Uno de los sitios más impresionantes de nuestro país se encuentra en la comarca del Bierzo, en la provincia de León (Castilla y León). Nos referimos a Las Médulas, un lugar en el que se conjuga la belleza del espacio natural con la histórica, pues alberga la mayor mina de oro a cielo abierto que puede visitarse de la época romana.

La primavera es una de las mejores fechas para conocerlas. Por ello, en esta ocasión te contamos cómo visitar Las Médulas, un paisaje de otro planeta que está mucho más cerca de lo que crees y al que resulta muy fácil llegar por carretera.

Qué son Las Médulas

Las Médulas
Fuente: Pixabay/cascalheira

El Monumento Natural de Las Médulas constituye una de las obras de ingeniería más increíbles de la antigüedad. Su valor es tal que fueron declaradas Bien de Interés Cultural en 1996 y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco al año siguiente. En su entorno se suceden las antiguas minas, con los picos y galerías, y las lagunas, los lagos y los castaños centenarios, de manera que, según el tiempo del que dispongas, puedes planear una visita más o menos larga para conocer todos sus rincones.


Sin duda, lo que más llama la atención son esas montañas rojizas que imperan sobre todo el paisaje. Y es que la explotación aurífera se llevaba a cabo deshaciendo y moviendo la tierra, lavando el conglomerado para obtener el oro y evacuando los restos estériles fuera de la mina, a través del sistema denominado Ruina montium. Para esta tarea, se conducía el agua desde lo alto de las montañas por medio de una red de canales en las rocas y se almacenaba en depósitos. En total se construyeron más de 400 kilómetros de canales y parte de ellos todavía pueden verse si sigues algunas de las rutas señalizadas.

Centro de Recepción de Visitantes de Las Médulas

Galería de Las Médulas
Fuente: Wikimedia/Pablo Costa Tirado CC BY-SA 3.0

Para una primera toma de contacto con el entorno, si no has ido con anterioridad, lo mejor es que te acerques al Centro de Recepción de Visitantes de las Médulas (C/ General s/n 24442 Las Médulas, Carucedo), ubicado en el pequeño pueblo de Las Médulas, a unos 600 metros del aparcamiento a la entrada de la localidad, donde puedes dejar el coche. En el centro te facilitarán los folletos con las rutas que hay en este Paisaje Cultural y te recomendarán cuáles hacer según el tiempo del que dispongas (ten en cuenta que el Monumento Natural ocupa unas 5000 hectáreas de extensión) o el estado físico en el que te encuentres, pues hay senderos de diversa dificultad.

De igual modo, en el Centro de Recepción de Visitantes puedes concertar una visita guiada en alguna de las rutas que ofrecen, como la de las Valiñas: un itinerario circular de baja dificultad y 3 kilómetros totales de longitud, a través del cual se conocen los sitios más emblemáticos de Las Médulas, como las galerías la Cuevona y la Encantada. El recorrido dura un par de horas. La Senda de las Valiñas también puedes hacerla por tu cuenta y es la elegida por los visitantes que tienen poco tiempo o que no les apetece caminar demasiado.

Aula Arqueológica de Las Médulas

Las Médulas
Fuente: Flickr/Gervasio Varela CC BY 2.0

Por otro lado, si te interesa realmente la historia, no dejes de visitar el Aula Arqueológica (Carretera de las Médulas, s/n. Las Médulas, Carucedo, León), la cual puedes elegir también como punto de partida. En ella comprenderás a la perfección el funcionamiento de la mina romana. El Aula Arqueológica y el Centro de Recepción de Visitantes se encuentran a 600 metros entre sí, en cada extremo del pueblo por la carretera principal, así que ninguno de los dos sitios tiene pérdida.

En cualquiera de ellos te informarán sobre las rutas y sobre los lugares a los que puedes llegar en coche para aprovechar al máximo el tiempo del que dispongas. Nosotros te aconsejamos que reserves por lo menos un día completo para conocerlas, aunque lo ideal son dos o tres días.

Sendas de Las Médulas

Las Médulas
Fuente: Wikimedia/Karsten Wentink CC BY-SA 4.0

Además de la Senda de las Viñas, puedes realizar otras como la Senda del Lago Sumido, también muy fácil y sencilla. Se inicia en el pueblo, junto a la iglesia de San Simón y San Judas, y el trayecto es en su mayoría llano. Si la sigues, verás las lagunas Larga y de Pinzais, y llegarás hasta el lago Sumido. Si lo deseas, también tienes la opción de acercarte al mirador de Chao de Maseiros.

Más compleja es la Senda Perimetral, la más larga de todo el paraje con 14,3 kilómetros de longitud y sentido circular, que también comienza frente a la iglesia. Cuenta con una dificultad media y un desnivel de 443 metros.

Cómo llegar a Las Médulas

Desde el centro de Ponferrada, punto de inicio más sencillo para llegar a Las Médulas, solo has de seguir la N-536 desde la Avenida de Portugal y en Carucedo desviarte por la CV-191-2, que te dejará en el aparcamiento y en el Aula Arqueológica del pueblo de Las Médulas. Un trayecto de poco más de 24 kilómetros desde Ponferrada y media hora en coche. Y si vas desde Ourense solo tendrás que seguir la N-120 y tomar el mismo desvío en Carucedo. La distancia en este caso es de 140 kilómetros.

Para dormir, encontrarás en Las Médulas diversos hoteles y casas de turismo rural, aunque también tienes la opción de alojarte en Ponferrada, debido a su cercanía. En este caso, si vas a andar varios días por la zona es una opción estupenda para aprovechar para conocer también una de las villas leonesas más bonitas y llenas de vida.

Ya sea porque estás de paso o porque vas a pernoctar en la zona, no olvides llevar calzado cómodo y aprovechar para degustar la sabrosa gastronomía del Bierzo y productos típicos como la cecina, la morcilla, el botillo del Bierzo o la empanada de batallón. Seguro que si realizas algunas de las rutas por Las Médulas necesitarás recuperar energías y nada como comer en el Bierzo para ello.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here