municipio no ha parado de recibir miles de turistas que acuden para presenciar tan singulares paisajes.

Se dice que si quieres observar de primera mano paisajes extraterrestres debes conocer las Minas de Riotinto, un escenario único en el mundo en las que los rojos, verdes, grises, violetas y ocres hacen del paisaje un escenario realmente increíble. Tal es así que las Minas de Ríotinto, gracias a su aspecto similar al planeta Marte, también han aparecido en películas y ¡hasta la propia NASA se interesó por ellas!


Sinceramente el paisaje es realmente espectacular combinándose locomotoras antiguas que algún día quedaron abandonadas y cráteres de colores. Donde la singularidad de lo heredado y el impacto de esta etapa histórica constituyen, actualmente, a que permanezca vivo un recuerdo mediante símbolos identitarios reconocidos por la población local.

Edificios, minas y enseres que permanecen como testigos de esa cuenca que fue, y la transformación que hoy ha sufrido para adaptarse a un nuevo estilo de vida: El Turismo

Visita a las Minas de Riotinto

Locomotora abandonada en Minas del Riotinto

A una hora tanto de Huelva como de Sevilla la localidad de Minas de Riotinto lo tiene todo perfectamente organizado ofreciéndote una visita 100% recomendada para mayores y pequeños.

El museo minero es una oportunidad de oro para conocer de primera mano la actividad minera desde la apertura de las minas a finales del año XIX. Son muchos los secretos que esconde este lugar, y que solo podrás descubrir en el museo minero. ¡Incluso puedes ver una recreación de cómo trabajaban los mineros!

Una de las experiencias más bonitas que vivirás será el paseo por el interior las minas de Peña Hierro. Con cascos y linternas, del mismo modo que los mineros, caminarás por el interior de una galería de mina de 200 metros de longitud.

Ferrocarril turístico: Un viaje en el tiempo. Foto: fundacionriotinto.es

Siguiendo el transcurso del Riotinto, recorrerás 12 kilómetros del paisaje en un tren del Siglo XIX con locomotora de vapor y vagones de madera. Un recorrido extraordinario, atravesando puentes, túneles, cementerios de antiguas locomotoras… Y, por supuesto, miradores sobre el cauce del Río Tinto.

Si hay algo característico de este Río es de color rojo. Sí, rojo, de ahí su nombre. A pesar de los altos niveles de acidez, en él habitan hongos, algas y determinados microorganismos que son capaces de sobrevivir sin oxígeno. Esto es algo, como apuntábamos anteriormente, que ha llamado mucho la atención de la NASA, de forma que acudió aquí para analizar paralelismos con el planeta Marte.

La cuenca minera de Riotinto declarada Bien de Interés Cultural

Cuenca de las Minas del Riotinto

La zona minera de Riotinto, que incorpora al municipio de Nerva –a solo 5 km de distancia- está catalogada desde octubre del año 2005 como Bien de Interés Cultural, con la categoría de Sitio Histórico. Además cabe considerar que el enclave que supone el Río Tinto goza también de la declaración de Paisaje Protegido desde el mes de diciembre del mismo año.

También es relevante destacar el nombramiento de “Destino de interés preferente para todos los escolares” de la formación geológica formada por gosaan y las lavas gossanizadas que constituyen por si solas un monumento natural.

Por si los elementos de protección y registro anteriores fueran pocos, el Parque Minero de Riotinto está integrado en la Red de Espacios de Divulgación Científica y Técnica de Andalucía (RECTA).

Además la cuenca cuenta con importantes reconocimiento de amplio calado turístico como son: Premio Patronato Provincial de Turismo (año 1992), Premio Andalucía de Turismo (1995), Premio Henry Ford para la conservación de la naturaleza (1998), Premio Andalucía-Europa (2001), Premio Europeo “Europa Nostra” (2003), Certificado de Excelencia Tripadvisor al Parque Minero (2015) o Destino Preferente en la Ruta Europea de Patrimonio Industrial (2016) entre otros muchos elogios de organizaciones privadas y entidades públicas.

Y para quienes les gustan las curiosidades…

Restos de actividad minera en Riotinto. Foto: andalucia.org

¿Sabes que hay un barrio inglés en la sierra? Aquí vivían los directivos de la explotación minera, y lo cierto es que paseando por él tendrás la sensación de haberte trasladado a la época victoriana. Pequeñas casas del Siglo XIX, muchas de las cuales continúan habitadas en la actualidad.

Una de ellas, la “casa 21”, construida en el año 1885, actualmente está abierta como museo. Con una superficie total de 540 metros cuadrados, tiene tres pisos y dos jardines. Tendrás la oportunidad de conocer la forma de vida de la familia y de todos los sirvientes que habitaban en ella. Los muebles y pertenencias de la vivienda te darán una idea de las tradiciones que los ingleses trajeron con ellos, como la hora del té


Sin duda Minas del Riotinto es una visita que no te dejará indiferente. Te maravillarás con los misterios del pasado minero de esta zona, por ejemplo la entrada de deportes ingleses en nuestro país, tanto fue así que Minas de Riotinto puede presumir de ser la cuna del fútbol en España. Pero esta es otra historia…

Artículo anteriorArtechouse es el primer museo digital de Nueva York
Artículo siguienteQué hacer y ver en Tailandia
Miguel Rodero
Escribir lo puede hacer prácticamente cualquiera, pero ponerle pasión y amor a las palabras es lo que diferencia a quienes solo juntan letras de "los otros" que transmitimos experiencias.  Viajar es sumergirse en otras culturas. Aprender que lo que siempre era negro ahora puede ser blanco. Que las diferencias siempre son más pequeñas que los puntos en común, y que es necesario viajar para crecer. Por suerte yo he crecido bastante, aunque nunca se es lo suficientemente grande si miras al horizonte. Espero que los escritos que publicaré en este espacio sirvan no solo como lectura, sino que aviven las ganas de conocer nuevos sitios y enriquecer con tus propias vivencias lo que puedas leer aquí. 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here