5/5 - (1 voto)

Con el verano y las altas temperaturas se multiplica la cantidad de peregrinos que se embarcan en el Camino de Santiago. Si bien no se trata de la estación ideal para afrontar este desafío (sobre todo por sus elevadas temperaturas), sigue siendo el momento preferido para peregrinos procedentes de diferentes puntos del globo. ¿Estás pensando en hacerlo entre los meses de junio y agosto? Si es así, presta atención, a continuación compartimos contigo una selección de consejos esenciales que te serán de utilidad. ¡Presta atención!

Trata de evitar las rutas más expuestas

Camino Francés
Fuente: Pixabay/larahcv

Si te has decantado por la Vía de la Plata, sin duda, habrás eludido la masificación que se produce en el Camino a lo largo de estas fechas. No obstante, como contrapartida, te expondrás a unas temperaturas muy elevadas. Esta es, de hecho, la razón por la que esta ruta está desaconsejada para los meses más calurosos.

De cualquier manera, tampoco podemos decir que sea imposible aunque sí bastante más incómodo. Algo similar ocurre con el Camino Francés que discurre por Castilla y León puesto que su travesía está repleta de tramos kilométricos con llanuras sin espacios de sombra. No obstante, así y todo, año tras año sigue siendo transitada por una gran cantidad de peregrinos.

Busca puntos para refrescarte

¿Qué mejor forma de luchar contra las altas temperaturas que recorrer la costa? El Camino Portugués o el Camino Inglés son bastante interesantes aunque no olvides que también hay alternativas similares en las rutas de interior aunque no se trate de playas como tal. Al final, con independencia de cuál sea el camino que decidas transitar, lo mejor es no olvidar el bañador ni pasar por alto los mejores lugares que te pueden servir para refrescarte. Sin duda, marcarán una gran diferencia.

Introduce cambios en tu apuesta

Descubriendo el Camino Olvidado a Santiago
Descubriendo el Camino Olvidado a Santiago

Uno de los elementos que hay que tener en cuenta es la presencia del overbooking en muchos servicios durante el verano. Se trata de un problema que puede obstaculizar el tránsito si no se toman medidas preventivas. Una de las más eficaces consiste en evitar visitar aquellos lugares especialmente masificados. Por ejemplo, si conoces algún establecimiento al que van a dormir o comer todos en la fase final de la ruta evítalos. Puedes barajar otras opciones distintas en las etapas clásicas.

Afortunadamente, hoy tenemos al alcance de nuestra mano muchos recursos online que nos permiten conocer cuáles son los puntos más transitados así como sus posibles alternativas ya sea para comer o para alojamiento. Algunas personas incluso optan por realizar el Camino a través de una agencia especializada.

Agua, protección solar y gafas de sol: Imprescindibles

La alimentación y la hidratación es algo esencial para poder realizar el camino de manera efectiva. Ten en cuenta que debido al clima, habrá una mayor tendencia a sudar por lo que las necesidades de ingerir líquido se incrementan.

Si ya has decidido que vas a hacer tu camino este verano no pases esto por alto y hazte con una bolsa de agua (camelback) para garantizar que te hidratas correctamente en todo momento.

Por otra parte, no olvides que caminarás mucho tiempo bajo el sol por lo que hacerte con unas gafas de sol y un protector solar será esencial (en realidad, se trata de dos imprescindibles incluso en verano).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí