Es habitual que todos nosotros nos movamos bastante tiempo por carretera, ya sea por trabajo o por el placer de viajar. Sin embargo, encontrarnos largas colas en los peajes de las autopistas suele resultar un incordio. Incluso hay veces que pagamos más de lo debido por olvidarnos de los tiques o por no tener derecho a descuentos especiales al no viajar con un ViaT en el parabrisas de nuestro coche.

Y es que este dispositivo que nos facilita el acceso a las autopistas sin necesidad de detenernos es una de esas opciones que vale la pena considerar si te pasas algo de tiempo al volante. Para resolver tus dudas te contamos en qué consiste y cómo usar el acceso Via-T de las autopistas.

¿Qué es Via-T?

Peaje autopista

El denominado Via-T es un pequeño dispositivo que se coloca en el parabrisas del vehículo para poder usar el sistema de telepeaje de las autopistas de España, Portugal y Francia, o bien en forma de brazalete en el caso de las motos.

Una vez en el coche o en la moto, al pasar por el telepeaje, el Via-T emite una señal de microondas que provoca que las barreras se abran automáticamente sin necesidad de detenerse ni de pagar con anterioridad. El importe del peaje se carga de manera directa en tu cuenta bancaria o en tu tarjeta, tal y como lo hayas ordenado en el momento de contratarlo.


Cómo usar Via-T

El uso es bien sencillo. Puedes colocar un Via-T como el de Bips&Drive en menos de un minuto. Solo tienes que limpiar bien la zona del cristal donde vayas a ponerlo, para que agarre bien la pegatina del pequeño anclaje. Ten en cuenta que algunos modelos de vehículos disponen de parabrisas térmicos. En este caso, deberás situarlo en la zona superior central del cristal, la cual está sombreada, encima del retrovisor, y así funcionará sin problema.

Los vehículos compatibles con este sistema de telepeaje son los vehículos ligeros que no superen los 3500 kilogramos, las motocicletas y las furgonetas. Por el contrario, no está permitido su uso en los vehículos pesados de más de 3500 kilogramos, los vehículos para personas de movilidad reducida, los vehículos agrícolas, los vehículos de tracción animal, las bicicletas y los ciclomotores.

Vigila las señales cuando te acerques a los peajes para controlar las restricciones sobre el uso del sistema Via-T de cada autopista y el carril al que te deriven para pasar por el telepeaje sin detenerte.

Ventajas de usar el sistema Via-T

Bip&Drive

La ventaja que primero viene a la mente cuando se habla de este sistema de telepeaje es la rapidez y comodidad que supone disponer de él al no detener la marcha al llegar a los peajes de la autopista, no andar con el dinero ni los tiques ni las tarjetas a cuestas y no preocuparse por las colas ni los atascos.

Pero también es posible ahorrar dinero con él. Y es que existen descuentos exclusivos para los vehículos con Via-T en muchos peajes y aparcamientos, donde también podrás entrar y salir sin necesidad de tiques ni validaciones de estos en caja.

Incluso si optas por un VIA-T como el de Bip&Drive, además de estas ventajas, puedes descargar una útil app de telepeaje, con la que tendrás otras funciones que te harán ahorrar tiempo: reservar cita en la ITV, usar en los parquímetros de determinadas zonas de estacionamiento regulado y en los aparcamientos de aeropuertos y estaciones de autobuses, comprobar los descuentos aplicados en gasolineras, comidas en áreas de servicio y túneles de lavado, descargarte la factura mensual al detalle de los peajes y parkings, etc.

Cómo contratar Via-T

Conseguir un Via-T es muy sencillo. El servicio de telepeaje de Bip&Drive te ofrece gratis el dispositivo. Solo debes contratar un plan que se ajuste a lo que necesitas en su web facilitando los datos bancarios. Puedes darte de baja sin penalización en cualquier momento, por lo que no tendrás que soportar ningún compromiso de permanencia.

Las opciones son más económicas de lo que seguramente te imaginas. El plan de uso frecuente, ideal si viajas por carretera varias veces al año o si los desplazamientos en coche por trabajo o para ver a la familia son habituales, cuesta unos 15 euros anuales, y te envían el dispositivo a casa de manera por completo gratuita. Pero también puedes contratarlo justo para ese mes que vayas a viajar o para las vacaciones si el resto del año tienes el coche en el garaje, con el pago por uso. En este caso, solo has de abonar en torno a 1,99 euros al mes y, aunque el dispositivo siga siendo gratis, deberás correr con los gastos de envío. En un par de días lo tendrás en casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here