La localidad de Pulpí, en Almería, alberga una de las joyas naturales más impresionantes del mundo: La Geoda de Pulpí. Se trata de una maravilla de la naturaleza que se encuentra escondida entre las rocas. Constituyéndose como una de las principales visitas turísticas de la zona. Pero también como un lugar que no te puedes perder si eres un amante de la belleza, las sorpresas y de la aventura. ¿Nos acompañas a conocerla?

Qué es la Geoda de Pulpí

Geoda de Pulpí

La Geoda de Pulpí es una enorme formación natural que podemos encontrar en la Sierra del Aguilón. Una impresionante joya, que durante siglos se ha ido formando por medio de un proceso de karstificación. Un proceso que ha ido actuando sobre la roca. Y ello, por medio de unas inyecciones hidrotermales que procedían de los volcanes que se encontraban activos en el interior de dicha sierra.

Así, sobre ella, se han ido posando cristales de yeso. Hasta que finalmente ha quedado recubierta por estos cristales. Teniendo en la actualidad una presencia imponente y, a la vez bellísima. Propia de toda una joya. Cuenta con unas medidas colosales para este tipo de geodas. Siendo los mismos unos 8 metros de largo por 2 metros de alto.


Y desde su descubrimiento en diciembre de 1999 por miembros del Grupo Mineralogista de Madrid. Está considerada como «un fenómeno único a nivel mundial dadas sus dimensiones y la perfección, tamaño y transparencia de los cristales» – Calaforra y García-Guinea -. Además, su importancia radica en que es la única geoda gigante visitable del mundo.

La Sierra de Aguilón, el espacio en el que podrás encontrar la Geoda de Pulpí

Como ya hemos comentado, la Geoda de Pulpí se encuentra ubicada en un paraje natural: La Sierra del Aguilón. Una sierra conformada por varios cerros cuya característica principal es la gran cantidad de minerales que albergan. Se encuentra situada al norte de la provincia de Almería. Muy cerca de la frontera con la Comunidad de Murcia y casi a orillas del mar.

Dicha sierra, ha contado durante muchos años con varios yacimientos mineros. Entre los que destaca la explotación minera de Mina Rica. Ubicada en una de las barriadas del término municipal de Pulpí. En concreto, la barriada de El Pilar de Jaravia. En esta mina podrás encontrar otros elementos de interés, a parte de la Geoda. Y muchos de ellos visibles a simple vista. Como las fallas, los plegamientos y un sinfín más de elementos que te dejarán con la boca abierta.

Además, sobre la entrada de la Geoda de Pulpí, podrás ver restos de antiguas construcciones pertenecientes a la mina. Y el paisaje desértico del que disfrutarás te dejará anonadado. Y más parece un paisaje lunar que un territorio terrestre. En el interior, a parte de la gran geoda. Existen muchos más elementos que contemplar. Como ricos filones de minerales, restos de otras geodas de yeso, y las conocidas como Geoda Partida y Geoda de Colas de Golondrina.

Instrucciones para visitar la Geoda de Pulpí

Entrada a la Geoda

Para visitar la Geoda de Pulpí, es necesario hacer la reserva por Internet. Desde su página web podrás acceder al horario de visitas. Y deberás reservar el horario que esté disponible. Debes ser puntual ya que, cada billete dispone de su propio horario de entrada. Al pinchar en el día y la hora en que deseas hacer la visita, se te desplegará una ventana con las diferentes tarifas.

Así, hay diferencias en los precios de entrada grupales o individuales. Y dentro de los individuales, encontrarás descuentos si eres de la localidad de Pulpí. O en el caso de menores de 16 años. Y debes tener en cuenta que la edad mínima para visitar la Geoda de Pulpí es de 8 años. La mejor es ir en vehículo privado. Ya que aún no hay ningún sistema de transporte público que te lleve hasta allí.

Y el conjunto cuenta con parking gratuito. Se encuentra cerca de la localidad de Pulpí y encontrarás muchas señales de indicación. Por lo que no tiene pérdida. Además, el acceso es por carretera y ésta ha sido adecuada para la visita. Así que encontrarás un buen acceso. Una vez que llegues allí, deberás mostrar la entrada que has comprado por Internet en el centro de visitantes. Una pequeña construcción en la que hay baños, una pequeña tienda de souvenirs y algunas máquinas expendedoras de bebida y comida.

Lo que te espera en esta increíble visita

En ese centro de recepción de visitantes comenzará tu visita. Pues un guía te contará el contexto geográfico, geológico, histórico y cultural en el que te hayas. Y te llevará por medio de un camino habilitado para la visita hacia la entrada de la mina. Es justo en esta entrada donde el personal que allí trabaja te aprovisionará de todo lo que necesitas. Es decir, un casco de minero con el que evitarás más de un coscorrón dentro de la mina.

Además, allí te indican cuáles son las diferentes normas de seguridad que debes cumplir para que la visita salga a las mil maravillas. Una vez que te hayas protegido mediante el casco y que hayas recibido una pequeña orientación sobre las normas de seguridad y sobre cómo va a ser la visita. Ya podrás entrar en las mismísimas entrañas de la montaña. Por las diversas galerías por las que pasarás irás viendo algunos utensilios que utilizaban los mineros hace años.

Y descubrirás la cantidad de galerías que aún no están abiertas al público. Y los indicios de otras geodas que hay en el lugar. Uno de los espacios más singulares por los que pasarás es una enorme escalera metálica que se ha instalado para hacer la visita más segura. Y pasarás por la Geoda Partida y por la Geoda colas de golondrina. Pero su belleza no tiene nada que ver con la Geoda de Pulpí. La gran joya oculta en la parte más profunda de Mina Rica y que podrás ver como colofón a la visita.

Al ser un espacio tan frágil y único en el mundo. Las medidas de seguridad son muchas. Así que se baja por turnos. Y el guía te da indicaciones de cómo debes acceder a ella. Donde pisar y apoyarte. Y hacia donde debes mirar para contemplarla en todo su esplendor. Eso sí, no puedes entrar en ella, solo adentrar tu cuerpo para verla. Y para mantener su buen estado de conservación tampoco se pueden hacer fotografías.

Pero aún así, cuando adentres tu cuerpo en esta geoda. Y la contemples en toda su plenitud. Te darás cuenta de lo hermosa que es. Y tu visita habrá merecido la pena una y mil veces. ¿A qué ya estás deseando sacar tu entrada?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here