La Alhambra es ese maravilloso monumento que forma parte de la vida de los miles de turistas que la visitan a lo largo del año. Una ciudad palatina que enamora ya desde hace siglos. Es el monumento estrella de la ciudad de Granada. Un lugar presente en el ideario de todos los granadinos pero también del resto de viajeros de todo el mundo. No en vano, es el monumento más visitado de toda España.

Y sin duda, un lugar mágico y especial que nunca defrauda cuando se visita. Configurada como una auténtica ciudad, consta de alcazaba, palacios, y zona de descanso y huerta, el Generalife. Su conservación depende del Patronato de la Alhambra y el Generalife y su visión está presente en toda la ciudad.

El origen de la Alhambra

La Alhambra vista desde el Albaicín

Ubicada en la colina de la Sabika, se construyó en este lugar para controlar y divisar toda la ciudad. Desde ella, se podía ver lo que pasaba en el populoso barrio del Albaicín, controlar la vega de Granada y supervisar todo lo que acaecía en cualquier rincón de Granada. Su origen se debe al fundador de la Dinastía Nazarí. Esto es, Al-Ahmar, quien procedente de Arjona, llega a Granada en la que se instala en 1238.


En un primer momento, elige como vivienda la llamada Alcazaba Qadima, ubicada en la zona más elevada del Albaicín. Sin embargo, la amenaza constante que suponía estar rodeado de toda la población, provoca que se fije en la colina frontera, la Sabika, en la que existían antiguas estructuras posiblemente de época romana. Así, poco a poco comienza la construcción de la ciudad palatina de la Alhambra.

El Albaicín visto desde la Alhambra

Lo que no te puedes perder en este monumento granadino

Como ya hemos adelantado, la Alhambra se compone de varias partes: La Alcazaba o zona defensiva, la zona de palacios y el Generalife. Espacios que a continuación te explicamos.

La Alcazaba

Es la parte más antigua de todo el conjunto monumental. Su función era principalmente defensiva, por lo que la decoración artística está casi ausente en ella. Sin embargo, se trata de una imponente fortaleza que asombra por la robustez de sus muros y la altura de sus torres. La principal de ellas es la Torre de La Vela, que se encuentra ubicada en la parte más cercana a la ciudad de Granada. Desde ella, se divisaba toda la ciudad y la Vega de Granada, la zona agrícola por excelencia.

Interior de la Alcazaba

Allí se encontraban las habitaciones del ejército y subir a su azotea te proporcionará las mejores vistas de la ciudad nazarí. Además cuenta con un barrio castrense en su interior y los restos de unos baños. Y desde sus distintas torres se pueden observar diferentes perspectivas del barrio del Albaicín y de la ciudad. Para acceder a ella debes dirigirte desde la Puerta de la Justicia a la llamada plaza de los Aljibes en la que se encuentra una enorme puerta y un control de entradas.


La zona de palacios de la Alhambra

Es sin duda la más impresionante de toda la Alhambra y se accede a ella por las inmediaciones del Palacio de Carlos V. Pero antes de entrar te recomendamos que visites el Palacio de Carlos V. Se trata de un palacio de estilo renacentista mandado a construir por el emperador Carlos V tras su paso por la Alhambra en el primer cuarto del siglo XVI. Su artífice fue Pedro Machuca y su estructura supone la perfección en la arquitectura renacentista. Su entrada es gratuita y es sede del Museo de Bellas Artes de Granada y del Museo de la Alhambra.

Galería superior del Palacio de Carlos V

En cuanto a la zona de palacios de época musulmana, la primera zona con la que te encontrarás es el Mexuar, un espacio muy modificado pues en él, los Reyes Católicos instalaron una pequeña iglesia. Desde el Mexuar se puede contemplar un pequeño oratorio que tiene una característica muy peculiar. Y es que cuenta con ventanas abiertas hacia el Albaicín. Algo extraño en un oratorio, pues se trata de espacios de oración y meditación totalmente cerrados para que no pueda existir ningún tipo de distracción.

Una pequeña puerta te conducirá hacia el Cuarto Dorado. Un pequeño y coqueto espacio con una fuente central en la que el rey nazarí recibía en audiencia a su pueblo. Allí, encontrarás la preciosa fachada de Comares. Realizada en yesería se construyó por orden de Muhammad en el siglo XIV. Por la puerta de la izquierda se entra al paraíso. Pues allí te espera el Palacio de Comares construido por orden de Yusuf I que se compone por un enorme patio con alberca central y la Torre de Comares en la que se encontraba el salón del Trono. Allí no te puedes perder su hermosa bóveda.


Torre de Comares

Desde el lateral contrario por el cual has accedido, llegarás al famoso Patio de Los Leones. Se trata del palacio construido por orden de Muhammad V y es el más ostentoso de toda la Alhambra. Su configuración responde a la idea del paraíso musulmán y te recomendamos recorrerlo con detenimiento. Tras él, una serie de patios, jardines y pequeños palacios te conducirán hacia la zona del Generalife.

Patio de los Leones

El Generalife

El palacio del Generalife era una almunia. Un lugar de descanso reservado para la familia real que tenía una zona de huertas para el abastecimiento del sultán y de su familia. Del Generalife destacan sus jardines. Y un pequeño palacio de muros blancos que preside el patio de la Alberca. Espectacular es también el llamado Patio de la Sultana y su próxima Escalera del Agua, así como todos los paseos ajardinados por los que pasarás.

Organiza tu visita

Patio de la Alberca en el Generalife

Las entradas a la Alhambra se agotan muy rápidamente, así que si tienes la intención de visitar este precioso monumento granadino, te recomendamos que compres las entradas con antelación. Existen varios tipos de entradas. Una global y varias específicas. Así como visitas nocturnas. Y tienen servicio de audioguía. Para acceder al mismo puedes optar por llegar caminando desde la ciudad por la Cuesta de Gomérez y entrar por la Puerta de la Justicia. O bien, ascender a la Sabika por medio de transporte público.

Si eliges esta última opción, puedes entrar por la zona del Generalife o bien optar por la Puerta de los Carros o la Puerta de la Justicia. Se puede llevar agua y comida, aunque en la zona de palacios está prohibido comer. Y las mochilas con las que se puede acceder deben ser pequeñas para evitar roces en las yeserías. Además, está prohibido utilizar trípode para tomar fotografías.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here