Pasear por Praga es perderte entre sus calles repletas de encanto, su cultura, diferente a la nuestra, pero quizá por ello tan atrayente, y su romanticismo sin igual. Porque esta ciudad centroeuropea ha sabido consagrarse como uno de los destinos turísticos más visitados. No en vano, ya hay quien la compara a ciudades míticas como París o Venecia en esto de urbes cargadas con ese halo místico que te atrae, te atrapa y te insta a volver una y otra vez.

No son pocas las agencias de viajes que proponen rutas, tours, dedicados a aquellos enamorados que viajan a Praga por primera vez. Pero seguir cualquiera de estos consejos nos puede llevar a pasear por la ciudad más turística, más masificada. Por ello, nunca está de más conocer otra ruta alternativa que, sin duda, hará las delicias de aquellos viajeros que no dudan en probar cosas nuevas, salirse de los puntos marcados en el mapa, y gozan de redescubrir una ciudad que da para mucho.

Descubre algunas de las cosas que puedes hacer en la ciudad si no quieres verte rodeado por miles de turistas (te advertimos desde ya que puede que esta ruta no la encuentres reflejada en ningún mapa).


Las mejores vistas de la ciudad

Vista de Praga
Vista de Praga

Palacios medievales en la ciudad hay muchos. Sin embargo, lo primero que haremos en esta ruta alternativa es alejarnos un poco de esa imagen de la Praga más medieval y comenzar en la torre de televisión Tower Park Praha, situada en el distrito de Žižkov.

93 metros mide este edificio. No es de extrañar, por tanto, que en la parte superior encontremos uno de los mejores miradores de la ciudad (y de los más desconocidos). Lo primero que podremos vislumbrar es la extensión del distrito donde nos encontramos, una antigua zona industrial repleta de casas de clase obrera y que en la actualidad es uno de los barrios favoritos de los estudiantes.

Disfrutar de Praga desde las alturas puede dejarte sin aliento. En ese caso, siempre puedes reponer fuerzas en el restaurante situado en el interior de la torre. Aquí podrás degustar platos tradicionales siempre con un ligero toque de cocina creativa. Sin duda, un lugar especial para comenzar la marcha por una Praga desconocida que aún guarda un sinfín de secretos más.

Vista nocturna de Praga
Vista nocturna de Praga

El palacio más desconocido de Praga

Como decíamos, hablar de Praga es hablar de palacios. Y aunque hemos querido comenzar la ruta alejándonos un poco, no puede faltar incluir al menos uno de ellos. Para alejarnos de esos edificios ampliamente masificados, nos centraremos en el Palacio Lobkowicz.


Este actualmente no es demasiado visitado, seguramente porque no es el primero en aparecer en las guías de la ciudad. Sin embargo, no por ello deja de ser importante. Este palacio se trata del único edificio de carácter privado situado en el interior del imponente Castillo de Praga (del cual habrás oído hablar ampliamente). En su interior, podremos disfrutar de magníficas colecciones, antigüedades y verdaderos tesoros que son propiedad de la familia de origen aristocrático Lobkowicz.

Para despejarte un poco de tanta opulencia, puedes tomar el aire en la bonita terraza con la que cuenta el edificio. Además, también puedes hacer una pausa para degustar un exquisito y humeante café en su cafetería. ¿Lo mejor? Mientras descansas unos minutos seguirás disfrutando de las excelentes vistas que nos deja la Ciudad Vieja, digna de conocer por cualquier amante de lo bello.

Visita un monasterio digno de “Hollywood”

Otra de las visitas menos típicas pero que merece (y mucho) la pena es la del Monasterio de Strahov. Este impresionante edificio cuenta con unas salas preciosas que concentran en su interior una atmósfera incomparable a nada de lo que hayas visto anteriormente.


Una de las que más destaca, sin duda, es la Sala Teológica, situada en la biblioteca. Aquí podrás maravillarte con amplios techos de estucos barrocos y admirarte de las enormes estanterías repletas de libros y manuscritos que cargan una enorme historia entre sus páginas.

Además, encontrándote en el interior del edificio te podrás sentir como una auténtica estrella de cine. Una de las curiosidades mejor guardadas de este monasterio es que ha sido escenario de grandes películas de Hollywood como Casino Royal.

Biblioteca del Monasterio Strahov
Biblioteca del Monasterio Strahov

Prueba el vino blanco checo

¿Sabías que Praga también es famosa por su vino blanco? Pocas son las rutas que incluyen la visita a un viñedo en la ciudad. Por ello, este plan es ideal para introducirlo en ese paseo por una Praga desconocida para muchos.

El viñedo de Grebovka es uno de los mejores para degustar un buen caldo checo. Situado a poca distancia andando de Vyšehrad, podrás participar en varias actividades como catas de vino y otras de carácter cultural.


Desde la escarpada ladera donde está situado, podrás además disfrutar de unas preciosas vistas de la imponente ciudad. Un plan que nunca está de más para relajarse antes de continuar el paseo.

Disfruta del arte contemporáneo en Praga

Lo primero que se nos viene a la mente al pensar en Praga son sus imponentes edificios cargados de historia, y el romanticismo que desprenden sus pequeñas callejuelas. Sin embargo, también podemos encontrar una Praga más desconocida y vanguardista a la que le gusta expresarse hacia el mundo a través del arte contemporáneo.

En la ciudad podremos deleitarnos con hermosas exposiciones famosas en el mundo entero. Y para hacerlo podremos visitar modernas galerías como Dvorak sec contemporary o el DOX. Este último se trata del centro de arte contemporáneo más grande y con más reconocimiento de todo el país.

Centro de arte Dox Praga
Centro de Arte Contemporáneo DOX

El mejor plan nocturno

Después de pasar el día de ruta, también merecemos un descanso. Si eres amante del rock o el jazz, es recomendable tomar una copa en el Rock Café, donde podrás disfrutar de la mejor música en directo.

Si el paseo por la ciudad te ha impregnado de misticismo, puedes continuar dentro del papel en Anonymous Bar, donde los tres dueños del local, que son hermanos, se cubren la cara con una máscara para recibir a los clientes. Sin duda, Praga es historia y tradición. Pero, como ves, también exhala de entre sus muros un aliento vanguardista que todavía tiene mucho que decir. Sobre todo, a aquellos viajeros que se atrevan a adentrarse en las partes más desconocidas de la ciudad por los turistas de a pie.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here