Valoración post

Galicia es conocida como la tierra de los mil ríos, así que no es de extrañar que las cascadas se sucedan por los rincones de esta verde tierra creando lugares mágicos. Así ocurre en la ría de Muros y Noia, denominada la Ría da Estrela, el territorio más al norte de las Rías Altas gallegas, en la provincia de A Coruña. Esta ría tan especial está formada por los municipios de Muros, Noia, Lousame, Outes y Porto do Son, y resultan perfectos para descubrir en cualquier momento del año.

Hoy te proponemos descubrir estos saltos de agua recorriendo sus sendas y disfrutando de un paisaje exuberante donde no dejan de trinar los pájaros. Estas son las cascadas más bonitas de la Ría da Estrela, las mismas cascadas que en gallego conocemos como fervenzas y junto a las que no te cansarás de tomar fotografías.

Cascada de Argalo (Noia)

Cascadas da Ría da Estrela

La cascada de mayor tamaño de toda la ría de Noia es la fervenza de Argalo, entre las localidades de Argalo y O Canabal. Consta de siete metros de altura, y se encuentra en un entorno natural nada masificado. Para llegar hasta ella debes atravesar un bosque de robles, fresnos, castaños y alisos, recorriendo un antiguo camino de carros que transcurre en paralelo con el río Vilaboa. Puedes iniciar la ruta en la alameda de la villa medieval de Noia, en un paseo de unos cuatro kilómetros de longitud.

Aprovecha para visitar Noia, pasear por su alameda y sorprenderte en el magnífico Museo das Laudas Gremiais ubicado en la iglesia gótica de Santa María A Nova, con sus impresionantes lápidas gremiales. Además, la zona es perfecta para degustar la gastronomía tradicional, con las empanadas de berberechos, con masa de maíz o de trigo, y donde no falta el resto de mariscos gallegos, como las almejas.

Cascada de Toxosoutos (Lousame)

Cascada de Toxosoutos
Cascada de Toxosoutos

En el municipio de Lousame se encuentra una de las cascadas más hermosas de la provincia de A Coruña: la cascada de Toxosoutos. Porta las aguas del río San Xusto en su recorrido hacia la villa de Noia, lugar donde desemboca, no sin antes unirse al río Vilacoba. Pero antes de llegar a la villa medieval, el San Xusto se desliza encajonado a través de un desnivel de un centenar de metros durante un kilómetro de longitud. Es en este tramo tan especial donde se alza el monasterio de Toxosoutos, del que solo se conserva la iglesia y la casa rectoral. En el entorno del templo también se inicia la ruta de senderismo de baja dificultad que te permitirá admirar las cascadas y los saltos de agua al tiempo que atraviesas un precioso bosque atlántico donde no faltan los helechos, los robles y los alisos.

Inicia el sendero río arriba, junto al monasterio de Toxosoutos, y, antes de llegar, ten en cuenta que en sus proximidades puedes dejar estacionado tu vehículo en un pequeño aparcamiento. Una vez comiences a caminar verás varios molinos fluviales y numerosas pozas y pequeños saltos de agua. Después encontrarás dos cascadas, siendo la segunda la más famosa y fotografiada de este espacio natural. Puedes recorrer este espacio natural sin problema, puesto que la ruta está señalizada y dispone de pasarelas que te facilitarán cruzar de una orilla a otra del río y tomar preciosas fotografías.

Cascada de Ribasieria (Porto do Son)

Cascada de Ribaseira
Cascada de Ribaseira

La fervenza de Ribasieira, en la parroquia del mismo nombre en el municipio de Porto do Son, es la más grande de la Serra do Barbanza. También conocida como Fervenza da Madalena, tiene 20 metros de altura y su visión es espectacular, así que no te sorprenderá saber que, cuando después de que llueva con intensidad, son muchos los que se acercan para verla esplendorosa con un gran caudal de agua.

Para descubrir la cascada de Ribasieira deberás ir en coche por la carretera AC-550 que comunica Noia con Ribeira. Una vez dejes atrás el núcleo urbano de Porto do Son, sigue por el primer cruce a la izquierda que te llevará por la carretera CP-7102, donde comprobarás que el camino hacia la fervenza está señalizado. Disfruta de esta carretera y ves despacio, porque hay puntos excelentes para detenerse y tomar estupendas fotografías de la ría de Muros y Noia.

Después de unos 11 kilómetros, deja estacionado tu vehículo en el aparcamiento junto a la iglesia de San Pedro de Ribaseira. El itinerario desde este lugar consiste en un ascenso de alrededor de un kilómetro de longitud que te llevará, primero, hasta un molino y luego a una bifurcación. En esta puedes elegir dos rutas. Si giras a la izquierda, podrás contemplar la cascada desde abajo, para ver cómo cae sobre las aguas del río Sieira, pero si tomas el desvío hacia la derecha podrás seguir ascendiendo para llegar a su cima y contemplarla desde arriba.

Fervenzas de San Paio (Outes)

En este recorrido por las cascadas más bonitas de los municipios de la Ría da Estrela tampoco puedes perderte la ruta de las Fervenzas de San Paio en Outes, que puede realizarse a pie o en bicicleta. No obstante, has de tener en cuenta que su dificultad es alta, puesto que cuenta con un desnivel acumulado de 805 metros. Se trata de un itinerario circular de 23,5 kilómetros de longitud que te permitirá atravesar un hermoso robledal para descubrir las cascadas de San Paio y admirar los gliptógrifos de A Carballa. Además, en el recorrido podrás conocer patrimonio histórico-artístico de interés, como la Torre dos Mouros, la iglesia de San Lorenzo de Matasueiro y la iglesia de San Miguel de Valadares.

El recorrido parte de la localidad de A Serra de Outes, capital del municipio de Outes, y sigue el curso fluvial del Tins hacia Gosende, donde se encuentra el robledal de San Paio y las cascadas. Desde aquí continúa hasta Valadares para conducir hasta el espacio arqueológico de los Gliptógrifos de A Carballa. El camino desciende luego hacia Cambeiro de Arriba para unirse al Camino del Santiago de la Ría de Muros y Noia y regresar a Serra de Outes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí