La hermana pequeña de Malta es discreta pero elegante, rústica pero sensual, es el paseo y la terraza, el reloj sin manecillas y el agua sincera. Gozo es auténtica: lo que ves es lo que hay. Y la belleza que desprenden sus pueblos fortificados, sus calas, cuevas y acantilados es memorable. Si vas a viajar a Malta, no le dudes ni un momento: Gozo merece una escapada de al menos un día. Y, si puedes, quédate alguna noche en uno de sus acogedores apartamentos.

De la Cueva de Calypso a los acantilados de Ta’ Cenc

“Quédate conmigo y te haré inmortal”. La primera persona que sintió el magnetismo de la isla fue Ulises. El héroe ateniense vivió uno de los episodios de su Odisea en Ogigia que, según cuenta la leyenda, es la actual Gozo. En su periplo de vuelta a casa, al lado de Penélope, Ulises arribó en Gozo. En la isla se encontró con Calipso que mantuvo preso al héroe durante siete años con la promesa de convertirlo en inmortal. Tras ese tiempo, Ulises logró escapar, pero a buen seguro que nunca olvidó el atractivo de esta pequeña isla mediterránea.

Gozo
Puerto de Mgarr. Fuente: Unsplash

Hoy en día se recuerda esta leyenda en la Cueva de Calypso sobre la playa de Ramla, al norte de la isla, lugar que hemos elegido para empezar nuestra ruta descubriendo los encantos de Gozo. En sí misma la cueva no impacta, pero el mito que hay detrás de ella y las impresionantes vistas que tenemos desde el lugar bien merece una visita.


Efectivamente, la bahía de Ramla con su playa de arena roja es una de las grandes sensaciones de la isla. Y es que Gozo cuenta con varias playas espléndidas, algunas de las cuáles iremos conociendo a través de nuestro viaje. Viaje corto, puesto que Gozo solo tiene 67 kilómetros cuadrados —es más pequeña que Formentera, para hacernos una idea— y suma poco más de 30.000 habitantes.

Gozo
Fuente: Unsplash

Al este de Ramla Bay tenemos otro de los miradores más espectaculares de la isla, una buena manera de empezar a comprender la geografía física de Gozo, que combina algunos idílicos arenales como el mencionado de Ramla con los sobrecogedores acantilados de Ta’ Cenc, al sur de la isla. Así, las vistas desde la cueva Tal-Mixta ofrece un espectáculo magnífico para ir abriendo boca.

A unos kilómetros al este Ramla está San Blas Beach, una playa más pequeña y coqueta fantástica para el buceo. Y es que Gozo es un paraíso para los fanáticos del snorkel debido a la transparencia y relativa calma de sus aguas y a la riqueza tanto de la fauna marina como de la geología del entorno acuático de la isla.

Gozo
Fuente: Unsplash

Nos desplazamos a la punta más oriental de la isla para llegar a Il-Qala, pueblo cercano a la costa desde el que se pueden disfrutar de buenas vistas de Malta y Comino: mención aparte merece esta islita entre Gozo y Malta declarada reserva natural y totalmente libre de automóviles. Su Laguna Azul es otro de los símbolos del país. Otro imperdible de Malta.

Dejamos la escarpada costa este de Gozo para desplazarnos hacia el sur llegando a Mgarr con su fantástico puerto natural, uno de nuestro lugares preferidos de la isla. La Orden Militar de San Juan —los Caballeros de la Orden de Malta— que controlaron la isla desde principios del siglo XVI hasta la llegada de Napoleón a finales del XVIII situaron aquí el puerto principal de Gozo por su excelente valor estratégico. La torre de la Orden de San Juan todavía custodia el acceso a este puerto natural.

Gozo
Fuente: Unsplash

Seguimos por la costa para admirar otro símbolo de Gozo: los espectaculares acantilados de Ta Cenc. Es en esta zona donde los senderistas pueden sacar su calzado más cómodo y prepararse para caminar por algunas de las rutas más impresionantes de Malta. Pero cuidado, la mayor parte de los caminos no tienen ninguna protección y la altura no es apta para personas con vértigo.

De la ciudadela Il-Kastel a las ruinas de la Ventana Azul

¿Que Gozo solo tiene costa? Para nada. Uno de los símbolos de la isla son sus bucólicas campiñas que ofrecen estampas deliciosas al atardecer. En el interior de la isla también encontramos algunos lugares turísticos de gran interés como los templos de Ggantija, imprescindibles para conocer el pasado más remoto de los asentamientos humanos de Gozo que se sitúan entre el 3.500 y el 2.600 a. C.

Gozo
Fuente: Unsplash

Tampoco podemos evitar acercarnos a Victoria —o Rabat tal y como la conocen los gozitanos— con su ciudadela Il-Kastel original del siglo XVI y que ha recibido una completa restauracion recientemente que la ha dejado espectacular. Tal vez esta visita a Victoria pueda impactar menos, sobre todo si venimos de Malta —donde también saben un poco de ciudadelas fortificadas—, pero la capital bien merece una oportunidad, tanto para apreciar el ritmo de vida de los locales, como para hacer unas compras en algunas de sus muchas tiendas de artesanía.

De nuevo en la costa, nos acercamos a Xlendi, que continúa la conocida como Xlendi Walk, una ruta de unos 12 kilómetros que une Mgarr con la bahía de Xlendi pasando por los acantilados de Ta’ Cenc. Pero, además, Xlendi es una de las aldeas más bellas de la isla, ideal para tomar pescado fresco y darse un baño en su minúscula playa de arena. De hecho, sus aguas poco profundas la convierten en un lugar ideal para los practicantes de snorkel, sobre todo para los principiantes.

Gozo
Fuente: Unsplash

Y de la singular Xlendi llegamos a la zona de Dwejra, al oeste de Gozo, la zona más agridulce de la isla: hace poco más de dos años La Ventana Azul, el símbolo de la isla, se venía abajo. No mucho tiempo antes aquí se habían casado Khal Drogo y Daenerys Targaryen de Juego de Tronos. Y pese a que hay bizarros proyectos para construir una ventana artificial, Dwejra tiene ahora un punto nostálgico que sigue enamorando, sobre todo por el sorprendente Inland Sea.

Gozo Malta
Fuente: Wonderlust.co.uk

Y finalizamos nuestra ruta por Gozo pasando por la angosta ensenada de Wied, otro de los lugares más fotografiados de la isla: una lengua azul turquesa rodeada de acantilados al norte de la isla. Y Marsalforn, con su sistema de salinas cuyo origen podría remontarse a la Antigua Roma. Los Caballeros de Malta mantuvieron las salinas como una de las principales industrias de la isla, la cual sigue existiendo hoy en día, aunque solo para uso local. Marsalforn es también uno de los resorts más populares de Gozo, además de contar con una playa muy concurrida.

Dicen que Gozo se puede recorrer en un día, al menos así lo hacen la mayoría de turistas que van a pasar unos días a Malta. Pero eso iría en contra la propia idiosincrasia de la isla. No hagas caso, tú descubre Gozo sin prisa, ahora que ya no hay que ir corriendo a fotografiar la Ventana Azul.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here